Técnicas de estudio (2)


Recomendaciones para el momento concreto de estudio:

  • El sitio de estudio debemos procurar que sea un lugar fijo que favorezca la con­centración y el silencio. Exigiendo orden en él. Sin más “trastos” de los que se nece­site encima de su mesa. Con luz suficiente, de modo que la luz entre, en el caso de sea diestro por la izquierda, preferiblemente luz blanca. Con una temperatura ade­cuada entre 19° y 21°C.Habitos-estudio
  • Debemos exigir un horario fijo: siempre a las mismas horas. Mañana o noche depende de los bioritmos de cada cual; trabajo diario sin atracones finales.
  • Sin que se levanten de la mesa una vez que empiezan. Cada vez que interrumpen su trabajo y se descentran tienen que volver a empezar todo el proceso.
  • Que comiencen cada sesión por planificar el propio tra­bajo. Debe pedirse por escrito. Esta planificación debe estar hecha a:

                    1. Corto plazo (¿qué tengo que hacer mañana?); y a plazo más largo el                                examen o entrega de trabajos.
                    2. Una vez que han decidido lo que tienen que hacer conviene que escojan el                        orden de realización teniendo en cuenta: 

                                    –  La dificultad de la materia de estudio;
                                    – El tipo de ejercicios y la fatiga que originan; 
                                    –  La necesidad de descanso.

                    3. Puede ser un buen esquema: Empezar por una asignatura de dificultad                              media para, después de un breve descanso (5 minutos); Abordar la materia                        más difícil y tras un descanso continuar con una materia que le guste.

  • Deben estudiar siempre con papel y lápiz: fácilmente se retiene una infor­mación cuanto por más sentidos entra (oído, vista y tacto pueden ponerse en fun­cionamiento). Este apartado hace referencia al subrayado y a la realización de es­quemas de lo fundamental. Hay además determinadas materias como las matemá­ticas en que el trabajo con papel y lápiz es condición imprescindible.
  • Conviene equilibrar los ejercicios escritos con el tiempo de memorización: es frecuente en muchos jóvenes que llamen tarea de casa solamente a la tarea escrita. Y, sin embargo, además de los ejercicios escritos, es necesario dedicar un tiempo diario a la asimilación de conocimientos nuevos, al estudio (no renunciando al papel y lápiz).
  • Una técnica eficaz:
  1. Leer toda la lección sin profundizar para ver el contenido.
  2. Empezar de nuevo pregunta por pregunta.
  3. Subrayar las palabras que no conozco.
  4. Subrayar las palabras-ideas más importantes.
  5. Hacer un esquema de lo subrayado y las ideas importantes.
  6. Repasar el esquema en voz alta y completarlo. Escribiendo.
  • Cuando se sabe sin dificultad la primera pregunta se pasa a la segunda y se repi­te la misma operación. Al final, repasar todas las preguntas en orden distinto. Se repasará en voz alta y también por escrito para poder llevar a cabo eficazmente los exámenes son escritos.
  • Conviene hacer siempre un repaso rápido de lo que se ha visto ese día. A veces puede bastar con dos o tres minutos por asignatura: Revisar un problema, leer una pregunta que se ha explicado, etc.. Es un buen método lógicamente empezar siem­pre por ahí para pasar luego al trabajo detallado de lo planificado para ese día.get-videojuegos
  • Debemos pactar con ellos el uso de la radio, televisión, aparatos musicales, etc. Si decimos que el ruido no es bueno para estudiar estamos hablando también de esos medios. Y sin embargo, cada vez son más los jóvenes que estudian con música e incluso con dispositivos (móvil, mp4, ipod, etc. ) puestos.
  • Es aconsejable evaluar conjuntamente con ellos su funcionamiento durante estos tiempos de tra­bajo personal. Es decir, el cumplimiento de todas estas actividades. Pero no es necesario hacerlo día a día, porque no por repetir muchas veces las cosas se funciona mejor, es mejor evaluar por semana para ver logros y fallos.
  • Dejémosles tiempo para descansar y hacer deporte. Si cumplen con su trabajo y se han organizado adecuadamente, el fin de semana debe ser mucho más relajado.

 Os dejo el enlace de una web muy completa y que les gustará mirar:

 aprende a estudiar

 Técnicas de estudio (1)

Anuncios

Técnicas de estudio (1)


Taller de tecnicas de estudio para padres e hijos

Para que nuestros hijos obtengan buenos resultados en su trabajo son necesarias unas pautas. Debemos guiarlos y enseñarles cómo hacerlo  desde pequeños, con el fin de que adquieran el imprescindible “hábito de estudio”.

Pretendo en estas entradas ayudaros en esta difícil tarea.

Nuestro comportamiento ante el estudio en general:

  • Ayudemos a nuestros hijos  a conocer sus posibilidades reales, es importante tener en cuenta que no es aconsejable realizar muchas activi­dades a la vez ( a veces le pedimos que hagan inglés, de­porte, baile … fuera de horas de clase).
  • Propongámosles metas y refuerzos adecuados: ni inalcan­zables, ni demasiado fáciles.
  • Nuestros hijos son únicos, diferentes entre sí, y diferentes a su vecino, no hagamos de ellos su punto de referencia y de comparación. Tampoco es recomendable hacer de ellos una prolongación de nosotros mismos o de los deseos de nuestra juventud:  frustraciones …
  • Debemos elogiar mucho sus éxitos y logros; y no utilicemos sus fracasos como arma arrojadi­za, dañaremos su autoestima. El mensaje que le debemos dar es que ellos pueden, simplemente es cuestión de tiempo y esfuerzo.
  • Para el estudio se necesita silencio, no sólo exterior, sino interior; hay que tran­quilizar la mente. Esto significa que los problemas familiares o personales ejercen una fuerte influencia sobre cualquier estudiante.tecnica
  • Tenemos que intentar crear un clima familiar afectivo y motivador. La asimilación de conoci­mientos nuevos es costosa, los problemas familiares pueden influir en su atención
  • Introduzcamos en la vida normal de casa las palabras y, sobre todo, las realidades de la constancia, renuncia y esfuerzo. Si están acostumbrados a vivir con ellas tenemos un gran trecho andado. Si no, no hay técnica de estudio que sirva.
  • Debemos ofrecerles nuestra colaboración, pero NUNCA  suplantarle en su trabajo.
  • La atención en clase es la mejor técnica de estudio que se ha inventado. Pongámonos en contacto con el Colegio para hablar con los profesores de nuestros hijos y seguirles en este aspec­to.
  • Un alto porcentaje del éxito en los estudios está en la comprensión y veloci­dad lectora. Aunque no hay formula mágica para triunfar en clase, ésta de la lectu­ra se acerca bastante. Potenciar la afición por la lectura en casa es un método eficaz y más cuanto más pequeños empiecen.gafa_estudiar
  • Nuestros hijos, no solo son estudiantes no los reduzcamos únicamente a esa función.
  • Deben descansar el tiempo necesario: al menos 8 horas, aunque cada per­sona requiere un tiempo.

Cuentos para la motivación en el estudio: La Sirenita, Popi el alpinista

Técnicas de estudio (2)

Katrina, la brujita caprichosa (para el trabajo)


Katrina era la brujita más caprichosa y pedigüeña que se podía imaginar. Todo lo Brujoquería al momento y sin esfuerzo, y no dudaba en gritar y patalear para conseguir lo que fuera. Tanto, que de vez en cuando su papá agitaba la varita para concederle alguno de sus deseos. Hubo un día en que su papá estuvo tan concentrado en una de sus pociones que salió a toda prisa y olvidó la varita sobre la mesa. Así que la pequeña bruja no tardó en poner a prueba su magia.

Aquello era como un sueño para Katrina. La brujita no dejó de usar la varita mágica ni un solo momento, y ante ella aparecieron vestidos de princesa, príncipes encantados, duendes, animales y todo tipo de objetos mágicos y maravillosos, tantos como le dio tiempo a desear en un solo día.

A la mañana siguiente, un murmullo de quejas y lamentos despertó a Katrina. Adormilada, se asomó a la ventana, y apenas podía creer lo que veía: cientos de seres y criaturas del bosque protestaban enfadadísimos ante su casa. Caminó hasta la puerta y les preguntó qué deseaban.

– ¡Has secuestrado a mi tío! – gritaba un duende.
– Devuélveme mi dragón- protestaba un ogro.
-.¡Ahí está mi corona!- decía una dulce princesa.

Y así, todos cuantos se agolpaban a su puerta habían acudido allí para que Katrina les devolviera aquellas cosas que había hecho aparecer en su casa el día anterior, pues todas les habían desaparecido a sus propietarios. Algunos habían sufrido problemas muy gordos, y Katrina se sintió fatal por haber causado aquel estropicio.

Así, formaron una gran hilera, y uno a uno, les fue devolviendo todo lo que había hecho aparecer el día anterior, pidiendo disculpas por no haber pensado en las consecuencias de sus caprichos, y prometiendo su ayuda para reparar todos los daños que hubiera causado. Cuando, bien entrada la noche, le llegó el turno al último de la fila, Katrina descubrió con miedo que era su padre, quien venía a recuperar su varita.

Pero ya no estaba enfadado, porque gracias a aquella travesura, Katrina había aprendido que las cosas hay que conseguirlas con esfuerzo, porque nunca aparecen como por arte de magia, sino que siempre salen del trabajo y dedicación de alguien.

De: 

Educar en valores: el trabajo


El trabajo es uno de los valores más importantes que debemos enseñar a nuestros hijos,  con él adquirimos cualidades como la laboriosidad, perfección en la tarea realizada, la puntualidad, la alegría, el optimismo, la justicia, etc.  que nos hacen mejores y nos ayudan a mejorar a los demás.

Con el trabajo se desarrolla la personalidad, se enriquece nuestra cultura, establecemos relaciones y vínculos personales con los que podremos contribuir a servir a la sociedad, hacerla progresar y mejorar las condiciones de vida de los seres humanos.

laboriosidad_act-4_01La laboriosidad, significa hacer con cuidado y esmero las tareas, labores y deberes que son propios de nuestras circunstancias. También implica el ayudar a quienes nos rodean en el trabajo, la escuela, e incluso durante nuestro tiempo de descanso; los padres debemos mirar por el bienestar de toda la familia y el cuidado material de sus bienes; los hijos, además de estudiar deben ayudar en las tareas domésticas.

 ¿Cómo enseñarles laboriosidad?

  • El ejemplo: el aspecto más importante es el modelo que los padres representamos para el niño, si ellos cumplen horarios laborales específicos, o realizan esfuerzos en tiempo y habilidad para entregar trabajos encargados. Nuestros hijos perciben que el mundo del trabajo es algo natural que forme parte de la realidad social, de la vida familiar y que favorece el sostenimiento y calidad de vida de la familia. 
  • Debemos delegar en él actividades sencillas (desde los dos años y medio en adelante) que pueda hacer, como llevar una prenda, recoger algunos juguetes, ayudar a mamá a “hacer” la cama; recoger un plato de la mesa. Actividades que van instrumentado el esfuerzo sano en el niño desde temprana edad. 
  • Participamos con él en las tareas, labores, que le son impuestas en el jardín, colegio, escuela, que requieren la activación de las habilidades en nuestro hijo, y que, en nuestra compañía, puede adquirir un aspecto placentero y productivo en su consecución. 
  • Es importantísimo valorar los trabajos del niño (inicialmente educativos) puesto que son el fruto de su proceso o habilidades en pleno desarrollo. 
  • Es muy recomendable presentar el trabajo nuestro hijo como una labor honrosa, fructífera, de modo que él percibe que el trabajo dignifica al hombre y a la familia, y no como una carga pesada donde los padres después de una jornada extenuante llegan a quejarse y maldecir la existencia.

 Beneficios de la laboriosidad para el niño:

  • Consolida valores importantes ligados a ella: disciplina, responsabilidad, carácter industrioso, perseverancia.
  • Valoración de las propias actividades que el niño logra por sus medios y esfuerzos.
  • A largo plazo los capacita para adscribirse a empresas, organizaciones donde desempeñar un rol.
  • Valoran del trabajo de sus padres y el de los demás.
  • Afrontan  los desafíos que se les presentan y necesitan su diligencia para superarlos.

 Aristóteles dijo:

 “El placer en el oficio trae perfección en el trabajo”

Se trata de ser exigentes para obtener un trabajo bien hecho y no para “salir del paso”. Podemos relacionar este punto con la responsabilidad.

El valor de la puntualidad es la disciplina de estar a tiempo para cumplir nuestras obligaciones: en el colegio, con los amigos, una reunión para entregar un trabajo del colegio, etc.puntualidad

El valor de la puntualidad es necesario para aprender a ser eficaces y ordenados en el trabajo, así se podrán hacer más actividades, realizar un trabajo mejor hecho y obtener la confianza de los demás.

Los niños van tomando conciencia del tiempo conforme van creciendo o también, cuando comprenden el funcionamiento de las agujas del reloj. Por eso, la puntualidad es también una forma de diferenciar el tiempo de ocio del tiempo de trabajo propio de la rutina escolar y las actividades extraescolares.

¿Cómo conseguir que los niños sean puntuales?

  • Es necesario que nuestro hijo comience a valorar la importancia de hacer una determinada tarea en un tiempo determinado. Para ello, es importante el diálogo con él y hacerle comprender las consecuencias de no llegar a la hora convenida a un sitio (por ejemplo llegar tarde al cine). 
  • Es bueno crear rutinasno sólo porque ayudan a nuestro hijo a sentirse seguro sino que además le ayudan a crear hábitos. Poco a poco, irá aprendiendo que esta serie de pequeñas acciones, tienen que llevarse a cabo en un tiempo determinado.
  • Los niños deben conocer qué tipo de sentimientos desencadena alguien impuntual. Un valor importante es enseñar a los niños a no hacer a los demás aquello que no les gustaría a ellos mismos. Por lo tanto, han de comprender cómo se siente alguien cuando espera a una persona que no llega. 
  • Hay que enseñar a los niños que las distracciones les llevarán a ser impuntuales. Hacer una tarea requiere su concentración, sobre todo en la infancia, donde la abstracción es mayor. El niño no podrá vestirse bien y con agilidad, si la televisión está encendida y están emitiendo sus dibujos favoritos. 
  • Las personas aprendemos a partir de la experiencia, por ello aunque los padres mantengan un diálogo constante con los niños para educarles en valores, en ocasiones tienen que aprender de sus propios errores y experimentar ellos mismos qué ocurre si son impuntuales.
  • La puntualidad se enseña a los niños con el ejemplo, si los padres suelen llegar tarde a los sitios, los niños no valorarán la importancia de llegar a un lugar a la hora convenida.
  • Nuestros hijos deben saber que las personas impuntuales van perdiendo la credibilidad y el respeto de los demás. Si el niño no llega a tiempo a jugar su partido de futbol un día tras otro, quizás dejen de contar con él para próximos encuentros.
  • La impuntualidad puede hacer perder grandes oportunidades a las personas. Hacer comprender a nuestro hijo lo que puede perderse si  siempre llega tarde a los sitios, ayudará a que comprenda la importancia de este valor.
  • Nuestros hijos deben saber que algunos imprevistos pueden hacer que alguien no llegue a tiempo o que la tarea no se realiza en el tiempo determinado. Para evitar estos imprevistos es conveniente dar un poco más de tiempo a cada tarea y no ir con prisas y a última hora.
  • La impuntualidad da una mala imagen de uno mismo. Una persona impuntual es vista por los demás como poco seria o con una incapacidad de organizar su tiempo. Cómo nos ven los demás y que las personas tengan una buena impresión de nosotros habla bien de nosotros.

 Lecturas recomendadas:

Parte de:

Cada uno a su trabajo


estrella

– Mamá, ¿por qué todos los años llega Papá Noel al principio de las Navidades y los Reyes Magos siempre tienen que venir al final?, preguntó Diego.mama- y niños

– ¡Es verdad, no es justo!, dijo Paula. Los niños podemos jugar con los juguetes que trae Papá Noel durante todas las Navidades. En cambio, con los de los Reyes sólo jugamos un par de días… ¡y al colegio!

– Pues no lo sé, pero seguro que tendrá su razón de ser, contestó su mamá -. Y ahora, a la cama.

Pero esa noche una fuerte luz les despertó. Abrieron la ventana y vieron la Estrella de Navidad que les sonreía.

– ¡Subid a mi cola! Voy a llevaros a dar un paseo a unas Navidades diferentes. Papá Noel y los Reyes Magos os han escuchado y se están peleando porque piensan que tenéis razón: los Reyes dicen que Papá Noel es un enchufado y se han negado a repartir los regalos este año si no llegan ellos los primeros. ¡Vais a ver lo que va a pasar!

Y Diego y Paula cogieron sus abrigos, guantes, gorros y bufandas y se subieron emocionados a la cola de la Estrella. Y se elevaron en el cielo, volando deprisa, deprisa…tan deprisa que sólo veían borrosas luces de colores pasar a su lado… hasta que la Estrella frenó, y se dieron cuenta de que estaban volando lentamente sobre su ciudad y de que era Nochebuena.

– ¡Mira, mira! ¡Son los Reyes!, gritó Diego. Pero, ¿qué hacen dando vueltas y más vueltas?

– Es que se han perdido, contestó la Estrella. Se han puesto en marcha demasiado pronto, y a mí no me ha dado tiempo de llegar hasta Oriente para guiarles. Además, los pastores todavía no han llegado a adorar al Niño, y no saben indicarles el camino. ¡Ni siquiera Herodes se había enterado de que ya había nacido Jesús! Y para colmo de males no han tenido tiempo para encontrar oro, incienso ni mirra. ¡Vaya disgusto que se va a llevar Jesús! papa_noel_anim

– ¿Y los regalos de los niños?, preguntó Diego.

– Pues no van a llegar a tiempo para repartirlos. Y la mitad se habrán caído por el camino, porque los camellos vienen enfadados.

– Claro, pensó Paula, nadie les habrá preparado agua y pienso, ¡como nadie sabía que venían tan pronto!

– Pero venid, agarraos fuerte, que nos vamos a la noche del 5 de Enero, les avisó la Estrella.

Y cuando salieron del torbellino de luces…¡se echaron a reír, porque estaban presenciando un espectáculo de los más divertido! Era Papá Noel, que intentaba entrar en una chimenea pero no pasaba de la cintura e, intentando entrar cabeza abajo, ¡se quedó atrapado mientras sus pies pataleaban fuera! ¡Hasta los renos se morían de la risa!

– ¡Pero si Papá Noel está gordísimo! ¿Qué le ha pasado?, preguntó Paula, asombrada.

– Pues que ha tenido tanto tiempo libre en estas fiestas que se ha puesto morado de turrones, mazapanes y peladillas…y ha engordado tanto que ahora no cabe por las chimeneas. Así que me parece que los niños también se quedan sin regalos esta noche.Reyes

– Uuuyyyy…, dijo Diego, que me parece que cada uno estaba mejor trabajando la noche que le tocaba.

– Pues sí, dijo Paula. Porque saben hacer cada uno su trabajo fenomenal, pero si se lo intercambian todo resulta ser un desastre.

Y cuando su madre fue a despertarlos a la mañana siguiente, le gritaron: “¡Mami, mami, Papá Noel sólo puede venir en Nochebuena, y los Reyes Magos en la noche de Reyes. ¡No puede ser al revés!”

– ¿Lo veis? Hay un trabajo que cada persona puede hacer mil veces mejor que nadie, y debe hacerlo bien y disfrutar, sin tener envidia de los demás… ¡ni siquiera de Papá Noel o de los Reyes Magos!

Marta Nonide Robles (http://www.guiadelnino.com/)