La leyenda del clavel chino


Ocurrió en un vasto jardín donde entre las malas hierbas, las más hermosas flores jardinexhibían sus más radiantes y bellas formas. Sólo contemplar el espectáculo los sentidos quedaban plenos.

Algunas, al mirarlas, recibías la sutil melodía de Claro de Luna de Claude Debussy, otras te proporcionaban a la vista el sabor de las más exquisitas frutas tropicales y también las había que sin un solo roce eran el tacto del plumón de un ave recién nacida.

Entre tantas maravillas destacaba una dulce rosa roja y un elegante clavel amarillo. Ambas sobresalían no por el arrullo de sus voces, ni por el sabor dulce que pudieran emanar, ni por la suavidad de seda que transparentaban. Simplemente eran tal y como siempre las hemos identificado en cualquier jardín, sencillas y con un pétalo más o menos, igualmente bellas.rosa roja

En su semejanza fueron atraídas y cada anochecer cuando la luna jugaba haciendo sombras con los rítmicos recortes de los pétalos del clavel, la rosa intentaba respirar profundamente para acaparar la felicidad que el clavel lograba en esos instantes pero su distancia siempre la hacía llorar. De las lágrimas que año tras año resbalaban por su tallo, fue creciendo sobre un terreno húmedo y algunas lágrimas llegaban a solidificarse produciendo espinas en el tallo de la misma (por eso las rosas ahora tienen espinas).

clavel chinoNunca una lágrima queda insustancialmente derramada y estas hicieron crecer día a día el tallo de la melancólica rosa, hasta que sin haberlo esperado y tras una larga ausencia llegó a postrarse al lado del clavel. Este que siempre había sido su confidente añorado y feliz de abrazar su encanto, quedó preso y arraigado a la rosa, llegando ambas flores a fundir sus tallos y sus pétalos hasta consumirse.

Sólo quedó la esencia de ambas y de ello nació un clavel chino.

Se cuenta que cada noche de luna llena, cuando la misma juega con el clavel chino, en la sombra del mismo se contempla a la rosa y el clavel en su eterno abrazo.

De: Juan Bautista Velasco Pérez

Anuncios

2 pensamientos en “La leyenda del clavel chino

  1. Autor de la leyenda que has publicado: “Juan Bautista Velasco Pérez”.
    No me molesta que se tome nota de mis escritos pero si agradecería poner la autoría en vez de el blog donde lo publiqué porque actualmente no es visible su contenido.
    Esta breve prosa la publiqué hace muchos años en un Portal de “Poesía y Prosa”, también en ese blog y se ha divulgado por varios sitios sin nisiquiera poner el pseudónimo que tenía en el Portal donde inicialmente lo publiqué.
    Gracias por tu tiempo y agradezco que hayas estimado mi obra como para hacerla parte de tu blog.

    Me gusta

    • Hola Juan Bautista: Es una leyenda preciosa y así lo demuestra la cantidad de niños y mayores que han leído esta entrada. Gracias. Si no está puesto tu nombre es porque no lo he visto, normalmente si figura el nombre del autor siempre lo pongo antes que hacer que figure el blog en que lo leo.
      Un saludo y gracias por la aclaración.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s