La cabra montesina


imagesEsto era una madre que tenía tres hijas y un día que estaba cosiendo en  la puerta de su casa se le acabó el hilo y le dijo a su hija mayor que subiera al doblao a buscar más hilo.

La niña subió las escaleras y se encontró con una cabra, que decía:

– Soy la cabra montesina que vivo en el montepelao, y el que pase de mi raya me lo como de un bocao.

La muchacha no hizo caso a la cabra, cruzó la raya ¡y la cabra se la tragó enterita!.

La madre, al ver que no bajaba su hija mayor, le dijo a la hija mediana:

– Anda, sube al doblao a ver qué le pasa a tu hermana que no viene y bájame el hilo.

Al llegar a lo alto de la escalera, la hija mediana escuchó a la cabra que decía:

– Soy la cabra montesina que vivo en montepelao y al que pase de mi raya me lo como de un bocao.

La hija mediana no hizo caso a la cabra, cruzó la raya ¡y la cabra se la tragó enterita!.

La más chica de las hermanas al ver que no volvían le preguntó a su madre:

– Madre, ¿quieres que suba yo y te baje el hilo?

– No, que tú eres muy chica y no lo alcanzas. ¡Anda, subiré yo!.

Al subir la madre, escuchó a la cabra que le decía:

cabra

– Soy la cabra montesina que vivo en montepelao y al que pase de mi raya me lo como de un bocao.

La madre pasó la raya y la cabra se la comió.

La hija pequeña, al ver que no bajaban ni su madre, ni sus dos hermanas, se puso a llorar en el umbral de la puerta.

Y pasó por allí una hormiguita que le preguntó

-¿Por qué lloras, niña?

La niña le contó a la hormiga lo que le pasaba, la hormiga le dijo:

– No llores, no tengas miedo, yo subiré contigo al doblao a buscar a tu madre y a tus hermanitas.

Así que suben por la escalera y escuchan:

– Soy la cabra montesina que vivo en montepelao y al que pase de esta raya me lo como de un bocao.

Entonces, la hormiga, que era muy valiente, le dijo a la cabra:

– Pues yo soy una hormiguita y vivo en un hormiguero y de un salto se metió entre los pelos de la cabra y se puso a hacerle cosquillas por todo el cuerpo. La cabra daba muchos saltos y no paraba de reír hasta que de golpe reventó y salieron la madre y las dos hijas

La madre estaba muy contenta por la ayuda de la hormiga y le dijo:

– Hormiguita, para agradecer lo que has hecho por nosotras, te daremos un saco de trigo

Pero la hormiguita contestó:hormiga

– No cabe en mi taleguillo, no lo muele mi molinillo.

– Te daremos, entonces, medio saco de trigo – dijo la hermana mayor.

– No cabe en mi taleguillo, no lo muele mi molinillo.

– Te daremos un grano de trigo – dijo la más  pequeña.

– Sí cabe en mi taleguillo, sí lo muele mi molinillo.

Le dieron un granito de trigo y la hormiguita se fue muy contenta a su hormiguero.

(Cuento popular extremeño)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s