Solución a la adivinanza nº 172

Imagen


elefantes

Anuncio publicitario

Los Pájaros – Ottorino Respighi


Palomas-Blancas

En 1927, Ottorino Respighi compone Los pájaros (Gli Uccelli).

En ella, basada en la música de los siglos XVII y XVIII, Respighi intenta de transcribir canto de los pájaros en la notación musical.

La obra consta de cinco movimientos:

  • «Prelude» (basado en la música de Bernardo Pasquini)
  • «La Colomba» («La paloma», basado en la música de Jacques de Gallot)
  • «La gallina» («La gallina», basado en la música de Jean-Philippe Rameau)
  • «L’usignuolo» («El ruiseñor», basado en la canción popular «Engels Nachtegaeltje»)
  • «Il cucù» («El cuco», basado en la música de Pasquini)

Intervienen: 3 flautas, oboe, 2 clarinetes, 2 fagotes, 2 trompas, 2 trompetas, arpa, clave y cuerdas.

Podemos oir en este vídeo el fragmento dedicado a «La Paloma»:

Sinfonía de los adioses – Joseph Haydn


Milenio Semanl

Una de las más conocidas piezas de Haydn es la Sinfonía n.º 45 en fa sostenido menor, también conocida como Sinfonía de los adioses, compuesta en 1772.

 La obra consta de cuatro movimientos:

  1. Allegro assai, en compás de 3/4
  2. Adagio, en compás de 3/8
  3. Menuet:  Allegretto, en compás de 3/4
  4. Finale: Presto, en compás de 2/2 – Adagio, en compás de 3/8

En esta fecha, durante una estancia en la que Haydn y la corte de músicos permanecieron en el palacio de verano, en Eszterháza, el príncipe Nicolás Esterházy (jefe del compositor),  prolongó  la estancia de los músicos más de lo esperado así que los músicos, en su mayoría, fueron obligados a dejar a sus mujeres en casa, en Eisenstadt. Por esta causa, en el último movimiento de la sinfonía,  Haydn, en forma de protesta y para defender a sus músicos, como era su obligación dado el puesto que tenía, instó sutilmente a su patrón a dejarles volver a casa.

haydn

Toda la sinfonía está en la línea de sus sinfonías Sturm und Drang (tonalidad menor y contrastes extremos). Sin embargo, su final es único puesto que después del explosivo presto, se presenta un inesperado adagio.

 Durante este adagio  cada músico deja de tocar (algunos tienen pequeños solos), apaga la vela de su atril (antes era la forma de poder leer con luz la partitura)  y se va en este orden: primer oboe y segunda trompa, fagot, … once compases después,  el segundo oboe y primera trompa, así … poco a poco … dejan la escena contrabajos, violonchelos, violines, viola  quedándo al final sólo dos violines tocados con sordina (que hacían sonar el propio Haydn y el concertino, Alois Luigi Tomasini). Esterházy al parecer entendió el mensaje porque, según cuenta la historia, al ver que todos abandonaban la escena dijo:

 – “Bueno, si todos se van, igual nosotros también deberíamos irnos”.

 Y la corte regresó a Eisenstadt al día siguiente.

 Este es el cuarto movimiento de la obra que nos ocupa, dirigida por Barenboïm en el Concierto de Año Nuevo de 2009, año que estuvo dedicado a J. Haydn:

Don Giovanni – W. A. Mozart


También llamada “El libertino castigado” o “Don Juan”, es la séptima ópera más representada en el mundo. Se trata de una opera bufa (es decir, una ópera con tema cómico) en dos actos con música de Wolfgang Amadeus Mozart y libreto en italiano de Lorenzo da Ponte, basado en el Don Juan Tenorio de Giuseppe Gazzaniga, y por extensión en El burlador de Sevilla y El Convidado de Piedra de Tirso de Molina.

Después de haber obtenido una fantástica acogida las Bodas de Fígaro en Praga, a Mozart se le encarga una nueva ópera. En el año 1787 estaba de moda en Europa el tema de Don Juan por lo que, Lorenzo da Ponte eligió este tema para su libreto que gustó y divirtió mucho al compositor.

Esta orquestada para dos flautas, dos oboes, dos clarinetes, dos fagotes, dos trompas, dos trompetas, tres trombones, timbales, mandolina y cuerda más clave o pianoforte y violonchelo.

La obra se desarrolla en una ciudad española (no sabemos exactamente cuál).

 Primer acto:

 Compuesto por cuatro cuadros, transcurre en el palacio de Don Giovanni.

 Don Giovanni, con ayuda de su sirviente Leporello, intenta seducir a Anna, para lo cual mata a su indignado padre, el Comendador. Luego huye del novio de la muchacha (Ottavio) que lo persigue para vengarse. Se encuentra brevemente con una relación anterior (Elvira), a la que elude, dejando a su sirviente para dar las explicaciones del caso. Durante su huída, aparece en medio de un boda de aldeanos donde seduce a la joven novia (Zerlina) hasta llevarla a la alcoba. Pero Zerlina sale en ropa interior de su alcoba dando gritos y Don Giovanni es arrinconado por los amigos de la novia, aunque logra escapar abriéndose paso con su espada.

Segundo acto:

 Se compone de cinco cuadros.

Don Giovanni intercambia la capa y el sombrero con las de Leporello para evitar a Elvira y concreta un encuentro con su sirvienta. Cuando Elvira ve a Leporello vestido como Don Giovanni, se arroja a sus brazos.

 Don Giovanni se enfrenta a la estatua del padre de Anna, a quien el mismo mató y lo invita a comer, para sorpresa de él y su sirviente, la estatua aparece ante la mesa, tras haber intentando conseguir el arrepentimiento de Don Giovanni, lo reta a devolverle la visita, cosa que nuestro protagonista acepta y le tiende la mano que el Comendador le pide en prenda. Al contacto con la estatua, Don Giovanni siente el frío de la muerte, pero se sigue negando a arrepentirse por la vida que ha llevado. La tierra tiembla, se abre bajo sus pies y es absorvido por las llamas del infierno.

 Finalmente, tras conocer el final de nuestro protagonista, todo comienza a reconstruirse: Ottavio se va a casar con Anna y Elvira se retira a un convento, Zerlina regresa con su novio y Leporello habrá de encontar un señor más humano.

Música acuática – G.F. Haëndel


George Friederic Haëndel,  creó ene 1715 esta pieza  llamada «Música acuática» formada por tres suites que se supone que fueron compuestas para una fiesta que el rey Jorge I celebraría  sobre el río Támesis (que como todos sabéis es  que pasa por Londres), en 1717 y posiblemente destinadas al viaje río abajo, la cena y el viaje de vuelta.

Intervinieron 50 músicos con todo tipo de instrumentos:  trompetas, oboes, fagots, flautas alemanas y francesas, violines y violonchelos. Se cuenta que el rey quedó tan impresionado con la segunda suite, en especial,  que tuvieron que interpretar la pieza tres veces durante el viaje.  Se dice que Jorge I preguntó la identidad del compositor y cuando descubrió que era Händel, le perdonó, le felicitó y restauró sus favores.

La primera Suite en Fa mayor para oboe, fagot, trompas, cuerda y bajo continuo, comienza con una típica obertura barroca al estilo francés. Una introducción lenta es seguida por un allegro en fuga. Para mantener la tradición del concerto grosso, este movimiento da forma a un pequeño concertino de dos violines   y oboe que se alterna con la orquesta completa.

La segunda Suite en Re contiene la música más festiva, majestuosa y salpicada de detalles líricos con el protagonismo de las trompetas.

La tercera Suite en Sol es la más íntima, destinada a acompañar la cena, e incluye bellos movimientos en modo menor, mientras las barcazas quedan ancladas.

También incluye Haëndel en esta obra tres tipos de danzas de la época:  una chirimía, que aparece en dos de las suites, es una danza popular inglesa de la época. El rigodón es una danza francesa originaria de Provenza. La bourrée es también francesa, como lo son la giga y la sarabanda.

Os presento la Suite nº 2 en Re, espero que os guste:

¿Por qué los elefantes tienen trompa?


elefante Dos características físicas llaman la atención en el elefante por encima de cualquier otra: sus grandes orejas, que además de para oír le sirven para regular la temperatura corporal, y la larga y polivalente trompa, divertida prolongación nasal denominada también probóscide.

 La trompa del elefante carece de hueso y es producto de la transformación del labio superior y la nariz en el apéndice alargado que todos conocemos. Éste tiene la misión principal de oxigenar al animal (le sirve para respirar), aunque su desarrollada musculatura lo hace apropiado además para agarrar objetos y facilitar la alimentación, como si de una mano se tratase.

Los elefantes tienen el sentido del olfato muy desarrollado y utilizan igualmente sus sensibles trompas para emitir sonidos de baja frecuencia y comunicarse, así como para derribar obstáculos e incluso ducharse.

 Muy curiosos también son los colmillos del elefante, grandes dientes que proceden de su mandíbula superior y que pueden llegar a medir hasta 3 metros de longitud, con un peso máximo de 120 kilos.

 Hay dos tipos principales, el africano y el asiático. Se distinguen a primera vista por el tamaño de las orejas, que son grandes en los elefantes que viven en las selvas y sabanas de África y más pequeñas en los que viven en India, Sri Lanka o Malasia.

También se diferencian en los colmillos: en los elefantes asiáticos solo los machos los tienen, mientras que en el africano hay colmillos en machos y hembras. Los dos tipos tienen en las patas delanteras cinco uñas, pero en las traseras el asiático tiene cuatro y el africano tres.

En Asia, el elefante es un animal sagrado y venerado desde hace más de 5.000 años. En el nacimiento del mundo, Brahma – dios creador en la religión hindú – creó a Airavata, antepasado de los elefantes y el primero en salir de la concha fundadora del dios. Sus poderosas piernas serán los cuatro pilares que sustentarán el peso del universo. Más tarde, la montura de Indra, divinidad hindú que preside el rayo y la guerra, estará representada por un elefante.

Parte de: http://www.saberia.com/

El bombo


El bombo es un instrumento musical de percusión membranófono,  es un tambor de gran tamaño: 70 cm de diámetro por 40 cm de altura. De afinación bombo indeterminada, consiste en una caja cilíndrica de madera cerrada por sus extremos por dos membranas (de piel o de plástico) sujetas mediante aros opuestos con los que es posible regular su tensión. Se golpea con un mazo de cabeza de corcho o de fieltros, utilizándose dos mazos para los redobles. El sonido que produce es grave y potente.

El sonido del bombo es de una gran contundencia y poder en los fortísimo, delicado en el medio-fuerte y de sensualismo y misterio en el piano y pianísimo. Debido a la gran resonancia de este instrumento, el percusionista pone la mano en el parche a la hora de tocar para apagar las vibraciones resultantes. Podemos obtener un sonido seco y contundente si percutimos en el centro del parche; por otra parte, si percutimos a dos tercios del radio obtenemos un sonido más amplio.

Con el nombre de atabal y transportado a la espalda de un hombre para que lo tocara otro situado detrás, fue durante la Edad Media el instrumento indispensable en las fanfarrias, uso que aún perdura en nuestros días colgándolo de una correa que pasa detrás del cuello. Fue introducido en la orquesta en el S.XVIII utilizándose en obras de carácter descriptivo y pintoresco, como en el Rapto del Serrallo de Mozart.

Es muy utilizado en la batería de percusión que suele acompañar el rock & pop moderno, así como en las bandas musicales.

También resulta común en la música folclórica latinoamericana, especialmente la de la región andina, aunque su tamaño y nombre varía de zona en zona, como por ejemplo las cajas o tinyas de la zona del altiplano boliviano, norte de Argentina y Chile, consistentes en cilindros de escasa altura.

Gustav Mahler escribió esta preciosa Quinta Sinfonía durante el verano de 1901 (Movimientos primero y tercero) y de 1902 (Los otros tres restantes). Fue estrenada el 18 de octubre de 1904 en Colonia bajo su dirección y fue realizando modificaciones en la partitura hasta 1909.

Ver 5ª Sinfonía Mahler

Tocan en ella: 4 flautas, 3 oboes, 3 clarinetes, 3 fagots, 6 trompas, 4 trompetas, 3 trombones, tuba, timbales, bombo, platillos, glockenspiel, arpa y la sección de cuerda.

Dura aproximadamente alrededor de una hora y diez minutos.

La obra puede dividirse en tres partes, aquí podéis oír un breve fragmento, el scherzo, tercer movimiento (en el que se puede oír el instrumento que nos ocupa) , interpretado por la Orquesta Sinfónica de Chicago y dirigido por Sir George Solti: