La zorra y la luna – Esopo


the_fox_and_the_moon_1600x1200Una hermosa noche caminaba una zorra por los campos con el estomago vacío y con gran apetito, cuando al pasar junto a un pozo, vio la luna reflejada en el agua.

Entonces se dijo:

-¿Qué hermoso queso? Bajaré a buscarlo.

Sin más, se instaló en uno de los baldes y bajó a cogerlo.

Pero en cuanto se hundió en el agua, se dio cuenta que era sólo el reflejo de la luna resplandeciente, blanca y llena en el cielo.

Al tratar de salir se encontró presa al fondo del pozo. Ahí se quedo un par de días hasta que acertó a pasar un lobo hambriento como ella, la zorra le llamó diciéndole:

– Amiguito lobo ven a probar de este sabroso queso. Yo ya comí la mitad y te dejo la otra parte para ti porque ya me harté.

La zorra astuta le tendió una trampa al lobo y éste cayo, el lobo se sentó en el otro balde del brocal lo que permitió a la zorra subir Inmediatamente y salir del pozo.

Y ahí se quedó preso el necio lobo.

Moraleja:

“Fácilmente creemos lo que nos conviene creer y cuando nos damos cuenta somos presos de engaños”

Anuncios

La zorra y la cigüeña – La Fontaine


Sintiéndose un día muy generosa,

invitó doña zorra a cenar a doña cigüeña.

La comida fue breve y sin mayores preparativos.

La astuta raposa, por su mejor menú,

tenía un caldo ralo, pues vivía pobremente,

y se lo presentó a la cigüeña servido en

un plato poco profundo.la zorra y la cigüeña

Esta no pudo probar ni un sólo sorbo,

debido a su largo pico.

La zorra en cambio,

lo lamió todo en un instante.

Para vengarse de esa burla,

decidió la cigüeña invitar a doña zorra.

— Encantada — dijo –,

yo no soy protocolaria con mis amistades.

Llegada la hora corrió a casa de la cigüeña,

encontrando la cena servida

y con un apetito del que nunca están escasas

las señoras zorras.

El olorcito de la carne, partida en finos pedazos,

la entusiasmó aún más.la zorra y la cigüeña 2

Pero para su desdicha, la encontró servida

en una copa de cuello alto

y de estrecha boca, por el cual pasaba

perfectamente el pico de doña cigüeña,

pero el hocico de doña zorra,

como era de mayor medida,

no alcanzó a tocar nada,

ni con la punta de la lengua.

Así, doña zorra tuvo que marcharse en ayunas,

toda avergonzada y engañada,

con las orejas gachas y apretando su cola.

Para vosotros escribo, embusteros:

¡ Esperad la misma suerte !

No engañen es a otros,

pues conocen tus debilidades

y te harán pagar tu daño en la forma

que más te afectará.

La zorra y el erizo – Esopo


Zorro-Erizo

Una zorra que nadaba a través de un río rápido fue llevada por la fuerza de la corriente a un barranco muy profundo, donde quedó durante mucho tiempo muy magullada, enferma, e incapaz de moverse. Un enjambre de moscas hambrientas que chupan sangre se habían colocado sobre ella.

Un erizo, que pasó por ahí, vio su angustia y preguntó si él debería ahuyentar las moscas que la atormentaban.

– De ningún modo, por favor no las molestes.

–¿Cómo es eso? ¿no quiere usted ser librada de ellas?

— No, porque estas moscas que usted ve ya están llenas de sangre, y me pican, pero muy poco, y si usted me libra de éstas que ya están saciados, otras más hambrientos vendrán en su lugar, y terminarán de beber toda la sangre que aún me queda.

Moraleja:

Tomar decisiones con buen juicio ofrece el mayor beneficio

La zorra y el gato – Hnos. Grimm (para la humildad)


zorra y gatoOcurrió una vez que el gato se encontró en un bosque con la señora zorra, y pensando: “Es lista, experimentada y muy considerada en el mundo,” dirigiósele amablemente en estos términos:
– Buenos días, mi estimada señora zorra. ¿Qué tal está su señoría? ¿Cómo le va en estos tiempos difíciles?
La zorra, henchida de orgullo, miró al gato despectivamente de pies a cabeza, y estuvo un buen rato meditando si valía la pena contestarle; pero, al fin, dijo:
– ¡Oh, mísero lamebigotes, necio abigarrado, muerto de hambre, cazarratones, ¿qué te ha pasado por la cabeza? ¿Cómo te atreves a preguntarme si lo paso bien o mal? ¿Qué has aprendido tú, vamos a ver? ¿Cuántas artes conoces?
– No conozco más que una -respondió el gato modestamente.
– ¿Y cuál es esta arte tuya? -inquirió la zorra.
– Cuando los perros me persiguen, sé subirme de un brinco a un árbol, y, de este modo, me salvo de ellos.
– ¿Y es eso todo lo que sabes? -dijo la zorra-. Pues yo domino más de cien tretas, y aún me queda un saco lleno de ellas. Me das lástima; vente conmigo y te enseñaré la manera de escapar de los perros.
En aquel momento se presentó un cazador con cuatro lebreles. El gato, veloz, saltó a un árbol y sentóse en la copa, bien oculto por las ramas y el follaje.
– ¡Abrid el saco, señora zorra, abrid el saco! -gritó desde arriba; pero los canes habían hecho ya presa en la zorra y no la soltaban.
– ¡Ay!, señora zorra -prosiguió el gato-, con vuestras cien tretas os han cogido. ¡Si hubieseis sabido trepar como yo, habríais salvado la vida!

Solución a la adivinanza nº 158

Imagen


Una zorra