El castaño y la higuera – Leonardo da Vinci


Un viejo castaño vio un día a un hombre subido en una higuera. El hombre atraía hacia él lCastañoas ramas, arrancaba los frutos y uno detrás de otro se los ponía en la boca, deshaciéndolos con sus duros dientes.

El castaño, con un largo murmullo de hojarasca, dijo:

-¡Oh, higuera, cuánto menos debes que yo a la madre naturaleza! ¿Ves cómo me ha hecho? ¡Qué bien ha protegido y ordenado mis dulces hijos, al vestirlos primero con una camisa sutil, sobre la cual ha puesto una chaqueta de piel dura y forrada! Y no contenta con haberme hecho tanto bien, ha construido para ellos una cubierta sólida y encima ha plantado muchas aguzadas espinas para defenderlos de las manos del hombre.

Un higo, al oír esto, se echó a reír y después de haber reído mucho dijo:

higuera-¿Pero tú conoces al hombre? Tiene tal ingenio que de todos modos se llevará todos tus frutos. Armado de pértigas, de palos, de piedras, sacudirá tus ramas, hará caer tus frutos y cuando estén caídos los pisoteará o los aplastará con las piedras para sacarlos de la cáscara tan erizada de espinas, y tus hijitos saldrán de ella maltrechos, rotos y estropeados. En cambio, yo soy tratado con delicadeza, ya que únicamente me tocan con las manos.

Moraleja:

Suele obtener mejores resultados el que en lugar de oponerse ciega y tercamente a los embates del infortunio, cede a sus ataques o los sortea, esperando con la mente despierta la mejor oportunidad de cambiar su suerte.

Anuncios

La navaja de afeitar – Leonardo da Vinci


Saliéndose un día la hoja de afeitar de su mango, que le sirve también de estuche, y habiéndose expuesto al sol, lo vio reflejado en su cuerpo, de lo que senavaja-de-afeitar-de-boker envaneció grandemente y volviendo atrás su pensamiento, exclamó:

– ¿Volveré jamás a la tienda de donde acabo de salir? No, a buen seguro. ¡Dios no permita que tan espléndida belleza caiga en tan vil tentación! ¡Qué locura sería la de ir a rapar las enjabonadas barbas de rústicos aldeanos y ocuparme de mecánicos trabajos! ¿Convienen a este cuerpo semejantes ejercicios? Ciertamente, no. Prefiero esconderme en algún lugar secreto y pasar allí una vida de tranquilo reposo.

Y en efecto, pasó unos cuantos meses oculta; pero vuelta al aire libre, al salir de su mango, se vio convertida en algo semejante a una herrumbrosa sierra, e incapaz ya de reflejar en su superficie al sol resplandeciente. Con inútil arrepentimiento lamentó en vano el daño irreparable, diciendo para sí:

– ¡Oh, cuánto mejor fuera ejercitar en manos del barbero, mi tan agudo filo, ahora perdido! ¿Dónde está mi lustrosa apariencia? ¡La odiosa y fea herrumbre la ha destruido!

Tal cosa ocurre a los ingenios que, en vez de ejercitarse, se entregan al ocio. Ellos, a semejanza de nuestra navaja, pierden su aguda sutileza, de manera que la herrumbre de la ignorancia los deforma.

El ratón, la comadreja y la gata – Leonardo da Vinci


“Cierta mañana quiso un ratón salir de su agujero pero, como era precavido, antes de nada dirigió un vistazo por los alrededores.

¡De buena había escapado, gracias a su previsión! tom jerry

– ¡Caramba, la comadreja a dos pasos de aquí!. Esperaré a que se marche, no vaya a servirle de almuerzo.

De repente llegó la gata gris con aire goloso y sin dar tiempo a la comadreja para escapar, saltó sobre su lomo, la apresó con los dientes y empezó a devorarla.

– ¡Vaya…! Estoy de suerte -murmuró el incauto ratoncillo-. Ahora ya puedo tranquilamente ir a dar un paseíto.

Y avanzó tan alegre y descuidado, moviendo con énfasis la cola.

Pero su libertad apenas duró un instante, ya que el pobre la perdió, juntamente con la vida, entre los dientes de la insaciable gata gris”.

“No confíes en quien ataca a tu enemigo pues puede hacer lo mismo contigo”.

Leonardo da Vinci


leonardo-sm

Leonardo da Vinci nació el 15 de abril de 1452 en el pueblo toscano de Vinci, cercano a Florencia. El gran maestro florentino fue uno de los grandes artistas delleonardo_maquinas_voladoras renacimiento, autor de “La Gioconda” o “Mona Lisa” (1503-1506, Louvre, París); “La última Cena” (1495 a 1497), la Virgen de las rocas y Santa Ana, la Virgen y el Niño (1506-1513), y descolló como pintor, escultor, arquitecto, ingeniero, científico y hasta cocinero.

No sólo fue un grandísimo artista, sino que sobresalió también como inventor, anticipando muchas invenciones de los siglos siguientes. Así, Leonardo unió sus conocimientos artísticos con sus observaciones de la naturaleza y basado en ellas comenzó a dibujar máquinas que reprodujeran lo él que veía, dividió sus máquinas sus máquinas según donde podían ser usadas: aire, agua o tierra.

Leonardo dividió sus máquinas según donde ellas podían ser usadas: aire, agua o tierra.

Observaba cómo volaban las aves y los insectos y fue así como diseñó muchas máquinas voladoras. Una de ellas semejante al helicóptero moderno tenía una especie de hélice circular que al girar rápidamente, lo haría levantar verticalmente del suelo, otras utilizaban alas y se impulsaban con pedales y por último unos  planeadores que utilizaban  las corrientes de aire para sostenerse.

No sabemos si Leonardo logró construir o probar sus máquinas voladoras, pero sus diseños fueron los precursores de la aviación moderna.

Entre las máquinas de agua diseñó un bote con doble casco para evitar que naufragara si el agua entraba al compartimiento inferior. El bote era propulsado con paletas accionadas con pedales. Este mismo modelo se usaría  300 años después en la navegación a vapor. Incluso dibujó los planos para un submarino de guerra 500 años antes de que se construyera uno.

Y ¿qué me decís de las máquinas de tierra? ¿no os suena esta?

leonardo_bicicletaHizo los planos de un vehículo con ruedas que se movía por sí mismo, diseñó la bicicleta, un tanque de guerra y diferentes clases de armas.

Diseñó grúas, engranajes y toda clase de mecanismos que han seguido utilizándose hasta nuestros días.

Su mente no se detuvo ante los conocimientos de su época, ni ante los limitados materiales con los que contaba, básicamente madera, tela y pieles. El fue siempre más allá y trató de imaginar un mundo diferente, donde la vida diaria fuera más fácil, las ciudades más limpias y el modo de transportarse más rápido.

Pero, como era tan trabajador y tan estudioso, también hizo sus pinitos en la literatura, como lo demuestran algunas de sus fábulas (que podréis ir leyendo) además de otros muchos escritos.

Se sabe que Leonardo da Vinci era también un apasionado de la música, ejerció como músico en la corte de los Sforza mientras estuvo al servicio de Ludovico el Moro y que, cuando llegó a Milán, ya dominaba a la perfección la lira y el laúd. Es muy probable que Leonardo aprendiera a tocar estos instrumentos de oído, debido a su gran afición y su buena voz para cantar, y que lo hiciera simplemente practicando en solitario o con sus camaradas, sin un maestro conocido, aunque es muy posible que uno de estos compañeros de juventud, Atalante Migliorotti, buen cantante y músico de profesión, pudiera haberle enseñado durante su estancia en Florencia las bases de la teoría musical.

Leonardo siempre estuvo inquieto por mejorar y diseñar nuevos instrumentos, sus biógrafos dicen que él diseñó y construyó una lira de plata en forma de cabeza de caballo y que tenía un sonido mucho más hermoso que las liras tradicionales.viola organista

Aunque no se ha comprobado que él hay sido el inventor del violín, si dejó los planos de muchos instrumentos similares y otros tan complejos que nunca fueron construidos. Uno de ellos llamado la “viola organista” era un instrumento con teclado y cuerdas que sonaba por medio de una rueda, un tirante hecho de pelo de caballo y un arco.

Leonardo también trabajó en la mejora de muchos de los instrumentos musicales de su época y rediseñó muchos de ellos para mejorar la calidad del sonido y la facilidad de tocarlos.

Se cree que escribió varias piezas musicales, aunque no se conserva ninguna de ellas y también se dice que al tiempo que tocaba su lira podía cantar poemas y improvisar la letra según la ocasión.

Pasó sus últimos años en el castillo de Cloux, cerca de Amboise, en el que murió el 2 de mayo de 1519.

(En la sección “Pelis”  podréis ver la vida de Leonardo da Vinci de la serie Eráse una vez … el hombre)

Podemos acompañar la lectura con la música de Gounod, su Ave María interpretado por María Callas:

El ave extraordinaria – Leonardo da Vinci


Hace mucho tiempo, un viajero recorrió medio mundo en busca del ave extraordinaria.

Aseguraban los sabios que lucía el plumaje más blanco que se pudiera imaginar.
Decían además que sus plumas parecían irradiar luz, y que era tal su luminosidad que nunca nadie había visto su sombra.

¿Dónde encontrarla? Lo ignoraban. Desconocían hasta su nombre.
El viajero recorrió el bosque, la costa, la montaña.lumerpa

Un día, junto al lago, distinguió un ave inmaculadamente blanca.
Se acercó con sigilo, pero ella sintió su presencia y levantó vuelo.

Su sombra voladora se dibujó sobre las aguas del lago.
“Es sólo un cisne” se dijo entonces el viajero, recordando que el ave extraordinaria no tenía sombra.

Algún tiempo después, en el jardín de un palacio, vio un ave bellísima.
Estaba en una gran jaula de oro y su plumaje resplandecía en el sol.

El guardián del jardín adivinó lo que pensaba y le advirtió:
-Es sólo un faisán blanco, no es lo que buscas.

El viajero incansable recorrió muchas tierras, países, continentes…

Llegó hasta el Asia y allí, en un pueblo, conoció a un anciano que dijo saber dónde se encontraba el ave extraordinaria.

Juntos escalaron una montaña.
Cerca de la cumbre, vieron al gran pájaro incomparable.
Sus plumas, esplendorosamente blancas, irradiaban una luz sin igual.

-Se llama Lumerpa -dijo el anciano-. Cuando muere, la luz de su plumaje no se apaga. Y si alguien le quita entonces una pluma, ésta pierde al momento su blancura y su brillo.

Allí terminó la búsqueda.
El viajero volvió a su tierra, feliz, como si una parte de aquel resplandor lo iluminara por dentro.

Y aseguró que el plumaje de Lumerpa era como la fama bien ganada y el buen nombre y honor…

…que no pueden quitarse a quien los posee y que siguen brillando aún después de la muerte.