Las tres naranjas mágicas


Había una vez un rey muy anciano que no quería morir sin antes ver a su hijo casado. Por este motivo, organizaba muchas fiestas en palacio a las que invitaba a preciosas jóvenes del reino, sin embargo, ninguna de ellas era del agrado del príncipe.

Una mañana, el rey le dijo al príncipe que dentro de poco tiempo debería de casarse con una esposa que le quisiera, le ayudase, y le diese hijos. Le pidió por favor que fuese buscando esposa.

El príncipe, meditativo, se fue del palacio y llegó a un bosque en en el que encontró un 3 naranjasnaranjo con tres naranjas. Al joven, le llamaron la atención los frutos y por eso los cogió y se los guardó. Al poco tiempo, le entró sed, partió una naranja y ante su asombro, apareció ante el una preciosa joven rubia que le pidió agua que desapareció porque el joven no tenía.
Al rato, sacó otra naranja, la partió y salió una hermosa pelirroja que también le pidió agua, pero sucedió lo mismo que anteriormente, la joven se fue porque el príncipe no tenía agua.

El príncipe estaba muy cansado, a punto de desfallecer, pero, llegó hasta un manantial. Bebió agua hasta hartarse y como también sentía hambre, sacó la última naranja, la partió, y apareció una jovencita morena que le pidió agua. El príncipe cogió agua y se la dio para que bebiera. Justo en aquel momento o se rompió el hechizo de la bruja que la había encerrado en la naranja.

Muy poco tiempo pasó hasta que el príncipe se casó con ella. Los dos jóvenes estaban muy enamorados y pronto o se convirtieron en reyes y vivieron felices en palacio hasta que un día llegó a oídos de la bruja que la joven había roto o el hechizo. Así que, la vieja bruja, se hizo pasar por vendedora de horquillas y fue a palacio.
La joven reina, que era muy confiada, pidió que le vendiera una horquilla y la bruja aprovechó el momento para clavarle un alfiler con una perla blanca la cabeza y al instante la reina se convirtió en una paloma blanca y salió volando hacia el bosque. Allí, encontró al rey, que había ido de cacería, y como el joven no sabía nada, recogió la paloma para regalársela a su amada esposa.Paloma
Ya en palacio la buscó, pero nadie la había visto salir, así que, el joven rey espero y espero muy triste su regreso pero su esposa no volvía y sólo tenía la compañía de la paloma.

Un día, el joven rey acariciando la paloma, pudo ver que ésta tenía clavado un alfiler con una perla blanca en su cabeza y como sintió pena del pobre animal, se la sacó muy despacito.
De esta forma, fue como el rey rompió de nuevo el hechizo de la bruja y ante sus ojos pudo ver cómo parecía su linda esposa, que le contó lo ocurrido.
Entonces, él mandó a sus soldados que saliesen a buscar a la bruja y la llevarán a palacio, pero no fue posible, porque cuando los soldados llegaron a su escondite, la vieja bruja, ardía en llamas.
Y así fue como el rey y la reina vivieron felices para siempre.

De: http://www.cuentoinfantil.net/

Un pensamiento en “Las tres naranjas mágicas

  1. Pingback: Cuentos para niños de 5 a 7 años | En Clave de Niños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s