Rigoletto – G. Verdi


Rigoletto es una de las óperas estrella de Giuseppe Verdi. Basada en la obra de teatro debufon Victor Hugo, Le Roi s’amuse (El rey se divierte), es un melodrama en tres actos cuyo libreto fue escrito en italiano por Francesco Maria Piave y la música compuesta por Verdi.

Los protagonistas de nuestra historia son el duque de Mantua, un personaje irresponsable y conquistador,  y Rigoletto su bufón jorobado.

Acto I

El duque de Mantua da una fiesta a la que están invitados miembros de la nobleza de los que se burla Rigoletto inventando planes para cada uno de los invitados pero el conde Monterone se enfadó mucho y pidió al cielo que cayera una maldición sobre el bufón.

Rigoletto, aterrorizado, previene a su hija Gilda obligándola a permanecer encerrada en su casa. Ella no le revela a su padre que se ha enamorado de un apuesto joven que conoció camino a la iglesia. El objeto de sus aflicciones es el duque, quien aparece en cuanto Rigoletto se va de la casa, sobornando a Giovanna, la niñera de Gilda, para que lo reciba y hable bien de él a la hija del bufón.  El duque de Mantua engaña a Gilda diciéndole que es un pobre estudiante.

Tras la partida de Rigoletto, los cortesanos del duque raptan a Gilda creyendo que es su amante  en lugar de su hija y engañan al bufón para que los ayude, haciéndole creer que es la condesa Ceprano a quien están raptando de la casa vecina. Cuando él se da cuenta lo que ha ocurrido, queda sumamente aturdido y recuerda la maldición.

Acto II

Los cortesanos describen el rapto de Gilda al duque que está encantado al descubrir que la han llevado a su palacio y lo espera en su habitación.

Rigoletto entra al palacio fingiendo indiferencia pero buscando desesperadamente signos del paradero de su hija. Cuando se entera de lo que realmente sucede, ruega a los cortesanos que le devuelvan a su hija. Gilda aparece y Rigoletto jura vengarse del duque Mantua.

Acto III

El bufón lleva a Gilda con él para espiar la posada, esperando que su hija se de cuenta de que el duque no es un hombre de honor en cuestiones del corazón pero ella no se sorprende.

Rigoletto la envía a su casa para que se disfrace de hombre para su viaje hacia Verona. Gilda se entera de que Sparafucile (un asesino) ha sido contratado para matar y arrojar al río en un saco al duque de Mantua y ve la oportunidad de salvar a su amado, pero, por error, el asesino la mata a ella. Cuando su padre va a arrojar el saco en el que la habían metido, oye cantar al duque, mira y ve que es su hija quien está dentro en su lugar.  Ella le asegura que rezará por él junto a su madre en el cielo. Nuevamente, Rigoletto recuerda la maldición de Monterone.

Anuncio publicitario

Katiuska, la mujer rusa – Pablo Sorozábal


katiuska

Katiuska, la mujer rusa es una opereta original de Emilio González del Castillo y Manuel Martí Alonso con la música de Pablo Sorozábal.

Algo que el maestro Sorozábal tenía claro era que no quería incidir en la moda del momento: zarzuelas rurales. En el ambiente musical se alababa un nuevo género: la opereta. De todo eso surgió una historia sobre el exilio ruso de la aristocracia con motivo de la revolución. El segundo acto se desarrollaría en París, lo cual permitía tratar este género más frívolo que era la opereta. traje tipico ruso

La obra está escrita en los años 30, donde pululan en España los flirteos con lo soviético, concretado en el comunismo y otras ideas izquierdistas. Estrenada el 21 de enero de 1931, como Katiuska o la Rusia roja, el éxito fue tremendo por la música y los intérpretes pero no por el libreto que no fue bien acogido, defraudó por completo al público, sobre todo el segundo acto, tanto fue así que, en diez días, se realizó un segundo acto totalmente distinto que fue el que triunfó, y desde entonces no ha dejado de hacerlo hasta nuestros días.

Nos encontramos en plena revolución rusa. Los nobles y burgueses huyen de Rusia y se imponen los soviets. Se habla de la justicia del pueblo y de la nueva era. Para complicarlo más el Comisario soviético Pedro Stakof, identificado con el nuevo régimen, es una persona noble y capaz de enamorarse de Katiuska: una princesa rusa. Y, un tanto utópico e ingenuo, pone en entredicho la realeza y su clase social. Por amor, Katiuska se queda en Rusia a ser una trabajadora más, mientras su clase social, incluido el Príncipe, van a huir gracias al salvoconducto que el Comisario Pedro ha firmado.

Pero, aún hay más, para eliminar las pruebas de traición el Comisario Superior de Kiev rompe el salvoconducto y pide a los soldados que acompañen a los fugitivos hasta la frontera. Como puede verse el amor lo puede todo. Todos estos rasgos humanitarios de los soviets, no coincidían con la propaganda que se lanzaba en los países no comunistas.

Podemos oír en este vídeo un fragmento de la obra, se titula «Rusita, rusa divina», espero que os guste:

Los principales personajes son los siguientes:

Katiuska: Única superviviente de la familia imperial rusa, protegida por el Príncipe Sergio y el Conde Iván y que termina enamorada de Pedro Stakof. El personaje lo interpreta una soprano.

Pedro Stakof: Comisario del Soviet de nobles ideales enamorado de Katiuska. Se enfrenta con los zaristas por su ideología, con sus soldados por defender a Katiuska y con el populacho por ser el encargado de cobrar los tributos. El papel lo canta un barítono. princesa rusa

Príncipe Sergio: Alternativa de poder zarista tras la ejecución de la familia imperial. Papel creado para un tenor.

Olga: Joven coqueta novia de Boni, asediada por el coronel Bruno Brunovich. Canta el papel una tiple cómica.

Bruno Brunovich: Coronel “en paro” del ejército zarista. Simpático pero solemne y vacuo en su patriotismo y bajo en sus instintos, en tiempos tuvo un asuntillo amoroso con Tatiana y ahora seduce a Olga, esclaviza a Boni y gorronea siempre. Papel para un bajo.

Boni: Antiguo asistente del coronel y novio “hasta cierto punto” de Olga. Papel para un tenor cómico.

Tatiana: Tía de Boni, dueña de la posada donde gorronea el coronel, y algo celestinesca al relatar a Olga sus antiguos amores. Papel para una tiple cómica a actriz cantante.

Amadeo Pich: Simpatiquísimo viajante de medias de “La Corona Imperial” de Tarrasa, que porfía en cobrar al coronel una antigua factura. Papel para un actor cantante.

princesa-principe

Pilar Jurado Ruíz


Pilar Jurado 3 copia

Pilar Jurado Ruíz nació en Madrid el 5 de enero de 1968. Es soprano, directora de orquesta y compositora española.

Empezó sus estudios con 8 años en e Real Conservatorio Superior de Música de Madrid en 1974, donde cursó piano, canto, composición, musicología, pedagogía musical y dirección de orquesta. Amplió su formación en Bélgica, Francia e Italia becada por el Ministerio de Asuntos Exteriores; perfeccionó su técnica vocal en París  y en la Academia Chigiana de Siena.

Su debút en 1992 como solista de la ópera Antigua fe, de Luis de Pablo, le proporcionaría un gran éxito que la llevó a actuar a los mejores teatros operísticos de Europa, obteniendo su consagración ese mismo año con su representación de la ópera barroca Viento es la dicha de amor, de José de Nebra.

En 1997, actúa en la primera representación que se hizo en el Teatro Real de Madrid en su re-inauguración, con la ópera de Manuel de Falla La vida breve. Su relación con el teatro madrileño se fideliza con varias montajes sucesivos durante numerosas temporadas. En 2000, Pilar Jurado debuta en el Concertgebouw de Amsterdam y en el Liceo de Barcelona en la ópera Don Quijote de Jose Luis Turina, con montaje de La Fura dels Baus. Posteriormente, se hace hueco en los teatros de toda Europa y Asia.

Además, es profesora de Contrapunto y Fuga del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid. Como compositora, ha recibido numerosos encargos de distintas instituciones como el  Taller de Música Contemporánea de la Universidad de Málaga, la Fundacion Juan March, del Congreso Mundial de Saxofón, del Festival de Música Contemporánea de Rotter­dam (Holanda), o del  Centro para la Difusión de la Música Contemporánea. Ha presentado sus creaciones en el Festival Internacional de Música Contemporánea de Alicante, Festival Internacional de Música y Danza de Granada, ENSEMS de Valencia y ciclos de la Fundación Juan March. Sus obras han sido interpretadas en España, Inglaterra, Alemania, Austria, Holanda, Cuba, EE. UU. y difundida por la U.E.R. a toda Europa.

En cuanto a sus discos, Pilar Jurado ha sabido interpretar a la música barroca con ritmos electrónicos. También mezcla ópera con ritmos de jazz, bossa nova o canciones procedentes del cine. Ejemplo de estos trabajos de fusión son los discos Brazil (2002), PJ Proyect (2005), L’arte della coloratura (2008), Arias de cine y Una voz de cine (ambos de 2010).

  En el vídeo una pieza correspondiente a la obra L’arte della coloratura: “Una voce poco fa”

Ha cosechado numerosos premios: Premio Iberoamericano Reina Sofía(1992), Premio Jacinto Guerrero (1993), Premio Cristóbal Halffter de Composición para órgano (1993), Primer Premio SGAE (1997), Premio Ojo Crítico en 1998 por su triple faceta: cantante, compositora y directora de orquesta, Premio Villa de Madrid (2000).

Es miembro de la Asociación Madrileña de Compositores y de la Asociación Mujeres en la Música.

En febrero de este año 2011 estrena una ópera por encargo de D. Antonio Moral para el Teatro Real de Madrid, se convertirá así en la primera mujer que estrena una ópera en este Teatro. La obra se llama “La página en blanco” a la que ha calificado como un thriller operístico. En esta ópera, según ha revelado su autora, se tratan temas muy actuales, la cibercultura, la soledad del compositor, la soledad del ser humano actual ante un ordenador, que no necesita moverse de la silla para vivir una vida a veces ficticia, ¡ hay hasta robots ! …

En palabras de la autora:

“Es la historia de un compositor que escribe una ópera, ópera dentro de opera, como hizo Strauss. Es un ‘thriller’ relacionado con la cibernética. Quería un tema actual con el que se sintiese identificado el público. El mundo funciona por complicidades y cuando haces cómplice a los demás de lo que quieres, entran en el juego. La vida y el arte es un juego. Quería que la historia hablase del hombre de hoy. Creo que el artista tiene que ser testigo de su momento y dar su opinión. Hablo de la soledad del ser humano frente a un ordenador, cada vez más aislado de entorno y realidad para imbuirse en una realidad virtual y llegará el momento en que no sabremos qué es real y que no. La ópera habla también de pasiones. ‘La página en blanco’ es lo que un compositor se encuentra y habla de alegoría de que nuestra vida y el futuro, que es una página en blanco que se escribe cada día.”

La voz humana


La voz es el instrumento musical más perfecto. Las voces se clasifican por su timbre y su tesitura o extensión en:

Voces blancas: las de mujer y de niño o niña.

  • Soprano: es la voz más aguda.
  • Mezzosoprano: es el término medio entre los extremos.
  • Contralto: la voz más grave de mujer.

Voces graves: las de hombre, clasificadas una octava más grave que las femeninas.

  • Tenor: es la voz más aguda.
  • Barítono: es la voz intermedia.
  • Bajo: la voz más grave de hombre.

Como representación de bajista conocido tenéis a Yevgeny Nesterenko interpretando la famosa “La canción de la pulga” (Song of de Flea) compuesta por  Mussorsky y cuya letra es del dramaturgo alemán Wolfgang Goethe:

Existe una voz masculina más, es especial, se llama contratenor, esta es la voz de hombre que, debido a la especial conformación de la glotis, posee un timbre femenino muy agudo. Se puede definir como un contralto masculino que canta en falsete. En cierto modo sustituye a la voz del castrati (como se llamaba en el barroco) aunque no tiene nada que ver con estos. Se utiliza en la música antigua y barroca, en papeles que también se adjudican a voces de mujer. En inglés recibe el nombre de countertenor y en francés el de ténor hautecontre.

Algunos cantantes que iniciaron sus carreras en coros infantiles, han mantenido con el cambio de voz su ámbito agudo, en parte por su facilidad para el falsete, construyendo una especie de voz paralela a la de su registro natural. Una de las figuras más aplaudidas del momento, David Daniels comentaba que, hasta los 17 años, siguió cantando como soprano. Tras su cambio hormonal, lo hizo como tenor.

El único país que ha mantenido una tradición de contratenores puros ha sido Inglaterra. Henry Purcell, uno de los grandes nombres del barroco, lo era y para este tipo de voces escribió muchas obras.

El más famoso de todos los sopranos (aunque hay quien afirma que era contratenor) fue Carlos Broschi también llamado Farinelli, interpreta aquí «Lascia ch’io pianga» de la ópera Rinaldo, compuesta por Häendel.

Una de las figuras más representativas del momento es Andreas Scholl.

También tengo que decir que cuando se reunen niños o niñas de distintas voces lo llamamos escolanía. Quizá os suene esta canción titulada “In the Jungle”:

A los grupos de adultos con estas mismas características se les llama coros, es decir, en un coro se agrupan todas las voces aunque pueda haber solistas de cualquiera de ellas, igualmente podemos encontrarnos coros femeninos y coros masculinos.

He tratado ya en este blog distintas representaciones de voces, podéis ir pinchando encima para verlos.

Dúo de los gatos – G. Rossini


 Es este un dueto buffo que fue escrito por Rossini. El famoso y cómico «Dúo de los gatos» sólo consta de la palabra «miau» repetida de múltiples formas que entrañan gran dificultad para sus intérpretes.

G. Rossini tenía un gran sentido del humor y no le hacía ninguna gracia que los cantantes modificaran las partituras de sus óperas en beneficio de su propio lucimiento, osadía en la que, a principios del siglo XIX, las sopranos eran auténticas virtuosas. Se desconoce con certeza si algo de lo segundo tuvo que ver en la composición de esta pequeña pieza para piano y dos voces femeninas, generalmente soprano y mezzosoprano, pero lo cierto es que llamó poderosamente la atención que el gran Rossini hiciera cantar a dos gatos. La compuso el maestro en honor de un par de gatos que todas las mañanas venían a visitarlo a su ventana en su casa de Padua.

Cecilia Gallego


Es una soprano nacida en Málaga, donde realiza sus estudios de música en el Conservatorio Superior (piano, violín,etc) y comienza los de canto, aunque es en la escuela Superior de Canto de Madrid donde realmente se forma como cantante, con los catedráticos T. Tourné, V. Elcoro, F. Lavilla,etc. Posteriormente continuará su formación en la Escuela de Ópera de Viena, gracias a las becas obtenidas por concurso nacional: “Juventudes Musicales” (Madrid-1989) y “Banco de España” (Madrid-1991), siendo el presidente del tribunal de la última, Cristóbal Halffter.

Representa a España en el “Encuentro de Jóvenes Músicos Europeos” en el Castillo de Chimay (Bélgica), seleccionada por Teresa Berganza.

Ha realizado giras por Estados Unidos (New York, S. Francisco, Washington (Kennedy Center), Boston, Chicago, Miami, Houston, Baltimore, Santa Fe, Alburquerque), Corea del Norte, Suiza, Alemania, Chequia, Eslovaquia, Austria (Konzert-Haus), Italia y España (Auditorio Nacional y Teatro Real entre otros en Madrid, Auditorios de Santiago de Compostela, Orense, Manuel de Falla en Granada, Palacio de la Ópera en La Coruña, Teatro Jofre en El Ferrol, Teatro Cervantes en Málaga,Teatro Arriaga en Bilbao, Teatro Central en Sevilla, Teatros Isabel la Católica y Alhambra en Granada, etc).

Primeros premios en los siguientes concursos:
– Trofeo “Plácido Domingo”. Madrid.
– IV Concurso Nacional de Jóvenes Intérpretes “Ciudad de Albacete”. Juventudes
Musicales de Albacete.
– III Concurso Nacional “Ciudad de Logroño”
– Concurso Permanente de Jóvenes Intérpretes. Madrid

Guillermo Tell – Rossini


guillermo Según la leyenda, Guillermo Tell era un habitante de Bürglen (pueblo del cantón suizo de Uri), ballestero, famoso por su puntería, de finales del siglo XIII y principios del XIV. En aquella época, la Casa de Habsburgo se había anexionado recientemente algunos cantones suizos en su intento de conseguir la contigüidad territorial entre sus posesiones en el alto Rin y las del Tirol.

Cierto día en el que Guillermo Tell, que hasta entonces no había desarrollado ninguna actividad política, pasaba por la plaza mayor de Altdorf acompañado por su hijo, rehusó inclinarse en señal de respeto ante el sombrero instalado en la plaza simbolizando al soberano de la Casa de Austria. Ante tal muestra de rebeldía ante su legítimo señor, el gobernador de Altdorf, Hermann Gessler, presentado como un individuo colérico y sanguinario, detuvo a Tell. Habiendo llegado a sus oídos noticia de su fama como ballestero, le obligó a disparar su ballesta contra una manzana colocada sobre la cabeza de su propio hijo, el cual fue situado a 50 pasos de distancia. Si Tell acertaba, sería librado de cualquier cargo. Si no lo hacía, sería condenado a muerte.WilliamTell

Tell intentó en vano que Gessler cambiara su castigo, de modo que introdujo dos flechas en su Ballesta, apuntó y gracias a su habilidad como ballestero consiguió acertar en la manzana sin herir a su hijo. Al preguntarle el gobernador por la razón de su segunda flecha, Guillermo Tell le contestó que estaba dirigida al corazón del malvado gobernador en el caso de que la primera flecha hubiera herido a su hijo. Enfurecido por la respuesta, volvió a detenerlo y mandó que lo encarcelaran en el castillo de Küssnacht. En el camino al castillo, a través del lago de los Cuatro Cantones, estalló durante la travesía una tormenta que a punto estaría de llevar a pique a la nave. Tell, desatado por los guardianes para que pudiera llevarlos a tierra, se hizo con el control del barco y logró llevarlo a la orilla, salvando así su vida y la de los demás ocupantes de la barca, entre los que se encontraba el propio Gessler. Apenas desembarcado, Guillermo Tell huyó, tendiendo poco después una emboscada al gobernador y matándolo con su segunda flecha. Este hecho marcaría el comienzo de la sublevación de los cantones suizos de Uri, Schwyz y Unterwalden contra los Habsburgo, convirtiéndose en un mito fundamental en la lucha de Suiza por su independencia.

Basándose en esta leyenda, y sobre todo en la historia escrita por el dramaturgo y poeta alemán Friedrich Schiller, compuso Rossini la música de la ópera del título de nuestro cuento.

Esta es una ópera seria y de gran extensión, de gran impulso dramático y lírico, proveniente de la partitura totalmente distinta de las que nuestro autor había compuesto en su época anterior. Esto convierte a Guillermo Tell en una ópera romántica.

Existen varias grabaciones de la obra, pero dada su longitud y las capacidades técnicas del reparto no se produce con regularidad (casi seis horas y un tenor capaz de lograr hasta veintiocho dos de pecho).

Admirable interpretación que hace el tenor Alfredo Kraus de este “Il picolo legno ascendi”:

O de este otro fragmento de la obra “Sombre foret” por Monserrat Caballé (soprano):

Os sonará esta melodía desarrollada por el corno inglés (ya lo vimos en la familia de los oboes):

Y … estoy totalmente segura de que esta obertura os sonará de las películas y también de que podéis ir reconociendo los instrumentos de la orquesta que se ven en la presentación: