Richard Wagner


Nació en Leipzig el 22 de mayo de 1813 y murió el 13 de febrero de 1883 en Venecia.

En 1833 fue director de coro en Wurtzburg y en 1834 dirigió la orquesta del Teatro Municipal de Magdeburg. Se casó con Mina Planner, y en 1839 huyó de sus acreedores trasladándose a París.

Después de años de pobreza consiguió que se estrenaran sus obras Rienzi (1842) y El buque fantasma (1843) en Dresde, donde en 1843 fue nombrado maestro de capilla de la corte y compuso Tannhaüser (1845) y Lohengrin (1850).

En 1849, luego de colaborar con la revolución, huyó a Weimar y luego a Zurich. Allí se transformó su vida: se separó de su esposa y comenzó una relación con Mathilde Wesendonck, lo que otorgó otro vuelo creativo (Canciones de Wesendonck, 1857).

Escribió trabajos teóricos (La obra artística del futuro, 1849; Ópera y drama, 1851). En 1859 compuso Tristán e Isolda; en 1854 inicia su tetralogía El anillo del Nibelungo con su primera parte, El oro del Rhin, magna obra que seguiría en 1856 con La Walquiria,  Sigfrido en 1869 y El ocaso de los dioses en 1876.

En 1870 se casó con la hija de Franz Liszt, Cosima. En 1882 se estrenó su última obra, Parsifal, en el Teatro de los Festivales de Bayreuth.

 Su obra está marcada por la renovación de la ópera, consumando la concepción romántica de la obra de arte total. Temas como la caridad, el amor, la redención, la voluntad, el deseo, etc… son las piedras angulares del mensaje wagneriano.

Y … ahora … una peli que os va a gustar, Elmer Gruñón y Bugs Bunny quienes parodian  El anillo del nibelungo:

Anuncio publicitario

Lohengrin – Richard Wagner


Lohengrin-kitsch

Lohengrin es una ópera romántica en tres actos con música y libreto de Richard Wagner. Fue estrenada en Weimar el 28 de agosto de 1850.

Fue un éxito inmediato. Se la considera la más «italiana» de las óperas wagnerianas, incluso se acostumbra a interpretar en concierto escenas y fragmentos de la ópera. Así, las partes más conocidas son los preludios del primer y tercer acto, el aria final de Lohengrin “In fernem Land” y la marcha y coro nupcial, que también se interpreta tradicionalmente en las bodas en algunos países occidentales.

El personaje de Lohengrin está compuesto para tenor lírico-heroico, Elsa para soprano lírico-dramática, Ortrud para una mezzosoprano dramática (aunque es también interpretada por sopranos dramáticas) y Telramund para barítono.

Lohengrin Según se narra en un poema épico del siglo XIII, y otras fuentes relacionadas con él, al morir el duque de Brabante, le solicitó a su única hija, Elsa, que se casara con uno de sus caballeros, Friedrich de Telramund.

Sin embargo, Elsa rechaza a Friedrich. Éste, indignado, se queja ante el Emperador, Enrique el Cazador, de que Elsa ha roto su promesa y luego la acusa, además, de haber matado a su padre. Ante esta acusación injusta y sin que nadie la defienda, Elsa rezará invocando ayuda. La oración hace que suene la campana del Montsalvat, en el reino del Grial, señalando que alguien está en peligro. Entonces, Lohengrin, un caballero del Grial, va a rescatarla con ayuda de un cisne mágico.

Lohengrin vence a Friedrich en un combate singular probando así la la inocencia de Elsa. Cumpliendo con las normas de la cortesía caballerezca, no lo mata aunque el emperador luego, lo condenará a muerte.

Lohengrin se casa entonces con Elsa convirtiéndose en el duque de Brabante. La condición era muy clara: ella jamás podría preguntar cómo se llama o dónde vive. El propio Grial había dispuesto que cuando alguno de sus caballeros salieran del reino del Grial, lo habrían de hacer en el más absoluto anonimato, de manera tal que si se descubriera su identidad estarían irreversiblemente obligados de regresar.

Pasados varios años, luego de tener unos cuantos hijos, Elsa no puede soportar la curiosidad. En el relato original, son las burlas de la duquesa de la Cleves las que la animan a romper el pacto (en la opera de Wagner lo hace por la insistencia de Ortud, la esposa de Friedrich). Finalmente, Elsa realiza la pregunta prohibida. Lohengrin debe pues, regresar a proteger el Grial, dejando a su dama sola, acompañada tan solo por su espada, su cuerno y su anillo como toda herencia para sus hijos.