Hans Christian Andersen


Hans Christian Anderser fue un escritor danés nacido en Odense en 1805 y fallecido en Copenhague en 1875. Escribió libros de poemas, novelas y piezas para el teatro pero es famoso por sus cuentos de hadas publicados entre 1835 y 1872. Andersen es el primer gran clásico de la literatura infantil.

Su familia era tan pobre que en ocasiones tuvo que dormir bajo un puente y mendigar. Fue hijo de un zapatero de veintidós años, instruido pero enfermizo, y de una lavandera. Andersen dedicó a su madre el cuento «La vendedora de fósforos», por su extrema pobreza, así como «No sirve para nada», que puedes oir en este audiolibro:

Desde muy pequeño, Hans Christian mostró una gran imaginación que fue alentada por sus padres. En 1816 murió su padre y Andersen dejó de asistir a la escuela; se dedicó a leer todas las obras que podía conseguir, entre ellas las de Ludwig Holberg y William Shakespeare.

En 1819, a los catorce años, Hans Christian Andersen viajó a Copenhague en busca de fortuna  aunque su escasa formación intelectual obstaculizó seriamente su propósito de ser cantante de ópera, actor o por lo menos bailarín, y tampoco tuvo más suerte con sus primeras tentativas poéticas.

Pero fue afortunado y con la ayuda de algunas personas adineradas que le consiguieron becas,  logró cursar estudios regulares, obteniendo en 1828 el título de bachiller. Un año antes se había dado a conocer con su poema «El niño moribundo», que reflejaba el tono romántico de los grandes poetas de la época, en especial los alemanes.

En 1829, publicó “Un paseo desde el canal de Holmen a la punta de Este de la isla de Amager”. Y su primera obra de teatro, “El amor en la torre de San Nicolás”.

En 1831 publicó el poemario “Fantasías y esbozos”.

En 1833, viajó por Europa, gracias a una beca real.

En 1835, publicó su primera novela “El Improvisador” y en literatura infantil, el primer fascículo de los “Cuentos contados a los niños”, que incluye  «La sirenita», «La pequeña vendedora de fósforos», «Las zapatillas rojas» , «El patito feo»,  «El traje nuevo del emperador», «La princesa y el guisante», «La Reina de las Nieves», y un largo etc. algunos de los cuales podréis ir leyendo en este blog. Las obras infantiles, aunque no fueron su predilección le dieron su máximo prestigio, y se publicaron hasta 1872.

Monumento a H. C. Andersen en Málaga (España)

Un momento importantísimo en la vida de Hans fue conocer al gran Charles Dickens, el famoso autor británico de Oliver TwistCuento de Navidad o Historia de Dos Ciudades. Dickens era un escritor muy respetado en ese momento, y Andersen estaba fascinado con él. Afortunadamente, Dickens llegó a sentir la misma admiración por él, aunque terminarían alejándose con el tiempo por problemas familiares.

En 1866 fue nombrado Consejero de Estado por el rey de Dinamarca y en 1867 fue declarado Ciudadano ilustre de su ciudad natal.

 

Parte de: https://www.biografiasyvidas.com

Anuncio publicitario

La corneta


corneta colada

La corneta es un instrumento musical de viento metal que intenta imitar la forma de un cuerno animal.  Sobretodo podemos oirla en piezas de  jazz, de música clásica y en bandas militares europeas en el siglo XIX.

El sonido se produce gracias a la vibración de los labios del intérprete en la parte denominada boquilla a partir de la columna del aire (flujo del aire).

Antiguamente se utilizaba para dar el toque a las tropas de infantería del ejército y en los carnavales.

Como la trompeta,  la corneta está formada por 3 válvulas que permiten al cornetista ejecutar diferentes tonos.

 En el jazz fue muy utilizada durante el estilo New Orleans, luego fue sustituida por la trompeta, aunque se sigue utilizando.

Uno de los más conocidos cornetistas es el estadounidense Herbert L. Clarke, que compuso algunas de las más populares composiciones para este instrumento. Una de las más conocidas es “Southern Cross” (1911) que podéis oír en este vídeo:

Actualmente, la corneta, goza de gran popularidad en las Bandas de Cornetas y Tambores que principalmente participan en la Semana Santa en similitud a las bandas de carácter militar.

CORNETA1

En estos casos la corneta suele utilizarse, como se puede ver en la imagen, sin pistones o válvulas, o con uno o dos traspositores.

partes_corneta

Podemos ver en este vídeo la interpretación de una pieza llamada «Y el pueblo eligió a Barrabás» por la Banda de Cornetas y Tambores de la Archicofradía del Paso y la Esperanza que desfila por las calles de Málaga en Semana Santa:

Marcha fúnebre – Federico Chopin


La segunda Marcha fúnebre compuesta por Chopin en 1826 en si bemol menor pertenece a la Sonata para piano nº2, aunque previamente no formaba parte de la misma.

En aire lento, tiene estructura tripartita. Es esta famosa marcha lúgubre, emocionante y solemne, aunque la sección central supone un contraste de consolación con su bella melodía, recuerdo sublimado de la persona desaparecida. La vuelta a la sección inicial completa esta impresionante página.

Fue transcrita para orquesta por el compositor inglés Sir Edward Elgar, en 1933 y su primera interpretación fue en su concierto en memoria del propio Chopin el siguiente año.

Se tocó en el cementerio durante el entierro del propio Chopin en el Cementerio Père Lachaise en París (Francia).

Cuelgo un vídeo de la Cofradía del Santo Sepulcro de la Semana Santa de Málaga, a la que, como veis, con total silencio del público, únicamente acompañan los sones de la Marcha Fúnebre que nos ocupa:

La leyenda del bandido de Zamarrilla


En Málaga existe una cofradía se Semana Santa  titulada: REAL Y EXCMA. HERMANDAD DE NTRO. PADRE JESÚS DEL SANTO SUPLICIO STMO. CRISTO DE LOS MILAGROS Y MARÍA STMA. 03min DE LA AMARGURA y cuya sede es la Ermita de Zamarrilla, construida en el siglo XVIII.

Cuenta la leyenda que era Juan Zamarrilla un famoso bandido de Igualeja, en la Serranía de Ronda (Málaga).

Corría el año 1800, durante el reinado de Carlos III. Sus andanzas corrían de boca en boca; sus robos, sus delitos al frente de sus 50 hombres, de gustos caros y buenos caprichos, pero generoso y entregado a los pobres. De cada robo una parte la repartía entre los pobres de cada pueblo, y así su leyenda fue aumentando haciéndose cada vez más querido y admirado.

Su audacia crecía, e incluso sus tropelías ya llegaban casi hasta los límites de la capital, Málaga. Decidieron capturarlo, y mandaron en su busca a una partida de soldados. Pero nadie los ayudaba, y no los encontraban. Pasó el tiempo, y finalmente cerca de Antequera (Málaga)  consiguieron acorralarlo. Muertos todos sus hombres, sólo Juan Zamarrilla quedó vivo.

Huyendo se topó con una ermita en el monte. Dentro estaba María Santísima de la Amargura, la imagen que hoy se procesiona en bandoleros5Málaga. Los soldados rodean la Ermita, Zamarrilla se encierra dentro… Desesperado y devoto como era, se postra frente a la Virgen, y con lágrimas en los ojos le pide su perdón y su ayuda.

Cuando ve que están a punto de entrar, el bandolero se oculta bajo el manto de la Virgen, muy pegado a ella. Los soldados entran… Pero no lo encuentran.

Después de un buen rato, extrañados por el misterio, se marchan, y allí queda, libre y a salvo Zamarrilla.

El bandolero sale de su escondrijo, se acerca a la Virgen, la mira con ojos de agradecimiento, y saca de su zurrón lo único que en ese momento ya le quedaba: Una rosa blanca. Cogiendo su propio puñal, lo clava con la rosa en el pecho de la Virgen, y entonces, atónito y con lágrimas en los ojos, asiste al milagro: La rosa blanca se tiñe en roja.

amargura «Los lindos pétalos blancos
que armiño y nieve semejan
se han teñido de carmín
cual si tintado se hubiera
con la sangre que María
vierte por las culpas nuestras»

Arrepentido, el bandolero ingresa como monje y vive dedicado a los pobres, pero cada año, en aquel mismo día sube hasta la Ermita a depositar su ofrenda de una rosa roja.

Pero un día, mientras pedía por los caminos, llevando esa rosa roja en la mano, es asaltado por otro bandido. Zamarrilla, ya viejo, pero aún con sus fuerzas, se enfrenta a él, pero sin poderlo evitar, recibe una puñalada mortal del bandido. Zamarrilla cae en tierra, y antes de morir, ve como antes sus ojos se le aparece La Virgen de Zamarrilla que le abre las puertas del Cielo…

Cuando levanta de nuevo su rosa roja para dársela a su Virgen, la rosa roja se torna blanca …

De: http://www.zamarrilla.es/

Isaac Albéniz


En el año 2009 celebramos el CENTENARIO de la muerte de Isaac Albéniz.

Albeniz a los 13 años Albéniz es el músico español más relevante de todo el siglo XIX y la influencia de su obra se proyecta con intensidad durante todo el siglo XX. No obstante, y aunque sus obras para piano le han asegurado un puesto de honor en la historia de la música, no son muchos los que conocen su permanente interés por la música escénica, sus composiciones orquestales o las bellísimas melodías que escribió en sus últimos años.

Nació en Camprodon (Lérida) el 29 de mayo de 1860. Su padre Ángel Albéniz era un funcionario destinado a esta población, su madre Dolores Pacual era originaria de Figueras.

Era un auténtico niño prodigio pues ya a los cuatro años interpretó en el teatro Romea de Barcelona, donde sus padres habían ido a residir al poco de haber nacido, una fantasía sobre las «Las vísperas Sicilianas» de Verdi.

A los ocho años daba conciertos en muchas poblaciones catalanas.
Con vocación clara de pianista desde el primer momento, su música la encontramos en los repertorios de los grandes intérpretes, que la han escogido como una clara referencia de la música popular andaluza para este instrumento. Los motivos de inspiración andaluza ocupan una parte importante de su producción como compositor.Albéniz con su esposa Rosina Jordana

Se casa con su alumna Rosina Jordana el 23 de junio de 1883 en la iglesia de la Virgen de la Merced, en Barcelona. De este matrimonio nacerán cinco hijos, cuatro chicas (dos de ellas muertas a corta edad) y un chico. El 1885 el matrimonio se traslada a vivir a Madrid.

Además de en Londres y Barcelona, también vivió en París (donde enseñó en la Schola Cantorum), Bruselas, Niza y Leipzig entre otras ciudades. Pero fue en Andalucía donde captó la esencia de las melodías del lugar, dónde creó un estilo que hizo que popularmente diera más la sensación de haber nacido allí, que no en otro lugar.

Fue amigo de otros músicos como Fauré, Dukas, Granados, Malats, Breton, Falla, Turina, entre  otros.

Murió hacia las 8 de la tarde del día 18 de aquel mes de Mayo de 1909 faltando pocos días para que cumpliera 49 años. Su muerte fue muy sentida.

La población en la que nació Albéniz, honra la figura de su ilustre hijo con un pequeño pero interesante Museo que contiene objetos personales, abundante documentación entre la que podemos encontrar su certificado de nacimiento, manuscritos originales, libros dedicados a Albéniz de su albenizkz5biblioteca particular y un facsímile de la versión manuscrita de la Suite Iberia.

Albéniz fue un compositor muy prolífico, escribió música sinfónica, de cámara, concertante, para piano, óperas, zarzuelas, música vocal y música coral.

A parte de la suite para piano Iberia (1905-1908), del resto de su producción destacan, entre las muchas que compuso, las piezas para piano La vega, Suite española, opus 47, España (Souvenirs) y Cantos de España, Opus 232. También compuso El palo mágico (1893) y Pepita Jiménez (1896), además de zarzuelas y de Lieder. Dentro de este ultimo género destaca la obra Cuatro melodías, dedicada al compositor francés Fauré, en donde se aleja de su primer estilo. En 1899 compuso la suite orquestal Cataluña. En 2000 se dio a conocer por primera vez la ópera Merlín, primera y única parte completamente terminada y orquestada de la trilogía sobre el ciclo artúrico que el banquero y mecenas británicos.

 

 

La Suite Iberia.

Sin duda se trata de su composición más importante en todos los sentidos, tanto por la riqueza y originalidad armónica y compositiva que exhibe como por las exigencias técnicas que demanda al intérprete. La componen cuatro cuadernos, cada uno de ellos formado por tres piezas. El primero contiene “Evocación”, “El puerto” y “Corpus Christi en Sevilla”; el segundo “Róndela”, “Almería” y “Triana”; el tercero “El Albaicín”, “El polo” y “Lavapiés”; y el cuarto “Málaga”, “Jerez” y “Erita a”.

Cuelgo un vídeo con imágenes de Málaga y la música dedicada a esta ciudad andaluza titulada «Rumores de la Caleta»:

El violonchelo


violonchelo1Según la Real Academia Española de la Lengua se puede denominar chelo, violoncelo o violonchelo (con preferencia de este último). En algunos países, sin embargo, se utiliza también la palabra italiana violoncello (pronunciada como en italiano: violonchelo), que no está aceptada oficialmente. En italiano también se abrevia cello (chelo). Según la Academia, el ejecutante de violonchelo se llama violonchelista, violoncelista o chelista. La palabra proviene del termino italiano violoncello que significa «violón del cielo«.viola de gamba

Forman parte fundamental en la orquesta.

Este instrumento cordófono (que produce el sonido por la vibración de las cuerdas) representa el bajo de la familia del violín, apareció poco después de éste, alrededor de 1560. Los bajos de la viola da braccio, construidos por los Amati, Gasparo da Saló y Maggini en las últimas décadas del siglo XVI son verdaderos violonchelos, cuya forma, derivada del violín, los distingue de los bajos de las otras familias de instrumentos de arco.

celista Es un instrumento de cuerda que está entre la viola y el contrabajo. Mide 75 cm. de longitud, se toca con un arco, el instrumento apoyado en el suelo y sujeto entre las piernas del violonchelista.

Las partes del violonchelo son las mismas que las del resto de instrumentos de cuerda frotada. En la parte inferior lleva una pieza de hierro llamada pica, cuya misión es fijar el instrumento en el suelo y regular la altura del mismo.

Es el instrumento de cuerda que tiene un mayor parecido a la voz humana. A pesar de su tamaño, es uno de los más versátiles y expresivos, su extensión sonora abarca tres octavas y media.

Es contemporáneo a su hermano menor, el violín, aunque se desarrollo a partir del 1500, y convivió durante un tiempo, con su antecesora, la viola da gamba (en la lámina de la derecha), que fue desapareciendo gradualmente y fue dejándole paso.

Desde principios de 1700, se ha convertido en uno de los instrumentos favoritos para interpretar solos. La primera música dedicada específicamente al violonchelo solista fue escrita en Italia alrededor de 1689 (Ricercari e canzoni, de Domenico Gabrielli, y Sonare, de Jacchini). Hay que llegar hasta Beethoven para que este instrumento sea apreciado en su justo mérito en la orquesta.

Su tono es rico y sonoro, y sus cuerdas altas tiene una cualidad melódica inconfundible. Se adapta perfectamente tanto a la intimidad de un cuarteto de cuerdas como a una orquesta.

Podemos oir en este instrumento la “Barcarola” de los Cuentos de Hoffman compuesta por Jaques Offenbach:

Requiem en re menor – Mozart


Dadas las fechas en las que estamos, me parece oportuno que veamos esta importantísima obra de Mozart.

Toda la obra goza de muchísima belleza, pero  gustaría destacar la fuerza expresiva del Dies irae que pone el vello de punta a quien lo escucha viviendo la letra y el momento evocado.

El Réquiem de Mozart es una obra incompleta y por tanto, existen algunas versiones con diferentes retoques y cambios. Consta de 14 partes.

Mozart dejó completa la Introducción y había redactado gran parte de los 5 primeros movimientos de la Secuencia (del Dies irae al Confutatis), además de 8 compases del sexto movimiento, Lacrimosa. También dejó bosquejos avanzados del Ofertorio. Süssmayr añadió el trombón del Tuba mirum, escribió el Sanctus, el Benedictus y el Agnus basándose en los esbozos e ideas de Mozart. Finalmente, repitió la fuga del Kyrie, algo que no era muy raro (como se ve en la Misa de la Coronación).

Si queréis conocer más sobre la Semana Santa de Málaga os dejo este enlace:

http://lasemanasantademalaga.wordpress.com/