Las tres naranjas mágicas


Había una vez un rey muy anciano que no quería morir sin antes ver a su hijo casado. Por este motivo, organizaba muchas fiestas en palacio a las que invitaba a preciosas jóvenes del reino, sin embargo, ninguna de ellas era del agrado del príncipe.

Una mañana, el rey le dijo al príncipe que dentro de poco tiempo debería de casarse con una esposa que le quisiera, le ayudase, y le diese hijos. Le pidió por favor que fuese buscando esposa.

El príncipe, meditativo, se fue del palacio y llegó a un bosque en en el que encontró un 3 naranjasnaranjo con tres naranjas. Al joven, le llamaron la atención los frutos y por eso los cogió y se los guardó. Al poco tiempo, le entró sed, partió una naranja y ante su asombro, apareció ante el una preciosa joven rubia que le pidió agua que desapareció porque el joven no tenía.
Al rato, sacó otra naranja, la partió y salió una hermosa pelirroja que también le pidió agua, pero sucedió lo mismo que anteriormente, la joven se fue porque el príncipe no tenía agua.

El príncipe estaba muy cansado, a punto de desfallecer, pero, llegó hasta un manantial. Bebió agua hasta hartarse y como también sentía hambre, sacó la última naranja, la partió, y apareció una jovencita morena que le pidió agua. El príncipe cogió agua y se la dio para que bebiera. Justo en aquel momento o se rompió el hechizo de la bruja que la había encerrado en la naranja.

Muy poco tiempo pasó hasta que el príncipe se casó con ella. Los dos jóvenes estaban muy enamorados y pronto o se convirtieron en reyes y vivieron felices en palacio hasta que un día llegó a oídos de la bruja que la joven había roto o el hechizo. Así que, la vieja bruja, se hizo pasar por vendedora de horquillas y fue a palacio.
La joven reina, que era muy confiada, pidió que le vendiera una horquilla y la bruja aprovechó el momento para clavarle un alfiler con una perla blanca la cabeza y al instante la reina se convirtió en una paloma blanca y salió volando hacia el bosque. Allí, encontró al rey, que había ido de cacería, y como el joven no sabía nada, recogió la paloma para regalársela a su amada esposa.Paloma
Ya en palacio la buscó, pero nadie la había visto salir, así que, el joven rey espero y espero muy triste su regreso pero su esposa no volvía y sólo tenía la compañía de la paloma.

Un día, el joven rey acariciando la paloma, pudo ver que ésta tenía clavado un alfiler con una perla blanca en su cabeza y como sintió pena del pobre animal, se la sacó muy despacito.
De esta forma, fue como el rey rompió de nuevo el hechizo de la bruja y ante sus ojos pudo ver cómo parecía su linda esposa, que le contó lo ocurrido.
Entonces, él mandó a sus soldados que saliesen a buscar a la bruja y la llevarán a palacio, pero no fue posible, porque cuando los soldados llegaron a su escondite, la vieja bruja, ardía en llamas.
Y así fue como el rey y la reina vivieron felices para siempre.

De: http://www.cuentoinfantil.net/

La paloma torcaz


Había una vez un guerrero valiente y apuesto. Amaba la caza y así, con frecuencia, iba por los bosques persiguiendo animales. En una de sus cacerías llegó junto a un lago y, lleno de asombro, contempló a una mujer bellísima que bogaba en una canoa.

El guerrero quedó tan enamorado que, muchas veces, volvió al lugar con el ánimo de verla; pero fue inútil, pues, ante sus ojos, sólo brillaron las aguas del lago. Entonces pidió consejo a una hechicera que le dijo:paloma

– No la verás nunca más, a menos que aceptes convertirte en palomo.
– ¡Sólo quiero verla otra vez!
– Si te vuelves palomo jamás recuperarás tu forma humana.
– ¡Sólo quiero volverla a ver!
– Si así lo deseas, hágase tu voluntad.

Y la hechicera le clavó en el cuello una espina y en el acto el joven se convirtió en palomo. Este levantó el vuelo y fue al lago y se posó en una rama, al poco vio a la mujer y, sin poderse contener, se echó a sus pies y le hizo mil arrumacos.

Entonces la mujer lo tomó entre sus manos y, al acariciarlo, le quitó la espina que tenía clavada en el cuello. ¡Nunca debió hacerlo pues … el palomo inclinó la cabeza y cayó muerto! Al ver esto, la mujer, desesperada, se hundió en el cuello la misma espina y se convirtió en paloma. Y desde aquel día llora la muerte de su palomo.

Leyenda maya

La zorra y la cigüeña – La Fontaine


Sintiéndose un día muy generosa,

invitó doña zorra a cenar a doña cigüeña.

La comida fue breve y sin mayores preparativos.

La astuta raposa, por su mejor menú,

tenía un caldo ralo, pues vivía pobremente,

y se lo presentó a la cigüeña servido en

un plato poco profundo.la zorra y la cigüeña

Esta no pudo probar ni un sólo sorbo,

debido a su largo pico.

La zorra en cambio,

lo lamió todo en un instante.

Para vengarse de esa burla,

decidió la cigüeña invitar a doña zorra.

— Encantada — dijo –,

yo no soy protocolaria con mis amistades.

Llegada la hora corrió a casa de la cigüeña,

encontrando la cena servida

y con un apetito del que nunca están escasas

las señoras zorras.

El olorcito de la carne, partida en finos pedazos,

la entusiasmó aún más.la zorra y la cigüeña 2

Pero para su desdicha, la encontró servida

en una copa de cuello alto

y de estrecha boca, por el cual pasaba

perfectamente el pico de doña cigüeña,

pero el hocico de doña zorra,

como era de mayor medida,

no alcanzó a tocar nada,

ni con la punta de la lengua.

Así, doña zorra tuvo que marcharse en ayunas,

toda avergonzada y engañada,

con las orejas gachas y apretando su cola.

Para vosotros escribo, embusteros:

¡ Esperad la misma suerte !

No engañen es a otros,

pues conocen tus debilidades

y te harán pagar tu daño en la forma

que más te afectará.

La leyenda del tigre y el zorro


fox__tiger_by_youxiandaxia

Un tigre hambriento consiguió atrapar un zorro y se dispuso a devorarlo. Disimulando su terror y sacando fuerzas de flaqueza, el zorro, en su intento por sobrevivir, dijo:

—¡Un momento! ¡Deténte! Te aseguro que yo soy el rey de los animales del bosque. Tal es el mandato del Dios Celestial que nadie puede desobedecer. A pesar de tu mucha fuerza, no podrás hacerme ningún daño, pues, si lo intentaras, serías severamente castigado por el Cielo.

—¡Vaya! —exclamó sorprendido el tigre—. Jamás había oído cosa semejante. ¿Cómo puedes demostrarme que efectivamente eres el rey de los animales del bosque por decreto del Dios Celestial?

—Nada es más fácil que eso —declaró el zorro, aparentando seguridad y arrogancia—. Ahora vamos a dar un paseo por el bosque. Tú sígueme a corta distancia y observa cómo todos los animales huyen de mí.

Componiendo la figura y pisando con firmeza, el zorro comenzó a caminar airosamente, seguido a corta distancia por el tigre. El felino se quedó totalmente perplejo cuando comprobó que los animales salían corriendo al paso del zorro, sin percatarse de que era del feroz tigre y no del inofensivo zorro del que huían.

¿Sabrías sacar tú una moraleja?

Leyenda china

Mariana Martínez


Mariana Martínez o Marianne von Martínez nació el 4 de mayo de  (4 de mayo de 1744 en Viena (Austria) y murió en esta misma ciudad el día 13 de diciembre de 1812.  Fue una compositora austríaca, cantante e intérprete de teclado del clasicismo.mariana martínez

Su padre Nicolás Martínez residía exiliado en Nápoles después de la derrota en la guerra de sucesión española y se trasladó a Viena cuando el Archiduque de Austria fue nombrado emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico. En Viena ejercía de maestro de ceremonias del nuncio apostólico. Aficionado a la música procuró una exquisita formación musical a sus dos hijas.

En la misma casa de los Martínez vivía el poeta Pietro Metastasio, el más famoso libretista del siglo XVIII y en el desván se encontraba como huésped el mismísimo Joseph Haydn en su época inicial y con apuros económicos. Nicolás eligió a Haydn para la formación musical de Mariana.

Conoció a un Mozart doce años más joven que ella, a Beethoven y al compositor, también de origen español, Martín y Soler. En 1790 abrió una escuela de canto de la que salieron algunas de las más grandes voces de su época. Fue miembro de honor de la Academia Filarmónica de Bolonia y Doctora Honoris Causa en Pavía.

Martínez compuso más de doscientas obras, misas, cantatas, música instrumental y obra para clave y pianoforte: Dixti Dominus, In exitu Israel

Andrés Ruiz Tarazona intentó sacar del olvido a esta compositora publicando hace pocos años sus “Concierto para clave en la mayor” , “Sinfonía en do mayor” y  “Sonata en la mayor”.

Oímos aquí el primer movimiento de su Sonata en Sol Mayor compuesta en 1763:

Parte de: Wikipedia