El calvo y la mosca – Samaniego


Picaba impertinente

en la espaciosa calva de un anciano

una Mosca insolente.

Quiso matarla, levantó la mano,

tiró un cachete, pero fuese salva,

hiriendo el golpe la redonda calva.el calvo y la mosca

Con risa desmedida

la Mosca prorrumpió: «Calvo maldito,

si quitarme la vida

intentaste por un leve delito,

¿A qué pena condenas a tu brazo,

bárbaro ejecutor de tal porrazo?»

«Al que obra con malicia,

le respondió el varón prudentemente,

rigorosa justicia

debe dar el castigo conveniente,

y es bien ejercitarse la clemencia

en el que peca por inadvertencia.»

Sabe, Mosca villana,

que coteja el agravio recibido

la condición humana,

según la mano de donde ha venido»;

Que el grado de la ofensa tanto asciende

cuanto sea más vil aquel que ofende.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.