Sinfonía de los adioses – Joseph Haydn


Milenio Semanl

Una de las más conocidas piezas de Haydn es la Sinfonía n.º 45 en fa sostenido menor, también conocida como Sinfonía de los adioses, compuesta en 1772.

 La obra consta de cuatro movimientos:

  1. Allegro assai, en compás de 3/4
  2. Adagio, en compás de 3/8
  3. Menuet:  Allegretto, en compás de 3/4
  4. Finale: Presto, en compás de 2/2 – Adagio, en compás de 3/8

En esta fecha, durante una estancia en la que Haydn y la corte de músicos permanecieron en el palacio de verano, en Eszterháza, el príncipe Nicolás Esterházy (jefe del compositor),  prolongó  la estancia de los músicos más de lo esperado así que los músicos, en su mayoría, fueron obligados a dejar a sus mujeres en casa, en Eisenstadt. Por esta causa, en el último movimiento de la sinfonía,  Haydn, en forma de protesta y para defender a sus músicos, como era su obligación dado el puesto que tenía, instó sutilmente a su patrón a dejarles volver a casa.

haydn

Toda la sinfonía está en la línea de sus sinfonías Sturm und Drang (tonalidad menor y contrastes extremos). Sin embargo, su final es único puesto que después del explosivo presto, se presenta un inesperado adagio.

 Durante este adagio  cada músico deja de tocar (algunos tienen pequeños solos), apaga la vela de su atril (antes era la forma de poder leer con luz la partitura)  y se va en este orden: primer oboe y segunda trompa, fagot, … once compases después,  el segundo oboe y primera trompa, así … poco a poco … dejan la escena contrabajos, violonchelos, violines, viola  quedándo al final sólo dos violines tocados con sordina (que hacían sonar el propio Haydn y el concertino, Alois Luigi Tomasini). Esterházy al parecer entendió el mensaje porque, según cuenta la historia, al ver que todos abandonaban la escena dijo:

 – “Bueno, si todos se van, igual nosotros también deberíamos irnos”.

 Y la corte regresó a Eisenstadt al día siguiente.

 Este es el cuarto movimiento de la obra que nos ocupa, dirigida por Barenboïm en el Concierto de Año Nuevo de 2009, año que estuvo dedicado a J. Haydn:

Don Giovanni – W. A. Mozart


También llamada “El libertino castigado” o “Don Juan”, es la séptima ópera más representada en el mundo. Se trata de una opera bufa (es decir, una ópera con tema cómico) en dos actos con música de Wolfgang Amadeus Mozart y libreto en italiano de Lorenzo da Ponte, basado en el Don Juan Tenorio de Giuseppe Gazzaniga, y por extensión en El burlador de Sevilla y El Convidado de Piedra de Tirso de Molina.

Después de haber obtenido una fantástica acogida las Bodas de Fígaro en Praga, a Mozart se le encarga una nueva ópera. En el año 1787 estaba de moda en Europa el tema de Don Juan por lo que, Lorenzo da Ponte eligió este tema para su libreto que gustó y divirtió mucho al compositor.

Esta orquestada para dos flautas, dos oboes, dos clarinetes, dos fagotes, dos trompas, dos trompetas, tres trombones, timbales, mandolina y cuerda más clave o pianoforte y violonchelo.

La obra se desarrolla en una ciudad española (no sabemos exactamente cuál).

 Primer acto:

 Compuesto por cuatro cuadros, transcurre en el palacio de Don Giovanni.

 Don Giovanni, con ayuda de su sirviente Leporello, intenta seducir a Anna, para lo cual mata a su indignado padre, el Comendador. Luego huye del novio de la muchacha (Ottavio) que lo persigue para vengarse. Se encuentra brevemente con una relación anterior (Elvira), a la que elude, dejando a su sirviente para dar las explicaciones del caso. Durante su huída, aparece en medio de un boda de aldeanos donde seduce a la joven novia (Zerlina) hasta llevarla a la alcoba. Pero Zerlina sale en ropa interior de su alcoba dando gritos y Don Giovanni es arrinconado por los amigos de la novia, aunque logra escapar abriéndose paso con su espada.

Segundo acto:

 Se compone de cinco cuadros.

Don Giovanni intercambia la capa y el sombrero con las de Leporello para evitar a Elvira y concreta un encuentro con su sirvienta. Cuando Elvira ve a Leporello vestido como Don Giovanni, se arroja a sus brazos.

 Don Giovanni se enfrenta a la estatua del padre de Anna, a quien el mismo mató y lo invita a comer, para sorpresa de él y su sirviente, la estatua aparece ante la mesa, tras haber intentando conseguir el arrepentimiento de Don Giovanni, lo reta a devolverle la visita, cosa que nuestro protagonista acepta y le tiende la mano que el Comendador le pide en prenda. Al contacto con la estatua, Don Giovanni siente el frío de la muerte, pero se sigue negando a arrepentirse por la vida que ha llevado. La tierra tiembla, se abre bajo sus pies y es absorvido por las llamas del infierno.

 Finalmente, tras conocer el final de nuestro protagonista, todo comienza a reconstruirse: Ottavio se va a casar con Anna y Elvira se retira a un convento, Zerlina regresa con su novio y Leporello habrá de encontar un señor más humano.

¿Por qué nos besamos?


 

enviando_besitos

 

En la cultura occidental, el beso es una forma tradicional de manifestar afecto, debido a la gran sensibilidad de los labios. Nos besamos en muy diferentes casos de comunicación afectiva y también de modo exclusivamente protocolario, sin necesidad de que medie auténtico afecto, como ocurre en determinados encuentrosAna_Laura_Gorjon_1 y despedidas, etc.

El beso se da por primera vez de madre a hij@.

Numerosas interpretaciones buscan el origen del beso en el impulso de succión del bebé o la costumbre de tribus primitivas de olfatearse y olerse.

Así, se mencionan varias versiones en cuanto al origen del beso, son también varios sus significados a lo largo de la historia. Se describe el beso de codicia y traición en la biblia, el primero se refiera a cuando Jacob besa a Isaac, su padre y le hace creer que es Esaú, el primogénito; con la intención de quedarse con la bendición de su padre y con la jefatura de la familia. El otro se refiere al que le da Judas a Cristo en la mejilla, con éste entrega al Hijo del Hombre y se condena para siempre.

Otros datos históricos acerca del beso especifican que, fue hasta el siglo VI cuando éste ya no solo era una muestra de afecto entre madre e hijo, sino también entre los adultos, que luego se extendió por Europa y casi todo el mundo.

Como muestra de afecto paso a ser también una expresión de amor hacia la otra persona. Sin embargo y durante la Revolución Industrial, quedo prohibido. La gente ya no podía besarse en público. cenicienta%208

Posteriormente y ante tal prohibición, allá por los años 60, la gente se reveló y para demostrarlo hacia lo que no se podía: besarse en público.

Por otro lado la gente solía besar la mano de aquella persona con un nivel social más alto, o el de mayor jerarquía en la familia como los padres, abuelos o bisabuelos o bien quien tuviera un cargo importante en determinado ámbito como el Papa, los cardenales, los obispos, etc; ese beso era muestra de respeto más que de afecto; en cambio se besaban en la mejilla dos personas de iguales condiciones como muestra cercanía.

A las damas por su parte y para no faltarles al respeto también se les besaba en la mano, en vez de la mejilla.

En otras culturas como la Celta, se decía que el beso tenía poderes curativos, mientras que en la Edad Media, el caballero que besaba a una dama estaba obligado a casarse con ella.

Aunque todavía en algunas sociedades el beso aun no es aceptado, en otras partes del planeta tierra sigue vigente. Ya sea para demostrar afecto, cariño, ternura o amor; un beso será siempre bienvenido; siempre y cuando se dé con respeto y discreción.

La Filematología es la ciencia que estudia el beso; nos habla de sus orígenes, como ha cambiado su significado a lo largo de la historia, los tipos de beso, los elementos que intervienen en éste y las reacciones físicas y mentales que provoca en el ser humano.

 

Para amenizarnos la lectura podemos oír el Adagietto de la Suite nº 1 de La Arlesiana de Georges Bizet,:

 

 

 

Este Adagietto, perteneciente a la suite orquestal compuesta a partir de la ópera, es casi una oración, casi un lamento, casi una súplica: una de las melodías de amor más hermosas jamás escritas.

Luigi Boccherini


Rodolfo Luigi Boccherini nace en Lucca, en 1743  y muere en Madrid en 1805, compositor italiano conocido por sus obras de música de cámara y por haber sido uno de los primeros grandes virtuosos del violonchelo. En 1769 se estableció en Madrid como “compositore e virtuoso di camera de don Luis”, infante de España.

El violonchelo era entonces un instrumento “bello ma incomodo”, que exigía cierta fuerza de cuerpo al usarse aún sin ese bastón que lo apoya en el suelo, conocido hoy como pica, lo que exigía sostener el instrumetro encajándolo entre las piernas, como  hemos visto anteriormente.

El violonchelo es el instrumento principal en muchas de las composiciones de Boccherini. La mayor parte de sus más de 350 obras son tríos, cuartetos y quintetos para cuerda. Entre todos sus quintetos, el que está en la tonalidad de Mi Mayor (opus 13 nº 5; también numerado como opus 11), es famoso por su minueto.

Aquí puedes escuchar este minueto que se hizo mundialmente famoso desde que en 1874 se empezó a interpretar como pieza suelta en los conciertos y que popularmente se conoce como el minueto de Boccherini.

¡A qué te suena!

La rana encantada


principe rana Hace muchos, muchos años vivía una princesa a quien le encantaban los objetos de oro. Su juguete preferido era una bola de oro macizo. En los días calurosos, le gustaba sentarse junto a un viejo pozo para jugar con ella. Cierto día, la bola se le cayó en el pozo. Tan profundo era éste que la princesa no alcanzaba a ver el fondo.
– ¡Ay, qué tristeza! La he perdido – se lamentó la princesa, y comenzó a llorar.princessa-rana

De repente, la princesa escuchó una voz.
– ¿Qué te pasa, hermosa niña? ¿Por qué lloras?
La princesa miró por todas partes, pero no vio a nadie.
– Aquí abajo – dijo la voz.
La princesa mirando hacia abajo, vio una rana que salía del agua.
– Ah, ranita -dijo la princesa- estoy triste porque mi bola de oro cayó en el pozo.
– Yo la podo sacar -dijo la rana- pero tendrías que darme algo a cambio.
– ¿Qué te parecen mi perlas y mis joyas? ¿O quizás mi corona de oro?
– ¿Y qué hago yo con una corona? -dijo la rana- Pero te ayudaré a encontrar la bola si me prometes ser mi mejor amiga.
– Iría a cenar a tu castillo, y me quedaría a pasar la noche de vez en cuando -propuso la rana.
Aunque la princesa pensaba que aquello eran tonterías de la rana, accedió a ser su mejor amiga.
La rana se metió en el pozo y salió con la bola de oro en la boca.
La rana dejó la bola de oro a los pies de la princesa. Ella la recogió rápidamente y, sin dar las gracias, se fue corriendo al castillo.
– ¡Espera! – dijo la rana- ¡No puedo correr tan rápido!
Pero la princesa no hizo caso. Al día siguiente, cuando estaba cenando con la familia real, escuchó un ruido extraño en la puerta del comedor. Luego, escuchó una voz que dijo:
– Princesa, abre la puerta.
Llena de curiosidad, la princesa se levantó a abrir. Sin embargo, al ver a la rana toda mojada, cerró la puerta. El rey comprendió que algo extraño estaba pasando.
– ¿Algún gigante vino a buscarte? – pregunto el rey.
– Es sólo una rana – contestó ella.
– ¿Y qué quiere esa rana? – preguntó el rey.
Mientras la princesa le explicaba todo a su padre, la rana seguía llamando en la puerta.
– Déjame entrar, princesa – suplicó la rana – ¿Ya no recuerdas tu promesa?
– Hija, si hiciste una promesa, debes cumplirla – dijo el rey – Déjala entrar.
De mala gana, la princesa abrió la puerta. La rana la siguió hasta la mesa y dijo:
– Súbeme a la silla, junto a ti.
– Pero, ¿qué te has creído?
En ese momento, el rey miró con severidad a su hija y ella tuvo que acceder. Como la silla no era lo suficientemente alta, la rana le pidió a la princesa que la subiera a la mesa. Una vez allí, la rana dijo:
– Acércame tu plato, para comer contigo.
La princesa le acercó el plato, pero a ella se le quitó por completo el apetito. Una vez que la rana se sintió satisfecha dijo:
– Estoy cansada. Llévame a dormir a tu habitación.
La idea de compartir su habitación con aquella rana le resultaba tan desagradable a la princesa que se echó a llorar. El rey  dijo:
– Llévala a tu habitación. No está bien darle la espalda a alguien que te prestó su ayuda en un momento de necesidad.
1174882438_f La princesa obedeció, recogiendo a  la rana lentamente, sólo con dos dedos. Cuando llegó a su habitación, la puso en un rincón. Al poco tiempo, la rana saltó hasta el lado de la cama.
– Yo también estoy cansada – dijo la rana- Súbeme a la cama por favor.
De mala gana, no tuvo más remedio que subir  la rana a la cama y acomodarla en las mullidas almohadas.
Cuando la niña se metió en la cama, comprobó sorprendida que la rana sollozaba en silencio.
– ¿Qué te pasa ahora? – preguntó.
– Yo simplemente deseaba que fueras mi amiga – contestó la rana – Pero es natural que tú nada quieres saber de mí. Creo que lo mejor será que regrese al pozo.
Estas palabras ablandaron el corazón de la princesa, se sentó en la cama.

– No llores. Seré tu amiga –  dijo en un tono dulce
Para demostrar que era sincera, la princesa le dio un beso de buenas noches.
¡De inmediato, la rana se convirtió en un apuesto príncipe! La princesa estaba tan sorprendida como complacida.
La princesa y el príncipe iniciaron una hermosa amistad. Al cabo de unos años, se casaron y fueron muy felices.

¿Os imagináis con esta pieza a la princesa y al príncipe jugando por los jardines de palacio?

¿Adivináis qué instrumento hace el “solo” acompañado por la orquesta?. Si lo sabéis podéis escribirlo abajo en un comentario.