Mi loro


¡Qué bien vestido que está

EL LORO SABIO

de verde entero mi loro;
con su plátano y su choclo
qué buen banquete se da!
Por la mañana le digo:
¡Saca la pata, lorito;
di tu discurso, amiguito!
y él se viene, poco a poco,
acercándose de lado,
todo ojos, desconfiado;
todo verde, todo loro.

De: Javier Sologuren