La leyenda de la madre de Abe no Seimei


Seimei_Abe_Concept_(WO3)Abe no Seimei fue un sabio japonés (onmyôji) maestro del ying y el yang, una especie de hechicero, exorcista, mago, … etc.  que trabajó para los emperadores y el gobierno Heian, haciendo calendarios y aconsejando las mejores formas desde el punto de vista espiritual para lidiar con los problemas y asuntos importantes. Rezaba por el bienestar del emperador y el gobierno, además de aconsejar en diversos temas. Era además astrólogo y predecía hechos astrológicos. Disfrutó de una vida excepcionalmente larga, libre de las peores enfermedades de la época, lo que contribuyó a la creencia popular de que poseía poderes místicos. Equivale a Merlín, mago que conocemos todos.

Cuenta la leyenda que muchos de los poderes mágicos que tenía Seimei eran debidos a que su madre fue un zorro convertido en mujer.
Esa es la historia de Kuzunoha-hime (la princesa Kuzunoha).
Abe no Yasuna (noble japonés del siglo XII) paseaba recitando poesía por el jardín de un templo, cuando inesperadamente irrumpieron un grupo de cazadores persiguiendo a un zorro, el animal se encontró de frente con Yasuna y le miró con ojos implorantes. El otro no se lo pensó dos veces y escondió al zorrillo entre sus ropas salvándole la vida.Kuzunoha-hime
Poco después de este incidente el noble conoció a una hermosa princesa llamada Kuzunoha, se enamoró de ella y se casaron. Al poco tiempo tuvieron un hijo que llamaron Abe no Doshi posteriormente conocido como Abe no Seimei.
Pero la felicidad iba a durar poco en casa del clan Abe, porque se descubrió la verdadera naturaleza de la esposa del señor feudal, era….. aquel zorro que había salvado convertido en mujer. Kuzunoha, fue obligada a tomar de nuevo su verdadera forma y a volver a su hogar del bosque. Desesperada y sin poder dejar de llorar, abandonó a su marido e hijo pero primero decidió escribir un poema de despedida en uno de los shôji (puertas de papel y madera corredizas, hacen las veces de puerta y pared) de su habitación que decía:

Koishiku wa
tazunekite miyo
izumi naru
shinoda no mori
urami kuzunoha

Que significa:

Si continúas amándome,
búscame en el bosque de Shinoda,
en la provincia de Izumi,
”La obligada” Kuzunoha

El nombre de Abe no Seimei aparece en muchas obras de ficción, a menudo como un hombre sabio del lado del bien, y raramente como un enemigo.

En 1994, Baku Yumemakura empezó una serie de novelas llamadas Onmyōji, con Seimei como un apuesto joven que vivía en un mundo al estilo del a Era Heian poblado con muchos seres misteriosos. Fue convertido en manga por Reiko Okano, haciéndose  popular entre los adolescentes. En 2002, se rodó una serie de televisión basada en  estas novelas. También aparece en diversas películas de animación japonesas (animé).

En el juego de PS2,  Kuon, Ashiya Doman y Abe no Seimei son rivales, siendo el segundo mostrado como mujer.

abe_no_seimei_by_ronchik-d2y4qo4

Leyenda japonesa

Parte de Wikipedia.

Anuncios

¿Por qué comen con palillos los orientales?


Los palillos orientales o Kuai-zi, se inventaron en China hace por lo menos 4.000 años. Como en aquella zona había escasez de energía, tenían que cortar la comida en trozos muy pequeños para que se cocinara antes, por lo que necesitaban utensilios apropiados para poder cogerla.

Son de forma rectangular con la punta roma y miden entre 23 y 25 cm. En principio se fabricaban de bambú ya que era un material barato, fácil de trabajar y cortar, resistente al calor y no tiene un sabor que pueda cambiar el de las comidas; pero, como había distintas clases sociales, para las más altas, se fabricaron también en maderas nobles cómo el sándalo, teka, cedro … en hueso e incluso en plata, jade, oro, coral, marfil, … etc.chopsticksu15

Posteriormente comenzaron a usarlos en Corea, Japón y Vietnam. Los palillos japoneses (Hashi) son mucho más difíciles de utilizar, ya que en lugar de tener una sección cuadrada, como los chinos, son redondos, lo que implica que el comensal debe tenerlos bajo un control mucho más preciso.

Para usarlos solo se necesita un poco de práctica,  y comprender la técnica básica. Se  considera inapropiado agarrar los palitos con la mano izquierda, aunque se sea zurdo.
Aquí tenéis un vídeo en el que nuestro amigo Chao nos enseña como usarlos:

 

Parte de: http://www.historiacocina.com/

Gulliver en Lilliput– Jonathan Swift


Los viajes de Gulliver es una de los obras más famosas de Jonathan Swift. Escrita en 1726, consta de cuatro libros de aventuras,  apasionantes, que constituyen una crítica a la sociedad de su época:gulliver

1. Viaje a Lilliput

2. Viaje a Brobdingnaga

3. Viaje a Laputa, Balnibarbi, Luggnagg, Glubbdubdrib, y Japón

4. Viaje a la ciudad de los Houyhnhnms

Os hablo aquí del primer libro: Gulliver en Lilliput.

Lemuel Gulliver, era un médico cirujano inglés, comenzó viajando en diversos barcos hasta embarcar en un precioso gran velero llamado el “Antílope” que se dirigía a las Indias Orientales.  Una noche se desató una violenta tormenta con olas gigantescas; a los marineros no les dio tiempo a lanzar los botes salvavidas al agua. Nuestro protagonista fue arrastrado por esta, y empujado por el viento y las olas llegó a tierra firme donde se desvaneció.

Al despertar se encontró atado en la playa y rodeado por unos personajes que no levantaban 15 cm. del suelo y cuyo idioma no entendía. Convivió con ellos unos meses, les ayudó con sus enemigos, medió entre reinos vecinos, y se despidió encariñado de ellos.

Las aventuras vividas con los liliputienses tendréis que leerlas vosotros en el libro: ¡merece la pena!.

gulliver2

La Princesa de la Luz Brillante


Taketori Monogatari es un cuento del siglo X sobre la princesa Kaguya.

untitled La antigua leyenda explica que un anciano cortador de bambú llamado Taketori-no-Okina, recolectando brotes de bambú en un bosque se encontró con uno que tenía una especie de luz en su interior. Al acercarse, vio dentro a una preciosa niña, Taketori decidió recogerla y llevarla a su casa.

– Mira lo que he encontrado – dijo llorando el anciano mientras le mostraba a la pequeña niña que encontró dentro del bambú a su esposa.

La viejita respondió:

– Ciertamente son los dioses los que nos han mandado a esta encantadora niña.

Decidieron quedarse con la niña y la llamaron Kaguya-Hime (Princesa de la Luz Brillante).

La pequeña niña creció muy rápidamente y con el tiempo se volvió muy hermosa. Cuando el anciano o su esposa estaban cansados o de mal humor, solo les bastaba ver a la niña para sentirse bien nuevamente.

Ellos vivían muy felices con Kaguya Hime, a la que querían como si fuera su propia hija. Además, desde el mismo día en que había encontrado a la pequeña, siempre que Taketori cortaba un bambú encontraba oro dentro de él. Gracias a esto, pronto se hizo rico y pudo permitirse el lujo de construir una gran casa en la que vivir cómodamente con su ancianakaguya-hime esposa.

Cuando Kaguya Hime creció, se convirtió en una mujer de gran belleza, que se hizo muy famosa en todo el mundo por su elegancia y hermosura, a pesar de que el anciano no permitía que su preciosa princesa saliera de casa. Cinco príncipes llegaron a su casa para pedir la mano de Kaguya en matrimonio. Pero ella era reacia a casarse, así que les propuso a sus pretendientes varias tareas imposibles para llevar a cabo antes de conseguir casarse con ella.

A su primer pretendiente, Kaguya le encargó traer el caliz sagrado de Buda que se encontraba en La India. Al segundo príncipe le encargó recuperar una legendaria rama hecha de plata y oro. El tercero tenía que intentar conseguir al legendario vestido del ratón de sol que se dice que está en China. Al cuarto le pidió que le trajera una joya de colores que brillaba al cuello de un dragón. Al último príncipe, le encargó una concha preciosa que las golondrinas guardaban como un tesoro. Esto desilusionó mucho a los pretendientes, pues la princesa les había pedido objetos que nadie sabía si existían realmente. Aún así decidieron intentarlo.

Kaguya_Hime-42e36 Un día, llego el primer hombre y trajo la taza de Buda que la princesa había pedido, pero pronto Kaguya descubrió que no había ido realmente a la India como ella lo pidió, sino que en su lugar le había traído una taza sucia de un templo cerca de Kyoto. Cuando la princesa lo vio, supo inmediatamente que esta no era la taza de Buda.

El segundo no tenía idea de donde podría encontrarse una rama de plata y oro, por lo que decidió ordenárselo a unos joyeros. Cuando los joyeros fabricaron la rama, él se la llevó a la princesa. Era una rama de plata y oro tan maravillosa que ella pensó que realmente se trataba de lo que había pedido y pensó que no podría escapar del matrimonio con este joven… de no ser porque los joyeros aparecieron para reclamar al pretendiente su dinero. De esta manera la princesa comprendió que esta rama no era la verdadera y por consiguiente no era lo que ella había pedido.

El tercer pretendiente, a quién se le había pedido el vestido del ratón del sol, les dio dinero a algunos comerciantes que iban a China. Ellos le trajeron una piel vistosa y le dijeron que pertenecía al ratón de sol. Se lo llevó a la princesa y ella dijo :sammmvv0

– Realmente es una piel muy fina. Pero la piel del ratón de sol no arde, aún cuando se tira al fuego. Probémoslo.

Y Kaguya tiró la piel en el fuego, y como era de esperar, la piel ardió.

El cuarto pretendiente era muy valiente e intentó encontrar al dragón por sí mismo. Navegó y vagó durante mucho tiempo, porque nadie sabía donde vivía el dragón. Pero durante una jornada, fue asediado por una tormenta en la que casi pierde la vida. La tormenta le impidió seguir buscandolo, así que regresó a su casa. De vuelta en su hogar, se encontró muy enfermo y no pudo volver con la Princesa Kaguya.

El quinto y último de los hombres buscó en todos los nidos, y en uno de ellos pensó que había encontrado lo que la princesa le había encargado; pero al bajar tan aprisa por la escalera, se cayó y se lastimó. Ni siquiera lo que tenía en su mano era la concha que la princesa había pedido, sino una golondrina vieja y dura.

De este modo todos los pretendientes fracasaron, y ninguno podría casarse con la princesa.

Un día, el Emperador quiso conocer la extraordinaria belleza de Kaguya Hime. En cuanto la vio, quedó prendado de la joven y le pidió que se casara con él y fuera a vivir a su palacio. Pero la princesa rechazó también su propuesta, diciéndole que era imposible, ya que ella no había nacido en el planeta y no podía ir con él.

Ese verano, cada vez que la princesa miraba la Luna, sus ojos se llenaban de lágrimas. Los ancianos estaban muy preocupados, pero la princesa guardaba silencio.

kaguya-hime-111222 Un día antes de la luna llena de mediados de agosto, la princesa explicó por qué estaba tan triste. Explicó que no había nacido en el planeta, sino que procedía de la Ciudad de la Luna, a dónde debía regresar en la próxima luna llena, y que vendrían personas a buscarla.

Los ancianos trataron de convencerla de que no partiera, pero ella contestó que debía hacerlo. Así que Taketori corrió en busca del Emperador, y le contó toda la historia. El Emperador, para evitar que la princesa Kaguya se marchara, envió a su casa una gran cantidad de soldados.

Pero en la noche de la luna llena de mediados de agosto, una intensa luz los cegó a todos y las gentes de la Ciudad de la Luna bajaron a por la princesa. Los soldados no pudieron combatir ni tratar siquiera de impedirlo, porque estaban cegados por aquella intensa luz y porque extrañamente habían perdido las ganas de luchar.

La princesa se despidió de sus padres, y les dijo que no deseaba irse, pero que tenía que hacerlo. También se despidió del Emperador por medio de una carta.

El desolado Emperador envió un ejército entero de soldados a la montaña más alta de Japón, el gran Monte Fuji. La misión era subir hasta la cima y quemar la carta que Kaguya-Hime había escrito, con la esperanza de que llegara a la ahora distante princesa.

Años después, de la Luna cayó la capa que la gente de la Ciudad de la Luna le había dado a la princesa Kaguya. Un monje, llamado Miatsu, se enteró de la historia de la princesa y fue a ver al Emperador. Le dijo que si alguna vez la luna llena aparecía más de lo debido, llevaran la capa al Monte Fuji y lo quemaran. El monje le dijo que la princesa Kaguya había recibido la carta que el había quemado , yjapon_fuji que se encontraba molesta por no haberse podido quedar en el planeta, por lo que había decidido convertir la Tierra en un lugar como la luna.

El Emperador le pidió al monje que sellara a Kaguya en un lugar del cual jamás pudiera salir.

La princesa Kaguya se enteró por medio de un susurro de un sirviente del palacio que estaba encargado de cuidar el espejo que la mantenía cautiva del hechizo y el engaño del Emperador, así que le pidió a uno de los habitantes de la Ciudad de la Luna que hiciera que del Monte Fuji cayera fuego, lava, cenizas y gases venenosos que causaran la muerte de la región entera. Esa persona así lo hizo, y tomando la furia de la princesa como componente principal, convirtió la montaña en volcán, que no hizo erupción debido a que la princesa no había acumulado suficiente rabia, por lo que habrían de esperar a que así fuera para que el volcán estallara.

Desde entonces las erupciones del Fuji , aunque escasas, han sido violentas, debido a la furia de Kaguya Hime.

Leyenda tradicional japonesa

Espero que os guste la primera parte de esta preciosa pieza titulada “La alondra que asciende” (The lark ascending) compuesta por Vaughan William:

 

Hachiko


akita

 

Hachikō, a veces conocido en japonés como Hachikō (el perro fiel), era un perro de raza Akita nacido en noviembre de 1923 en la ciudad de Odate (Prefectura de hachikoAkita, Japón). En 1924 fue trasladado a Tokio por su amo, Eisaburō Ueno, un profesor del departamento de agricultura de la Universidad de Tokio. Desde la  Prefectura de Akita hasta la estación de Shibuya viajó durante dos días en tren, en una caja. Cuando lo fueron a retirar sirvientes del profesor, estos creyeron que el perro estaba muerto.

Sin embargo, cuando llegaron a la casa, el profesor le acercó al perro un vaso con leche, y éste se reanimó. El profesor lo recogió en su regazo y notó que las piernas delanteras estaban levemente desviadas, por lo que decidió llamarlo Hachi (ocho en japonés) por la similitud con el Kanji (letra japonesa) que sirve para representar al número ocho (). En verdad el perro estaba destinado a la hija del profesor, quien prontamente abandonó la casa paterna al quedar embarazada y casarse para irse a vivir a la casa paterna de su esposo. Así, al comienzo, Hachi iba a ser regalado, pero el profesor pronto se encariñó con el perro al que adoraba enérgicamente.hachiko disecado

El perro lo saludaba cada día desde la puerta principal y lo despedía al final del día en la cercana estación de Shibuya. Incluso tras la muerte de Ueno en mayo de 1925, Hachikō volvió cada día a la estación a esperarle, y lo hizo durante los diez años que transcurrieron hasta su propia muerte.

La devoción que Hachikō sentía hacia su amo fallecido conmovió a los que lo rodeaban, que lo apodaron el perro fiel. En abril de 1934, una estatua de bronce fue erigida en su honor en la estación de Shibuya, y el propio Hachikō estuvo presente el día que se presentó la estatua. La estatua fue reutilizada a causa de la Segunda Guerra Mundial, pero se erigió otra estatua en agosto de 1947, que aún permanece y es un lugar de encuentro extremadamente popular, tanto que en ocasiones la aglomeración de estatua hachiko gente dificulta el encuentro.

También hay una estatua similar en Odate, delante de la estación de Odate.

Hachikō murió en marzo de 1935. Sus restos disecados se encuentran en el Museo de Ciencias Naturales de Ueno (Tokio).

Hachikō es el protagonista de la película de 1987 “Hachikō monogatari”.

En noviembre de 2009 salió una nueva película sobre Hachikō llamada: “Siempre a tu lado, Hachiko”.

Mientras leemos el impresionante ejemplo de lealtad de nuestro amigo Hachiko, podemos oír una preciosa pieza para piano de Eduard Grieg dedicada a la primavera “To the Spring” ilustrada con distintas razas de perros: