Moisés


lahistoriademoises En el siglo XII a.C., nació Moisés, en una familia hebrea de la tribu de Leví, cuando el faraón  ordenó a los soldados egipcios la muerte de todos los niños hebreos varones primogénitos para que los esclavos no pudieran sublevarse, su madre y su hermana decidieron ponerlo a salvo escondiéndolo hasta la edad de tres meses y luego lo colocaron en una cesta de papiro que lanzaron al Nilo. Una hija del faraón, que fue a bañarse en el río encontró al niño y decidió criarlo. Le dio el nombre de Moisés que significa “salvado de las aguas” y creció y se educó en la corte del faraón.

Sobre la juventud de nuestro personaje sabemos poco hasta que comienza su vida como salvador del pueblo de Israel, cuando se encargó de liberar a su pueblo y devolverlo a Palestina, la tierra prometida en el momento que supo sus orígenes.mar_rojo_moises

Fueron muchas las veces que Moisés tuvo que enfrentarse con el faraón y  muchas las aventuras que vivió con su pueblo en el camino para la liberación porque duró muchos años. Lo condujo hasta la llanura que se extiende a los pies del monte Sinaí.

En su camino hacía allí, mientras eran perseguidos por el ejercito egipcio, tenía que cruzar el Mar Rojo para escapar de ellos, entonces Moisés ordenó a las aguas que se abrieran, estas lo hicieron para que el pueblo hebreo pasara pero, a medida que iban terminando de pasar, se cerraban así que los egipcios no pudieron seguirlos.

 mandamientos Un día, Moisés desapareció del campamento que los judíos habían instalado. Se rumoreaba que había salido con dos tablas de piedra burdamente talladas. Aquella tarde, la cima de la montaña quedó oculta a la vista humana, escondida en las nubes de una tormenta terrible. Pero, cuando Moisés volvió al campamento, llevaba grabadas en las tablas las palabras que Yahvé había dirigido a los hebreos entre el ruido de sus truenos y los destellos cegadores de sus relámpagos.

Desde aquel momento, el pueblo judío obedeció a Yahvé, al Señor de su destino, al único Dios verdadero, que les había enseñado a vivir en santidad al ordenarles seguir los sabios consejos de los Diez Mandamientos. Los judíos siguieron a Moisés cuando éste los invitó a proseguir su viaje por el desierto. Le obedecieron cuando les dijo lo que tenían que comer y beber, así como lo que debían hacer para resistir el clima tórrido del desierto.

Finalmente, tras muchos años de marcha, llegaron a una tierra que parecía agradable y próspera. Se llamaba Palestina.

Leyendas y mitos


Pienso que debo comenzar por definir los términos que encabezan el título de esta página:

Leyenda, del latín «legenda», según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, tiene varias acepciones, la que nos ocupa se refiere a :

«Relación de sucesos que tienen más de tradicionales o maravillosos que de históricos o verdaderos».

Mito, igualmente según el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, viene de la palabra griega «mitos» (μῦθος) se puede definir como:

Narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Con frecuencia interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad.

Historia ficticia o personaje literario o artístico que condensa alguna realidad humana de significación universal.

Una vez que tenemos claros ambos conceptos, iré incluyendo en este apartado relatos que espero serán del interés de todos:

  1. Adán y Eva
  2. Apolo y Dafne
  3. Bóreas y Helios
  4. Caín y Abel
  5. Cupido y Psique
  6. David y Goliat
  7. Día de la madre
  8. Don Juan Tenorio
  9. Eco y Narciso
  10. Edipo rey
  11. El árbol de Navidad
  12. El arca de Noé
  13. El carnaval
  14. El castaño mágico
  15. El corazón de Copil
  16. El diablo de Puente de Piedra
  17. El hilo rojo del destino
  18. El Portal de Belén
  19. El vuelo de Ícaro
  20. Electra
  21. Eris y la manzana de la discordia
  22. Gluskap y el niño
  23. Hachiko
  24. Hércules
  25. Historia de los helados
  26. Historia del circo
  27. La caja de Pandora
  28. La canción del armadillo.
  29. La dama vestida de blanco.
  30. La esposa rana
  31. La extraña historia de Midas
  32. La grulla agradecida
  33. La historia del futbol
  34. La leyenda de la Flor de Páscua
  35. La leyenda de la Flor del Ceibo
  36. La leyenda de la jirafa
  37. La leyenda de Kanshout y el otoño
  38. La leyenda de la madre de Abe no Seimei.
  39. La leyenda de la sonata Claro de Luna
  40. La leyenda de las calabazas talladas
  41. La leyenda de Leprechaun
  42. La leyenda de los Reyes Magos
  43. La leyenda de San Nicolás
  44. La leyenda de Tanabata
  45. La leyenda de Yeh-Shen
  46. La leyenda de Yi y los diez soles
  47. La leyenda de la mara y el invierno.
  48. La leyenda de la Torre de Babel
  49. La leyenda de la Virgen del Pilar
  50. La leyenda de la Virgen del Rocío
  51. La leyenda de las arañas de Navidad
  52. La leyenda de Nomeolvides
  53. La leyenda de San Antón
  54. La leyenda de San Jorge y el dragón.
  55. La leyenda del acebo
  56. La leyenda del ajedrez
  57. La leyenda del anillo de Claddagh
  58. La leyenda del arpa misteriosa
  59. La leyenda del arroz
  60. La leyenda del Ave del Paraiso
  61. La leyenda del azahar
  62. La leyenda del ángel llamado:  Mamá
  63. La leyenda del bandido de Zamarrilla
  64. La leyenda del Caballo de Troya
  65. La leyenda del cacao
  66. La leyenda del café
  67. La leyenda del Chajá
  68. La leyenda del Charro negro
  69. La leyenda del clavel chino
  70. La leyenda del diablo de Timanfaya
  71. La leyenda del gato
  72. La leyenda del girasol
  73. La leyenda del jazmín
  74. La leyenda del maíz
  75. La leyenda del murciélago
  76. La leyenda del parchís
  77. La leyenda del rey Salomón
  78. La leyenda del Sol y la Luna
  79. La leyenda del soldado encantado
  80. La Navidad
  81. La Princesa de la Luz Brillante
  82. La tijereta
  83. Lágrimas de estrellas
  84. Las Fallas de Valencia
  85. Las moscas de San Narciso
  86. Las musas griegas
  87. Lisístrata
  88. Los Santos Inocentes
  89. Medusa y Perseo
  90. Mensaje de Papá Noel a los niños
  91. Moisés
  92. Neptuno y Poseidón
  93. Orfeo y Eurídice
  94. Otra leyenda del arroz
  95. Pegaso
  96. Prometeo y la leyenda del fuego olímpico
  97. Rhea Silvia
  98. Romeo y Julieta
  99. Rómulo y Remo
  100. Samaín
  101. San Fermín
  102. San José
  103. San Silvestre
  104. San Valentín
  105. Sansón y Dalila
  106. Santa Cecilia
  107. Teseo y el Minotauro
  108. Tradiciones navideñas en el mundo
  109. Umiko, la hija del mar

 

Salomé – Richard Strauss


Nos cuenta la Biblia que Salomé era una mujer de extremada belleza y atractivo, que tenía cautivo el corazón del rey Herodes.

normal r Era la hija que de un matrimonio anterior había tenido Herodías, que en aquel momento era la mujer legítima de Herodes. Eran de dominio público las relaciones del rey con la madre y con la hija, cosa que prohibía la ley de Moisés.

San Juan Bautista no se cortó lo más mínimo en condenar públicamente esta conducta, por lo que Herodes lo quitó de en medio encerrándolo en la prisión.

Ocurrió que en una fiesta que celebraban en palacio quedó Herodes tan prendado de la danza de Salomé, que le ofreció hasta la mitad de su reino porque aceptase ser su esposa.

Salomé lo consultó con su madre, y ésta le dijo que el mejor premio era la cabeza de san Juan Bautista en una bandeja y, efectivamente,  ese fue el premio, mal que le pesó a Herodes.

En esta historia se basó Oscar Wilde para escribir su Salomé, pero cambiada ya que, según este autor, Salomé está enamorada (obsesivamente incluso) de Jokanaan (Juan), quien rechaza su amor. La petición de que sea decapitado se produce, pues, por despecho. Tras la muerte, en una combinación de eros y thanatos muy propia de la época (ya antes, un soldado sirio, enamorado de Salomé se ha suicidado), Salomé besa los labios de la cabeza cortada de Jokanaan. Herodes, enamorado a su vez de Salomé, ordena matarla.AVELO

A su vez, Ricardo Strauss se basa en esta historia para crear su ópera.

Escrito en un solo acto, el libreto, y la música, poseen una intensidad que deja atado al espectador a la obra desde el principio hasta el fin. Cada personaje está muy bien dibujado; además de los dos personajes principales, Salomé y Juan, Herodes y Herodías tienen mucha importancia en la trama.

La obra transcurre en una noche de luna llena en el palacio de emperador, durante el reinado de Herodes Antipas y narra la historia de Salomé y Juan el Bautista.

Hastiada de la fiesta que se celebra en palacio la joven princesa de Judea, Salomé, pide ver al extraño prisionero que alojado en la cisterna proclama la llegada del Mesias. Es Iokanaan (Juan, el bautista).

Al contemplarlo, Salomé se enamora y le ruega que acceda a sus deseos carnales. El profeta la rechaza violentamente y la maldice. La joven jura venganza, es la primera vez que alguien no accede a sus caprichos.

El pervertido Herodes que gusta de su hijastra Salomé, le pide que baile a cambio de un deseo, cualquier deseo que tenga. Salomé le hace jurar que cumplirá su palabra, y a pesar de las protestas de su madre Herodías, la esposa de Herodes, baila la danza de los siete velos. Luego de bailar, Salomé pide su deseo: la cabeza del profeta en un bandeja de plata.

SALOME~1 Herodes intenta desesperadamente satisfacerla con otras cosas para persuadirla de su insensatez. Pero ella está convencida de que lo único que desea es la cabeza del hombre. Finalmente Herodes accede.

La ejecución del Bautista es el punto álgido de la obra, no se ve en escena pero la orquesta es la encargada de registrar el momento.

Un guardia entrega la cabeza en la bandeja a Salome que enloquecida de placer hace el monólogo culminante de la ópera «Ah, no quisiste besarme, ahora yo te besaré«.

Desquiciada, le declara su amor ante la mirada espantada de los presentes. En el momento en que la princesa besa la cabeza sangrante del profeta, Herodes ordena a los soldados que la liquiden.

La música es a ratos politonal, como durante las quejas de los sacerdotes judíos, y a ratos atonal, como durante el extenso e intenso monólogo final de Salomé.

Según el deseo del compositor la cantante capaz de asumir exitosamente el papel debía tener La voz de una Isolda de dieciséis años, requerimiento imposible dado que no existe soprano dramática con el poderío vocal para enfrentar Salome en la juventud, es por esto que ha habido muy pocas sopranos capaces de interpretar este papel.

Pero el fragmento más popular de la ópera es la Danza de los siete velos, que incluso se interpreta como pieza de concierto orquestal.