Doña Jeringuilla


Eran las 12 de la noche. El hospital estaba en silencio. Pablo se encontraba medio dormido en su habitación del hospital. De repente oyó algo:

– ¡Ay, ay!, ¡pobre de mí!, qué triste estoy, nadie quiere ser mi amiga…cancer1

Pablo se levantó corriendo de la cama y miró a Laura, que era la niña que dormía en la cama de al lado.

–¡ Laura, Laura!, ¿has oído eso? –le dijo Pablo.

Pero Laura estaba profundamente dormida y no le contestó. Pablo, al ver que no se despertaba, se levantó y cogiendo su mano la despertó.

Una vez levantada, los dos juntos se fueron a investigar. Parecía que el ruido procedía del despacho del Dr. Jiménez.

–¿Hay alguien ahí? –preguntó Laura.

Pero nadie contestaba y cuando los dos se iban a marchar, volvieron a oír:

–¡Ay, ay! ¡No me quiere ningún niño!

Pablo y Laura miraron a la mesa del Dr. Jiménez y ante su asombro vieron que una jeringuilla estaba llorando.

–¿Cómo te llamas? ¿Por qué lloras?

–Me llamo Doña Jeringuilla y lloro porque no me quiere nadie, los niños no se dan cuenta de que cuando yo les pincho es para que se pongan buenos. Yo intento calmarles, pero ellos solo lloran y gritan tanto que no pueden oírme.

–No te preocupes, dijeron Pablo y Laura, vamos a decírselo a unos amigos para que se lo cuenten a todos los niños del hospital y así cuando te vean siempre te escucharán.

Pablo y Laura fueron a buscar a María y Rodrigo y estos a su vez avisaron a Chemita, Gonzalo, Jaime y Sonsoles, que eran los niños de las habitaciones de al niña enfermera
lado.

Todos juntos fueron a ver a Doña Jeringuilla, para demostrarle que siempre serían sus amigos y que nunca más se sentiría tan sola.

A la mañana siguiente cuando Pablo se despertó vio que Laura ya se había levantado. Estaba en la habitación de Rodrigo y María y se encontraban consolando
a un niño, llamado Enrique, que gritaba: ¡no quiero que me pinchen, me van a hacer mucho daño!

–No te preocupes –le dijo Pablo, ya verás como casi no te vas a enterar y gracias a lo que la jeringuilla te da, te vas a poner bueno; ven con nosotros, vamos a hablar con la jeringuilla y verás cómo es verdad.

Llegaron al despacho del Dr. Jiménez y allí estaba ella, esperándoles. Cuando le dijeron lo que le pasaba a Enrique empezó a susurrarle al oído. De repente, Enrique
se levantó y comenzó a sonreír.

– Gracias, no volveré a tener miedo, me has demostrado que eres una gran amiga.

A partir de entonces en ese hospital ningún niño volvió a llorar, porque todos sabían que las jeringuillas son nuestras amigas y sólo quieren que nos pongamos buenos y seamos siempre felices.

De: Dr. José María Jiménez Bustos

Anuncio publicitario

2 comentarios en “Doña Jeringuilla

  1. Pingback: Cuentos « En Clave de Niños

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.