La leyenda del Charro negro


Un hombre alto, de aspecto elegante, de impecable traje negro compuesto por una chaqueta corta, una camisa, un pantalón ajustado y un sombrero de ala ancha deambula en la profundidad de la noche en los solitarios tramos que unen los pequeños pueblos del México rural sobre el lomo de un caballo enorme y de color azabache.

charro negroQuienes han tenido trato con él lo presienten el Diablo. No ignora a los hombres, a los que ofrece amable conversación, pero su clara preferencia son las mujeres, a las que seduce con mirada elocuente y palabras cálidas.

Nada malo puede decirse del charro negro si el viajero se limita a permitir su compañía hacia su lugar de residencia; si se acerca el amanecer, se despedirá cortésmente y se marchará con tranco lento, al igual que si el sendero que recorre lleva a las cercanías de una iglesia. Pero si, por el contrario, la mujer cede a sus ofertas de aligerar el viaje y condesciende a montar el caballo, esa acción será el principio del fin: una vez sobre el animal, la infortunada descubre que es imposible apearse.

Es entonces cuando el charro negro vuelve su montura y se aleja, con rumbo desconocido, sin hacer caso de los ruegos o los gritos de su víctima, a la que no se vuelve a ver jamás.

Leyenda original de México.

Anuncios

21 pensamientos en “La leyenda del Charro negro

  1. es muy poca la informacion que dan por ejemplo cuando empezo a surguir esa leyenda y si todavia se aparece y les falto decir que es alas mujeres guapas pero que son vanidosas y presumidas y que se las lleva a veces enfrente de sus familiares sin que nadie pueda ser nada y efectivamente es el demonio quien se las lleva

    Me gusta

  2. Yo vi al charro negro , vivo o mas bien vivia en un pequeño pueblo de jalisco
    y todos los dias teniamos que caminar al salir de trabajar mi hermano meñor y yo del rancho hasta el pueblo eran alrededor de 40 minutos a pie. una ocacion se nos hizo muy tarde en el rancho y la brecha estaba totalmente sola y de la nada nos alcanzo una persona vestida de charro en un caballo negro y en efecto nos acompaño todo el camino hasta llegar al pueblo
    no puedo decir que me dio miedo pues se veia como cualquier persona normal y era muy amable
    quizas un poco insistente en decirnos que nos llevaba arriba de su caballo para llegar antes
    pero si decias no el seguia platicando de muchas cosas ahora que creci veo que varias de las cosas que el decia que vivio eran de tiempo muy atras.
    al llegar al pueblo el se despidio y dio la vuelta no paso mucho para que mi hermanito y yo miraramos atras y nos dieramos cuenta que ya no habia nadie

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s