Los Pájaros – Ottorino Respighi


Palomas-Blancas

En 1927, Ottorino Respighi compone Los pájaros (Gli Uccelli).

En ella, basada en la música de los siglos XVII y XVIII, Respighi intenta de transcribir canto de los pájaros en la notación musical.

La obra consta de cinco movimientos:

  • «Prelude» (basado en la música de Bernardo Pasquini)
  • «La Colomba» («La paloma», basado en la música de Jacques de Gallot)
  • «La gallina» («La gallina», basado en la música de Jean-Philippe Rameau)
  • «L’usignuolo» («El ruiseñor», basado en la canción popular «Engels Nachtegaeltje»)
  • «Il cucù» («El cuco», basado en la música de Pasquini)

Intervienen: 3 flautas, oboe, 2 clarinetes, 2 fagotes, 2 trompas, 2 trompetas, arpa, clave y cuerdas.

Podemos oir en este vídeo el fragmento dedicado a «La Paloma»:

Don Giovanni – W. A. Mozart


También llamada “El libertino castigado” o “Don Juan”, es la séptima ópera más representada en el mundo. Se trata de una opera bufa (es decir, una ópera con tema cómico) en dos actos con música de Wolfgang Amadeus Mozart y libreto en italiano de Lorenzo da Ponte, basado en el Don Juan Tenorio de Giuseppe Gazzaniga, y por extensión en El burlador de Sevilla y El Convidado de Piedra de Tirso de Molina.

Después de haber obtenido una fantástica acogida las Bodas de Fígaro en Praga, a Mozart se le encarga una nueva ópera. En el año 1787 estaba de moda en Europa el tema de Don Juan por lo que, Lorenzo da Ponte eligió este tema para su libreto que gustó y divirtió mucho al compositor.

Esta orquestada para dos flautas, dos oboes, dos clarinetes, dos fagotes, dos trompas, dos trompetas, tres trombones, timbales, mandolina y cuerda más clave o pianoforte y violonchelo.

La obra se desarrolla en una ciudad española (no sabemos exactamente cuál).

 Primer acto:

 Compuesto por cuatro cuadros, transcurre en el palacio de Don Giovanni.

 Don Giovanni, con ayuda de su sirviente Leporello, intenta seducir a Anna, para lo cual mata a su indignado padre, el Comendador. Luego huye del novio de la muchacha (Ottavio) que lo persigue para vengarse. Se encuentra brevemente con una relación anterior (Elvira), a la que elude, dejando a su sirviente para dar las explicaciones del caso. Durante su huída, aparece en medio de un boda de aldeanos donde seduce a la joven novia (Zerlina) hasta llevarla a la alcoba. Pero Zerlina sale en ropa interior de su alcoba dando gritos y Don Giovanni es arrinconado por los amigos de la novia, aunque logra escapar abriéndose paso con su espada.

Segundo acto:

 Se compone de cinco cuadros.

Don Giovanni intercambia la capa y el sombrero con las de Leporello para evitar a Elvira y concreta un encuentro con su sirvienta. Cuando Elvira ve a Leporello vestido como Don Giovanni, se arroja a sus brazos.

 Don Giovanni se enfrenta a la estatua del padre de Anna, a quien el mismo mató y lo invita a comer, para sorpresa de él y su sirviente, la estatua aparece ante la mesa, tras haber intentando conseguir el arrepentimiento de Don Giovanni, lo reta a devolverle la visita, cosa que nuestro protagonista acepta y le tiende la mano que el Comendador le pide en prenda. Al contacto con la estatua, Don Giovanni siente el frío de la muerte, pero se sigue negando a arrepentirse por la vida que ha llevado. La tierra tiembla, se abre bajo sus pies y es absorvido por las llamas del infierno.

 Finalmente, tras conocer el final de nuestro protagonista, todo comienza a reconstruirse: Ottavio se va a casar con Anna y Elvira se retira a un convento, Zerlina regresa con su novio y Leporello habrá de encontar un señor más humano.

El Carnaval de Venecia – N. Paganini


 6080344-carnaval-de-venecia

El Carnaval ha inspirado a muchos compositores a lo largo de la historia, algunas de las partituras fueron compuestas expresamente para esta fiesta, unas tomadas algunas de melodías populares y otras evocando el ambiente festivo de esos días:

«El Carnaval» de Schumann, compuesto para piano en 1835.

La obertura de concierto «Carnaval,» op. 92, de Dvorak, compuesta en 1891.

«El carnaval de los animales«, suite escrita por Saint-Saëns en 1886, para divertir a sus amigos.

La obertura «El Carnaval romano», op. 9, de Héctor Berlioz compuesta en 1843.

«Carnaval de Venecia» compuesta en 1816 por Niccolo Paganini, variaciones para violín y orquesta.

A continuación podemos oír una versión para trompeta del Carnaval de Venecia compuesto por Paganini:

De: http://euterpe-suances.blogspot.com

Zadok, el sacerdote – Haendel


Es el título del primero de los cuatro himnos llamados “Coronation Anthems” o lo que es lo mismo “Himnos para la coronación”, compuestos por Haendel para laJorge II de Hannover, Shackelton, 1758 coronación del rey Jorge II de Inglaterra (al que dedicó también su ópera “Ricardo II”).

La obra se compone de los siguientes himnos:

  1. Zadok, the priest
  2. My heart is inditing
  3. The king shall rejoice
  4. Let thy hand be strengthened

El himno que nos ocupa, relata la unción de Salomón como nuevo rey de los israelitas por parte del sacerdote Sadok y el profeta Natán, en el libro I Reyes. Este fragmento se leía en las coronaciones británicas desde la asunción de Edgar el Pacífico en 973 y se mantuvo la tradición hasta el ascenso de Jorge II de Gran Bretaña en 1727, y desde entonces también se ha venido empleando como una de las músicas que dan realce a las coronaciones de todos los monarcas británicos.

Su duración es de apenas cinco minutos. La apertura la realiza un coro quién es seguido por la orquesta, precedida por una fanfarria de tres trompetas.

A ver si lo reconocéis ¡es muy famoso!:

¿Y ahora?:

Solución a la adivinanza nº 13


trompeta

 

 

La trompeta

Johann Sebastian Bach


Resumiré lo más brevemente posible la vida de este genial compositor del barroco:

bach Johann Sebastian Bach nació el 31 de Marzo de 1685 en la ciudad de Eisenach (Alemania), en el seno de una familia de destacados músicos y compositores (con más de 35 compositores famosos y muchos intérpretes destacados), muere en Leipzig el 28 de julio de 1750. Fue un organista y compositor. Sus obras más importantes están entre las más destacadas y trascendentales de la música clásica y de la música universal. Su carrera que puede dividirse en varias etapas, según las ciudades en las que ejerció: Arnstadt (1703-1707), Mühlhausen (1707-1708), Weimar (1708-1717), Köthen (1717-1723) y Leipzig (1723-1750).

Sus padres, Johann Ambrose Bach (era un talentoso violinista y trompetista) y Lizabeth Lammerhirt, estimularon sus tempranas dotes musicales. Fallecieron cuando él tenía aproximadamente 10 años así que se fue a vivir con su hermano Johann Cristopher, organista en San Miguel de Ohrdruf y quien se ocupara en lo sucesivo de su educación musical y le enseñará a tocar el clavicordio. El niño era aplicado, serio e introvertido. Además de la música, sentía una viva inclinación por la lengua latina, cuya estructura rígida y lógica cuadraba perfectamente con su carácter, y por la teología. Estas materias, tamizadas por una intensa educación luterana, acabarían por modelar completamente su personalidad y convertirse en los sólidos fundamentos de su existencia y de su fuerza creadora. Aparte del órgano y del clavecín, también aprendió a tocar el violín y la viola de gamba, además de ser el primer gran improvisador de la música, de renombre.JS Bach

A los catorce años, Bach, junto a su amigo del colegio Georg Erdmann, mayor que él, fue premiado con una matrícula para realizar estudios corales en la prestigiosa Escuela de San Miguel en Lüneburg. Además de cantar en el coro a capella, es probable que tocase el órgano con tres teclados y sus clavicémbalos y probablemente aprendió francés e italiano, recibiendo formación en teología, latín, historia, geografía y física.

En el año 1703 lo encontramos ocupando el puesto de organista del templo de San Bonifacio de la cercana ciudad de Arnstadt. Se estima que por esta época realiza un viaje para conocer al compositor Buxtehude. En el año 1707 se casa con su prima María Bárbara con quien vive felizmente y tendrá siete hijos. En 1708 se traslada a ocupar el puesto de «Organista de corte» a la ciudad de Weimar llegando al puesto de «Konzertmeister» en el año 1714, lo que le proporcionó la estabilidad necesaria para abordar la creación musical. Se cree que en los años que paso en la corte de Weimar es cuando compuso la mayoría de sus obras para órgano puesto que desempeñaba funciones de organista de la capilla, Kammermusicus, violín solista, director del coro y maestro suplente de capilla. Allí conoció y transcribió la obra de los compositores italianos (Corelli, Albinoni o Vivaldi), formó a alumnos, como su sobrino Johann Bernhard y Johann Tobias Krebs, y trabó una estrecha amistad con el maestro Johann Gottfried Walther, quien enriqueció su arte del contrapunto y de la coral. Pero las intrigas teológico-palaciegas enfrentaron a Bach con el duque, quien llegó a encarcelar cuatro semanas al compositor cuando se enteró de que Bach había obtenido el nombramiento de maestro de capilla del príncipe Leopold de Köthen sin solicitar su autorización previa.

En el año 1717 abandonó su puesto en Weimar a raíz de haber sido nombrado maestro de capilla de la corte del príncipe Leopold de Anhalt, en Köthen, uno de los períodos más fértiles en la vida del compositor, durante el cual vieron la luz algunas de sus partituras más célebres, sobre todo en el campo de la música orquestal e instrumental: los dos conciertos para violín, los seis Conciertos de Brandenburgo, el primer libro de “El clave bien temperado” (una colección de preludios y fugas en todas las claves), las seis sonatas y partitas para violín solo y las seis suites para violoncelo solo. En julio del año 1720 muere su esposa Bárbara, Bach se sumió entonces en un profundo abatimiento.

JS-Bach(w) Al año siguiente contrae matrimonio con Anna Magdalena Wilcken, hija menor del trompetista de la corte, Caspar Wilcken. Para la mentalidad y necesidades de un viudo de aquel tiempo, con cuatro hijos menores a su cargo, nada había de extraño en un rápido segundo matrimonio, que efectivamente recibió la aprobación general. Además, Anna Magdalena era una intérprete aventajada, bien dotada para el canto, que profesó toda su vida una ejemplar devoción por Johann Sebastian, convirtiéndose con el tiempo en la cronista de la familia Bach; están en deuda con ella todos los biógrafos posteriores. Supo comprender y compartir el complejo mundo espiritual de su marido y lo ayudó como eficiente copista de sus partituras. Fue otro matrimonio feliz del que nacerían trece hijos; el benjamín fue Johann Christian, el músico cuyas composiciones tanto influirían en el primer Mozart. Por segunda vez en su vida Bach tuvo la fortuna de encontrar una compañera ideal.

La muerte del Kantor de Leipzig en 1722 le brindó al compositor la esperada oportunidad para dedicarse a la composición sacra. La obtención de la plaza no le resultó fácil: fue primero concedida a Telemann, luego a Graupner y sólo en tercer lugar a Johann Sebastian. Para conseguirla, Bach tuvo que aceptar gravosas condiciones, no tanto económicas cuanto laborales, pues, además de sus funciones religioso-musicales en las iglesias de Santo Tomás y de San Nicolás, debía hacerse cargo de tareas pedagógicas en la escuela de Santo Tomás (entre ellas la enseñanza del latín), que le produjeron notables sinsabores.

Sólo su vida familiar le proporcionaba estabilidad y alegrías. Siempre respaldado por su mujer y por una íntima certidumbre en la validez de su genio, pudo hacer frente a las adversidades sin perder ni un ápice de su poder creativo ni caer víctima de la apatía. Infatigable ante sus obligaciones como padre y como músico, Bach nunca desatendió a ninguno de sus hijos, ni interrumpió la ardua tarea de ampliar sus conocimientos copiando y profundizando en las partituras de sus antepasados.

Un año antes de su muerte pierde totalmente la vista, se cree que su ceguera fue originada por una diabetes sin tratar. Según ciertos médicos, padecía de blefaritis, enfermedad ocular visible en los retratos de sus últimos años. Un ataque de apoplejía puso fin a su vida.

Seguro que conoceis este Minuet en sol mayor:

El bombo


El bombo es un instrumento musical de percusión membranófono,  es un tambor de gran tamaño: 70 cm de diámetro por 40 cm de altura. De afinación bombo indeterminada, consiste en una caja cilíndrica de madera cerrada por sus extremos por dos membranas (de piel o de plástico) sujetas mediante aros opuestos con los que es posible regular su tensión. Se golpea con un mazo de cabeza de corcho o de fieltros, utilizándose dos mazos para los redobles. El sonido que produce es grave y potente.

El sonido del bombo es de una gran contundencia y poder en los fortísimo, delicado en el medio-fuerte y de sensualismo y misterio en el piano y pianísimo. Debido a la gran resonancia de este instrumento, el percusionista pone la mano en el parche a la hora de tocar para apagar las vibraciones resultantes. Podemos obtener un sonido seco y contundente si percutimos en el centro del parche; por otra parte, si percutimos a dos tercios del radio obtenemos un sonido más amplio.

Con el nombre de atabal y transportado a la espalda de un hombre para que lo tocara otro situado detrás, fue durante la Edad Media el instrumento indispensable en las fanfarrias, uso que aún perdura en nuestros días colgándolo de una correa que pasa detrás del cuello. Fue introducido en la orquesta en el S.XVIII utilizándose en obras de carácter descriptivo y pintoresco, como en el Rapto del Serrallo de Mozart.

Es muy utilizado en la batería de percusión que suele acompañar el rock & pop moderno, así como en las bandas musicales.

También resulta común en la música folclórica latinoamericana, especialmente la de la región andina, aunque su tamaño y nombre varía de zona en zona, como por ejemplo las cajas o tinyas de la zona del altiplano boliviano, norte de Argentina y Chile, consistentes en cilindros de escasa altura.

Gustav Mahler escribió esta preciosa Quinta Sinfonía durante el verano de 1901 (Movimientos primero y tercero) y de 1902 (Los otros tres restantes). Fue estrenada el 18 de octubre de 1904 en Colonia bajo su dirección y fue realizando modificaciones en la partitura hasta 1909.

Ver 5ª Sinfonía Mahler

Tocan en ella: 4 flautas, 3 oboes, 3 clarinetes, 3 fagots, 6 trompas, 4 trompetas, 3 trombones, tuba, timbales, bombo, platillos, glockenspiel, arpa y la sección de cuerda.

Dura aproximadamente alrededor de una hora y diez minutos.

La obra puede dividirse en tres partes, aquí podéis oír un breve fragmento, el scherzo, tercer movimiento (en el que se puede oír el instrumento que nos ocupa) , interpretado por la Orquesta Sinfónica de Chicago y dirigido por Sir George Solti: