Richard Wagner


Nació en Leipzig el 22 de mayo de 1813 y murió el 13 de febrero de 1883 en Venecia.

En 1833 fue director de coro en Wurtzburg y en 1834 dirigió la orquesta del Teatro Municipal de Magdeburg. Se casó con Mina Planner, y en 1839 huyó de sus acreedores trasladándose a París.

Después de años de pobreza consiguió que se estrenaran sus obras Rienzi (1842) y El buque fantasma (1843) en Dresde, donde en 1843 fue nombrado maestro de capilla de la corte y compuso Tannhaüser (1845) y Lohengrin (1850).

En 1849, luego de colaborar con la revolución, huyó a Weimar y luego a Zurich. Allí se transformó su vida: se separó de su esposa y comenzó una relación con Mathilde Wesendonck, lo que otorgó otro vuelo creativo (Canciones de Wesendonck, 1857).

Escribió trabajos teóricos (La obra artística del futuro, 1849; Ópera y drama, 1851). En 1859 compuso Tristán e Isolda; en 1854 inicia su tetralogía El anillo del Nibelungo con su primera parte, El oro del Rhin, magna obra que seguiría en 1856 con La Walquiria,  Sigfrido en 1869 y El ocaso de los dioses en 1876.

En 1870 se casó con la hija de Franz Liszt, Cosima. En 1882 se estrenó su última obra, Parsifal, en el Teatro de los Festivales de Bayreuth.

 Su obra está marcada por la renovación de la ópera, consumando la concepción romántica de la obra de arte total. Temas como la caridad, el amor, la redención, la voluntad, el deseo, etc… son las piedras angulares del mensaje wagneriano.

Y … ahora … una peli que os va a gustar, Elmer Gruñón y Bugs Bunny quienes parodian  El anillo del nibelungo:

La tuba


tubas_w800__800x332_e72ef825645e5747e328b7bb8a781e72  

sausafonLa tuba es el instrumento más grave de la familia del viento metal. Su tubo es de sección cónica, tiene tres o cuatro válvulas, boquilla de copa, tubo arrollado en vertical y pabellón dirigido hacia arriba. La patentó en 1835 el director de banda alemán Friedrich Wilhelm Wieprecht y el constructor de instrumentos Johann  Gottfried Moritz. Fue uno de los varios intentos para proporcionar un instrumento de válvulas bajo a la familia del viento de la banda. Entre sus antecedentes  están el serpentón (instrumento de viento de madera con forma de S y agujeros para los dedos, este instrumento fue desplazado rápidamente por la tuba, que fue creada el 1830; no podemos considerar la tuba una evolución del serpentón ya que son instrumentos muy diferentes),  y el  oficleido (un fliscorno bajo con llaves). Es un instrumento que no ha experimentado pocas modificaciones, pero en el siglo XX se creó una variante que es muy utilizada en las bandas de música, el sousafon o el helicón (predecesor del sousafón).  La tuba tiene una extensión de más de tres octavas. La tuba bajo se afina en mi bemol o fa;  en el caso de la contrabajo, en si bemol o do. El helicón es una tuba con el tubo arrollado en forma de círculo. El sousafón es una variedad del helicón. La boquilla de la tuba se coloca al principio del tubo y es en semiesfera igual que la de la trompeta y el trombón. Igual que otros instrumentos de viento metal, contiene un sistema de válvulas que alarga o acorta el tubo.    

tubaConnCastellanoEs un instrumente de sonido potente pero poco ágil en el registro grave donde el músico ha de respirar frecuentemente porque se necesitan grandes cantidades de aire. Aunque hay diferentes tamaños de tubas, la tuba no es un instrumento transpositor pero existen variantes como el bombardino que esta afinado en si b que es una tuba de tamaño reducido y sonido más agudo que es utilizada en las bandas. Los primeros instrumentos de metal bajos de válvulas se fabricaron en Alemania y Australia en la década de 1820. Gracias a la mejoras, en la segunda mitad del siglo era ya habitual en bandas y orquestas. Las tubas de Wagner son instrumentos con cuatro válvulas y tubo más estrecho diseñadas por Richard Wagner, que quería un color como el de la trompa (así que combina los dos instrumentos)  para su tetralogía “El anillo de los nibelungos”. El término tuba se aplica también a otros instrumentos graves, en especial a los bombardinos. 

Es una tetralogía, con tres óperas y una de introducción en la que se aborda la historia de Sigfrido y los nibelungos. Wagner tardó varios años en la creación de esta monumental obra, realizando no solo investigaciones en el texto en que se basó , la Saga Völsunga y de los Eddas,mismo texto que sirve de inspiración a JRR Tolkien en su obra más conocida, El señor de los anillos y que tiene grandes similitudes con el drama Wagneriano. Esta obra trata de la versión en prosa de las leyendas islandesas de Nains, de los Nibelungos y de Sigurd, hijos de Völsung. Esta epopeya sobrevivió a la civilización vikinga gracias a su excepcional calidad literaria, que algunos equiparan a la leyenda de Troya de los griegos. Pero Wagner realizó cambios significativos, alejando su obra de aquella saga de autor desconocido. La obra de más de 15 horas de duración, se divide en:Anel%20dos%20Nibelungos Das Rheingold (El oro del Rhin)
Die Walküre (La Walkiria)
Sigfried (Sigfrido)
Götterdämmerung (El ocaso de los dioses) La obra cuenta con gran variedad de personajes que entran en el terreno de la fantasía, como las ninfas Rheintöchter (Hijas del Rhine), dwarves o enanos (Alberich y Mime), gigantes (Fasolt and Fafner), Dioses (Wotan, Freia, Brünnhilde), semi dioses (Loge), mitad dioses, humanos con grandes poderes (Siegmund, Sieglinde y Siegfried), humanos (Gunther, Gutrune y Brünnhilde), semi-enanos (Hagen), dragones (Fafner again) etc. Los Nibelungos: El pueblo de enanos que viven de la tierra, en sus entrañas, trabajando arduamente y con alegría para obtener sus frutos, sin cansancio ni agobio, les dominado por el Anillo, por la usura y codicia. y el látigo de Alberich. Mime y los Nibelungos lloran bajo el castigo de Alberich, se afanan para lograr más y más oro para el que ya lo tiene todo, es el destino del pueblo bajo la usura. Movidos por la envidia y la codicia, no se dan cuenta que son esclavos de los que dominan el secreto de la Usura. Soñando con ser ellos los nuevos Alberich, como hace Mime, no son más que una mayoría de esclavos para una minoría de usureros.
Un pueblo corrupto por el anillo que solo vive para salvaguardarlo y a su posesor, aquí tenemos una clara analogía con los Nazgul de la tierra media. 

En Las Walkirias: Sieglinde y Siegmund representan los buscadores de la verdad, aquellos que fueron separados de ella cuando niños, la pérdida de la inocencia y al mismo tiempo el sentido del destino y el honor. Siegmund es una criatura asocial en un proscrito perseguido, que desde hace muchos años vaga sin hogar por el mundo, y sin embargo, su amor se enciende en cuanto se conocen – un amor tan sobrecogedor que uno no puede vivir sin el otro –
Brünnhilde es la walkiria de la verdad, ella ve los verdaderos sentimientos de su padre, que para conservar su poder de gobernante tiene que actuar en contra de su voluntad y dejar que maten a su hijo. Es terrible separarse de la verdad. Y Wotan lo experimenta cuando, limitado por el credo, tiene que hacer dormir a Brünhilde con estas palabras: “No despertarás hasta que venga uno que sea más libre que yo”.  

 Por otro lado también representa a la virgen guerrera inmortal, que al ver que tendrá que perder su estatus inmortal lo hará solo si es por el mejor de los hombres. Algo similar a Arwen de Tolkien, este mito donde el hombre solo podrá alcanzar su amor puro e inmortal si es el mejor, es puro, honrado y libre, tan libre como es ese mismo amor.

 Fricka representa el poder gobernante, los convencionalismos, las normas que en ocasiones bajo un velo de moralidad o de rectitud amenazan con poner en peligro la sociedad misma. Una burla a las concepciones moralistas del siglo XIX por parte de Wagner. Los matrimonios en el «Anillo», por ejemplo el de Wotan y Fricka, o el de Sieglinde y Hunding, se caracterizan por la ausencia total de amor, y de hecho por la violencia. Una característica notable de estos matrimonios es la carencia de hijos, mientras que la relación entre Siegmund y Sieglinde da como fruto un hijo.  

  

Animales en los cuentos de hadas: simbolismo del cisne, pato y oca


Los cisnes (patos u ocas) suelen aparecer en muchos mitos y juegos. En España es famoso un juego infantil de mesa (el juego de la oca), similar a un monopolio, DiscodePhaistos470x470 pero con un camino en espirar y con venturas y desventuras, el juego termina cuando todos llegan a la meta, y ha sido tomado como ejemplo de la peregrinación a Santiago de Compostela. En muchos cuentos la palmípeda suele producir huevos de oro, recuerdo quizás de que el mundo surgió de un huevo cósmico dejado por una de esas aves. Estas aves representan el camino de la superación, su color blanco esta asociado a la luz y el sol, son el ejemplo de la transmutación a la que se dirige el personaje o protagonista, el mejor ejemplo es el cuento del patito feo.

La mitología griega nos cuenta dos mitos sobre el cisne; en un primer mito Némesis, la diosa de la justicia y la venganza, escapaba de los avances sexuales de Zeus, mientras se iba transformando en distintas bestias y aves, igual su perseguidor; cuando se transformó en gansa, Zeus se metamorfoseó en cisne, y por la belleza del ave, Némesis cayo en sus brazos. Producto de esa unión tendría un huevo, que sería entregado por un pastor a Leda, reina de La conia; del huevo del que surgiría luego la más hermosa mujer entre los hombres, Helena. En otra versión es Leda la que sucumbe al Zeus transformado en cisne, y de esa unión tendrá cuatro hijos, dos de Zeus y dos de su esposo Tindareos; los hijos de Zeus serán la bella Helena y el joven Polideuco (Pólux), mientras que hijos de Tindareos serán Clitemnestra y Cástor. Los dos jóvenes chicos serán conocidos como los gemelos Dioscuros (hijos de dios —Zeus—). Ambos chicos intervinieron en muchas aventuras y al morir para no separarlos los dioses los colocaron entre las estrellas, formando la constelación de Géminis, mientras que en recuerdo a su padre un cisne vuela sobre ellos en los cielos.

La constelación del cisne también tiene en su origen otras versiones; cuando Faetón pierde el control del carro solar y es fulminado por Zeus, un amigo del joven llamado Cygnus se zambulló en las aguas del mar para tratar de rescatar el cuerpo carbonizado. Apolo se apiadó de joven y lo subió al cielo transformándolo encisne cisne. En otra versión la constelación del cisne y del águila fueron coladas por Zeus en los cielos para conmemorar su engaño a Leda y el rapto de Ganímedes. La constelación del cisne es llamada también la cruz del norte, aparece en los meses de junio (verano) y su dirección suroeste marca sobre el camino (la vía láctea) la peregrinación a Santiago de Compostela.

En el mundo celta, Brigid diosa del fuego y la inspiración asume varias formas, entre ellas la del cisne, representado a los cielos y al agua (la lluvia) como dador de vida. Por otra parte las valquirias germanas y escandinavas se transforman en cisne por igual motivo, siendo imágenes de los vientos y las lluvias.

Dado que las parejas de cisnes parecen ser monógamas han inspirado en el mundo celta la idea del amor verdadero y de amantes transformados en cisnes. Aengus Mc Og, hijo del dios celta Dagda y Boanna, se enamoró de la joven Caer; al pedir la mano de la joven esta le fue negada, la razón es que la joven tenía una maldición en la cual un año era cisne y el otro mujer. Angus Og no soportó la perdida de la amada y se transformó en cisne para acompañarla siempre.

Esta historia inspiraría al famoso ballet “El lago de los cisnes” del compositor ruso Tchaikovsky. En esta historia el príncipe Sigfrido debe buscar esposa, mientras pasea por el bosque un grupo de cisnes que nadan bajo la luz de la luna se transforman en bellas doncellas, su reina Odette narra al príncipe que sufre la maldición del brujo Rothbart y sólo el verdadero amor romperá el hechizo. En la fiesta en palacio mientras le presentan las candidatas, el joven no deja de pensar en la reina Odette y espera impaciente su llegada, y por la entrada entran finalmente el barón Rothbart y su hija Odile; confundiendo a Odile con Odette, Sigfrido la image054jura amor eterno a la joven equivocada, cuando llega finalmente Odette y Sigfrido descubre el engaño ya es tarde; Odette regresa al lago en llanto y Sigfrido corre a pedir su perdón, ya es tarde el hechizo no puede ser roto Odette muere de dolor y Sigfrido se suicida para acompañarla, liberando con su sacrificio al resto de las doncellas del hechizo y matando al brujo Rothbart al romper su encantamiento.

Entre los cuentos más famosos tenemos a “Los cisnes salvajes” de Hans Christian Andersen, donde un grupo de hermanos son transformados en cisnes por su madrastra, y sólo su joven hermana debe librarlos del hechizo tejiendo lino extraído de las ásperas ortigas, sin decir palabra; y del mismo autor “El patito feo“.

También tenemos una fábula de Esópo  la oca de los huevos de oro, donde el dios Hermes le regala a un campesino una oca que produce huevos de oros, este no dispuesto a esperar pensó que el ave era de oro y al matarla para ver su interior descubrió que era todo de carne, quedándose sin la oca y sin los huevos. Los hermanos Grimm hacen su propia versión y existe la versión tradicional anónima de Jack (Juan) y la Habichuela Gigante (también llamada La Gallina de los Huevos de Oro o Jack y las Judías Mágicas); donde un chico en la pobreza vende su vaca a cambio de unos frijoles mágicos, estos crecen en la noche llevando a Jack a los cielos hasta el castillo de un gigante/ogro donde hay una pata/oca/gallina que produce huevos de oro.

De: http://arescronida.wordpress.com/

Para ilustrarnos he aquí la escena final del segundo acto del Lago de los Cisnes de Tchaikovsky:

El lago de los cisnes – Tchaikowsky


Black_Swan06

El lago de los cisnes es sin duda el ballet más popular de la historia.

La obra transcurre entre el amor y la magia, enlazando en sus cuadros la eterna lucha del bien y del mal. La protagonizan el príncipe Sigfrido, enamorado de Odette, joven convertida en cisne por el hechizo del malvado Von Rothbart y Odile el cisne negro e  hija del brujo.

El jardín del castillo del príncipe Sigfrido – Primer acto

Sigfrido cumple 20 años, y el joven príncipe está celebrando la ocasión en el jardín de su palacio. Jóvenes de los estados de alrededor han venido a rendirle tributo. Cuando todos empiezan a divertirse en la fiesta, el buen humor es interrumpido por la entrada de la Reina y sus damas de honor. Ella observa a sus amigos con considerable desdén.bufon Sigfrido se altera cuando su madre le señala que debe escoger pronto una esposa.
Su indicación, en el fondo, es una orden, y Sigfrido la rechaza obstinadamente. Mañana por la noche, su cumpleaños se celebrará formalmente con un baile en la corte, y allí, entre las más hermosas damas de la comarca, debe escoger a su futura esposa. Sigfrido ve que toda discusión es imposible y parece que se somete a su voluntad.
El Bufón, intenta restaurar el espíritu de la feliz ocasión. La noche comienza a caer. El Bufón, su amigo, sabe que Sigfrido debe distraerse en lo que queda de la velada. Oye el sonido de alas agitadas por encima, mira hacia arriba y ve en el cielo hermosos cisnes salvajes en pleno vuelo. El Bufón sugiere que el príncipe forme una partida de caza y vaya en busca de los cisnes. Sigfrido accede.

La orilla del lago – Segundo acto

La partida de caza comienza. A una pequeña distancia de ellos, se están deslizando plácidamente los cisnes. Conduciendo al grupo de cisnes hay una hermosa ave.odette_The_Swan_Princess_by_Haracacash
El príncipe camina a lo largo de la orilla del lago hacia los cisnes; cuando está a punto de seguirlos ve algo en la distancia que le hace vacilar. Se para cerca de la orilla, luego se retira rápidamente a través del claro para esconderse. Ha visto algo tan extraño y extraordinario que debe observarlo detenidamente en secreto.
Apenas se ha escondido, entra en el claro la más hermosa mujer que nunca ha visto. No puede creer lo que ven sus ojos, puesto que la joven parece ser a la vez cisne y mujer. Su hermosa cara está enmarcada por plumas de cisne, que se unen a su pelo. Su vestido, puro y blanco está embellecido con suaves plumas de cisne, y en su cabeza descansa la corona de la Reina de los Cisnes. La joven piensa que está sola y aterrorizada, todo su cuerpo tiembla, sus brazos se aprietan contra su pecho en una actitud, casi desvalida, de autoprotección; retrocede ante el príncipe, moviéndose frenéticamente, hasta el punto de caer desesperadamente al suelo. El príncipe, ya enamorado, le ruega que no se marche volando y ante su miedo el príncipe le indica que nunca le disparará, que la protegerá. Ella es Odette. El príncipe la saluda y dice que la honrará, pero le pregunta:

– ¿A qué se debe que seas la Reina de los Cisnes?

– El lago, – le explica – fue hecho con las lágrimas de mi madre. Mi madre lloraba porque un hechicero malvado, Von Rotbart, me convirtió en la Reina Cisne. Y seguiré siendo cisne, excepto entre la media noche y el amanecer, a no ser quemagosonidosweb2yj8 un hombre me ame, se case conmigo, y me sea fiel.

Sigfrido apoya las manos en su corazón y le dice que la ama, que se casará con ella y que nunca amará a otra, y promete su fidelidad. Ahora, indignado por el destino de su amor, quiere saber dónde se esconde Von Rotbart. Justo en este momento, el mago aparece a la orilla del lago. Su cara parecida a la de un búho es una odiosa máscara, tiende sus garras haciendo señas para que Odette vuelva a él. Von Rotbart señala amenazadoramente a Sigfrido. Odette se mueve entre ellos, suplicando piedad a Von Rotbart.

El príncipe le dice que debe ir la próxima noche al baile de palacio. Acaba de cumplir la mayoría de edad y debe casarse, y en el baile debe escoger a su novia. Odette le replica que no puede ir al baile hasta que no se case hasta que Von Rotbart no deje de tener poder sobre ella de otro modo el hechicero la descubriría y su amor peligraría.
Cuando los amantes han dejado el claro, las huestes de Odette, todos los cisnes que, como ella misma, asumen forma humana sólo en las horas entre la medianoche y el amanecer, entran bailando desde la orilla del lago.

El gran salón del castillo del príncipe Sigfrido – Tercer acto

El baile está a punto de comenzar.Embajadores de tierras extranjeras, ataviados con sus brillantes trajes nativos, han llegado a rendir tributo al príncipe en su cumpleaños. Se anuncia  la llegada de cinco hermosas muchachas, invitadas por la Reina como posibles novias para su hijo.
Sigfrido, piensa sólo en el claro a la orilla del lago y en su encuentro con Odette. Su madre le inquiere a que baile con sus invitadas.2054
Baila de forma automática e indiferente y se sume en una profunda melancolía. Un heraldo se apresura a informar a la Reina de que una extraña pareja ha llegado. No sabe quiénes son, pero manifiesta que la mujer posee una extraordinaria belleza.
Un caballero alto y con barba entra con su hija. Cuando el caballero se presenta a si mismo y a su hija Odile, a la Reina. Sigfrido, perturbado casi hasta perder el control mira fijamente a la hermosa joven. Está vestida de sobrio negro, pero es la viva imagen de su querida Odette. Se trata de Von Rotbart, que se ha transformado a si mismo y a su fingida hija para engañarlo y rompa la promesa hecha a Odette de que nunca amará a otra.
La Reina tiene ahora esperanzas de que su hijo se case con una dama de rango, como Odile aparenta ser, e invita a Von Rorbart a sentarse a su lado en el estrado.

Odile ha logrado enamorar a Sigfrido y éste piensa que no es otra que Odette. Mientras bailan los dos jóvenes Odette se deja ver en la distancia y hace señales a Sigfrido de que si continúa en esa actitud puede ser fatal para ella. Luego, Sigfrido se aproxima a Von Rotbart y pide la mano de Odile y éste da inmediatamente su consentimiento. En ese momento hay un estrépito de trueno. La sala de baile se oscurece. Rápidos destellos de luz muestran a los asustados cortesanos abandonando el salón de baile, a la princesa madre aturdida, y a Von Rotbart y Odile de pie ante el príncipe en triunfo final de autorrevelación. Sigfrido no puede soportar sus risas odiosas y crueles, y se vuelve para ver en la distancia la patética figura de Odette. Buscándole desesperadamente, con su cuerpo agitado por los sollozos. Cae al suelo atormentado por su falta.

La orilla del lago – Cuarto actothe_swan_princess_profilelarge

Las doncellas cisne se han agrupado a la orilla del lago. Cuando aparece llorando, intentan consolarla. Le recuerdan que  Sigfrido es solo un humano, que podría no haber conocido el hechizo, y podría no haber sospechado del plan de Von Rotbart. Sigfrido entra corriendo en el claro y busca frenéticamente a Odette entre los cisnes. Le toma entre sus brazos, pidiéndole que le perdone y jurándole su amor infinito. Odette le perdona pero le dice que no sirve para nada, pues su perdón se corresponde con su muerte. Cuando aparece Von Rotbart, Sigfrido le desafía, y tras la lucha Von Rotbart es vencido por la fuerza del amor del príncipe a Odette.