La hormiga y el escarabajo – Esopo


Llegado el verano, una hormiga que rondaba por el campo recogía los granos de trigo y cebada, guardándolos para alimentarse durante el invierno.Nuestra amiga la Hormiga
La vio un escarabajo y se asombró de verla tan ocupada en una época en que todos los animales, descuidando sus trabajos, se abandonan a la buena vida. Nada respondió la hormiga por el momento; pero más tarde, cuando llegó el invierno y la lluvia deshacía las boñigas, el escarabajo hambriento fue a pedirle a la hormiga una limosna de comida. Entonces sí respondió la hormiga:
— Mira escarabajo, si hubieras trabajado en la época en que yo lo hacía y tú te burlabas de mí, ahora no te faltaría el alimento.

Moraleja

Cuando te queden excedentes de lo que recibes con tu trabajo, guarda una porción para cuando vengan los tiempos de escasez.

La muñequita y el escarabajo (para la amistad)


Un día de lluvia una muñequita de papel y un escarabajo, que eran amigos, decidieron ir al bosque a coger moras.muñeca de papel
El escarabajo le dijo a la muñequita:
– Haré una pelotita y te llevare sentada en ella para que no te mojes y te rompas.
La muñequita sonrió y le dijo..
– ¡Vale, acepto!.
El escarabajo construyo su pelotita y la empezó a rodar. La muñequita iba tan segura encima, que era feliz.
De pronto el camino se inclinó y empezó a rodar muy deprisa, tanto que el escarabajo perdió su control, cayó sobre un charco enorme y la muñequita se mojó. Se iba deshaciendo el papel poco a poco. La muñequita empezó a expirar, entonces el escarabajo se lanzó al agua y se metió debajo de ella, empezó a hacer fuerza, una fuerza sobrenatural que no tenía y jugándose la vida logró levantarla por encima del charco hasta que la dejó fuera, en tierra firme.
escarabajoLos rayos del sol empezaron a secar el papel y la muñequita empezó a respirar. Ambos  empezaron a sonreir. Pero el escarabajo se resbaló y calló al charco boca abajo … se ahogaba, entonces… La muñequita se lanzó, mojó su papel y se filtro por debajo del escarabajo formando una barca.
Se dejó llevar por el agua y contoneándose logró sacar al escarabajo del charco.
El escarabajo, recuperado, tendió sus patas para que la muñequita se adhiriera a ella y así poder sacarla del agua.
Los dos tumbados al sol recuperaron fuerzas y pudieron reír contentos y felices.
Eran amigos y seguirían siéndolo por muchos años.
La fuerza de la amistad te da la vida.. 
el amor de amigo, lo puede todo
un verdadero amigo daría su vida por ti.
Podéis aprender a hacer la muñequita de papel pinchando encima de la fotografía:
muñeca de papel

El águila y el escarabajo – Esopo


fabula13 Estaba una liebre siendo perseguida por un águila, y viéndose perdida pidió ayuda a un escarabajo, suplicándole que le salvara.

Le pidió el escarabajo al águila que perdonara a su amiga. Pero el águila, despreciando la insignificancia del escarabajo, devoró a la liebre en su presencia.

Desde entonces, buscando vengarse, el escarabajo observaba los lugares donde el águila ponía sus huevos, y haciéndolos rodar, los tiraba a tierra. Viéndose el águila echada del lugar a donde quiera que fuera, recurrió a Zeus pidiéndole un lugar seguro para depositar sus futuros pequeñuelos.

Le ofreció Zeus colocarlos en su regazo, pero el escarabajo, viendo la táctica escapatoria, hizo una bolita de barro, voló y la dejó caer sobre el regazo de Zeus. Se levantó entonces Zeus para sacudirse aquella suciedad, y tiró por tierra los huevos sin darse cuenta. Por eso desde entonces, las águilas no ponen huevos en la época en que salen a volar los escarabajos.

Nunca desprecies lo que parece insignificante, pues no hay ser tan débil que no pueda alcanzarte.