Adivinanza de la semana (74)


A un olmo seco – Antonio Machado


Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo
algunas hojas verdes le han salido.

¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.

No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.

Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas en alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.

Educar en valores: cuidar el medio ambiente


En los tiempos que corren, me parece primordial que dediquemos tiempo a enseñar a nuestros hijos a cuidar el medio ambiente, es decir, a valorar y respetar la naturaleza. Normalmente empiezan a aprenderlo desde pequeñitos en el colegio pero es imprescindible apoyar esta enseñanza en casa, en familia.

La educación ambiental va dirigida a formar valores, actitudes y conductas a favor del medio ambiente, por lo que es preciso transformar esas actitudes, conductas y comportamientos humanos así como adquirir nuevos conocimientos.

Para conseguir este amor por la naturaleza la mejor forma es planificar actividades con el objetivo de enseñarlos a amar el medio ambiente, facilitar su contacto con el campo, playa, montañas, ríos, y todo lo que engloba la naturaleza, y darles la posibilidad de observar, preguntar, y expresar sus ideas en cuanto al tema.

¿Cómo enseñarles?:

  • Debemos intentar tener contacto con la naturaleza siempre que sea posible: en los paseos por el campo o por la playa.
  • Plantando árboles y semillas en macetas.
  • Buscando y dibujando insectos, sus formas, sus colores.
  • Responsabilizándolos del cuidado de una mascota, gusanos de seda, etc.
  • Respetando a los animales, los ríos, a las plantas y sus flores.
  • Visitando a algún jardín botánico.
  • No arrojar basura en la calle, en el campo, ni en los ríos y mar.
  • Enseñándoles a ahorrar agua y luz.
  • Enseñándoles a reciclar.
  • Y sobre todo darles nuestro ejemplo.
    El reciclaje merece una entrada específica aparte.

Educar en valores: respeto al bien común


La enseñanza del respeto por el bien común comprenderá desde el respeto a las cosas que en la escuela o en casa son bienes comunes hasta los que corresponden a los bienes sociales, como lo son: parques, bibliotecas, teatros, monumentos, museos, cines, etc. Los niños deben aprender a no romper plantas94135_comparte_abuelo del jardín, ni los juguetes del parque, a no estropear el césped, ni a pintar las paredes. Deben aprender también a cuidar los libros de la biblioteca, a no tocar los cuadros, esculturas, u otros objetos de un museo, y no molestar a los animales en el zoo.

Aprender a tener respeto al bien común

La naturaleza, así como las calles, plazas, lagos y fuentes, son bienes comunes. Como tal deben ser respetados. Los niños deben saber que no es correcto que se tire basura ni restos suelo, que no se debe bañar en las fuentes, ni hacer ruido en los museos, ni romper asientos de los teatros o cines.

El niño puede aprender a ser respetuoso al bien común:ecologia-interior1

– Con ejemplos
– A través de cuentos
– Observando las señales de prohibición que hay en los sitios públicos
– Acudiendo, siempre, a las bibliotecas, museos.
– Acudiendo a parques y a calles limpias
– Participando de talleres sobre el reciclaje
– Reciclando la basura de su casa
– Estando en contacto con la naturaleza
– Conociendo el valor de los ríos, del aire, de la naturaleza
– Conociendo los beneficios que nos brinda la naturaleza