El dragón, el hombre y la zorra – Esopo


Un dragón quedó atrapado en la arena de un río, cuando pasó por allí un campesino que trabajaba en la zona.

– Por favor, ¡ayúdame! Si me atas a tu asno y me llevas hasta mi cueva, te daré todo el oro que guardo dentro como recompensa…- le dijo el desesperado dragón al campesino.

El hombre decidió ayudar al dragón, así que hizo lo que le pidió, pero al llegar a la cueva, el dragón se negó a pagar la recompensa.

– ¿No pensarás que voy a darte el oro? ¡Si me has tratado fatal al atarme como un fardo a tu asno! – dijo el dragón, ante la atónita mirada del labriego.

– ¡Si solo hice lo que me pediste!- dijo él.

Pasaba por allí una zorra o raposa, y al enterarse de lo que había pasado, les dijo a ambos:

– Campesino, muéstrame cómo trataste de mal al dragón. Átale con la misma fuerza con la que le ataste para traerlo aquí y sabré qué castigo mereces…

El campesino ató de nuevo al dragón sobre su asno. Entonces dijo la zorra:

– Ahora, lleva al dragón al mismo lugar donde lo encontraste, y déjale tal y como estaba.

Y así hizo el hombre. Y el dragón quedó de nuevo atrapado en la arena.

Moraleja: 

‘Quien devuelve el mal por bien, recibe ese mismo mal multiplicado’

Para los mayores


Os haré una breve presentación:

Soy una madre de 48 años a la que le encanta la música.

Estudié magisterio, solfeo y piano.

Siempre he pensado que a los niños y niñas habría que introducirlos en la música clásica desde pequeñitos y, aunque mi hijo ya tiene 18 años, lo he llevado a cabo en la medida de lo posible. Trato ahora, en este blog de facilitaros la tarea. Intentaré poner lo cuentos para los niños y, si puedo hacer introducciones también para los padres, tios, abuelos, etc. con objeto de que les sea más fácil explicárselo la “gente menuda”.

Iré incluyendo en este apartado artículos para los mayores que traten sobre los niños desde el punto de vista de pedagogos,  psicólogos y expertos:

Me encantaría recibir sugerencias vuestras.

Gracias por visitarme y seguirme.

Esta preciosa Sonatina nº 3 opus 36 de Clementi me trae a la memoria mis años de estudio de piano.  ¡Es un gustazo volver a oirla y verla tocar!