Miguel Angel Gómez Martínez


Miguel Ángel Gómez Martínez nace en Granada el 17 de septiembre de 1949. Nacido en el seno de una familia de músicos, su padre era profesor en la banda de música de Granada y su madre pianista, desde pequeño ya tenía claro que quería ser director de orquesta.

Empezó a estudiar música con 4 años, a los 5 ya fue capaz de rendir un examen en el Real Conservatorio Superior de Música «Victoria Eugenia»  de Granada y a los 7, en 1957​ se subió al podio y no sólo dirigió con pulso firme a los profesores de banda municipal de Granada, sino que incluso corrigió varios errores que el transcriptor había deslizado en la partitura.

A los 13 años obtuvo el título de profesor de piano en el Conservatorio de Granada y a los diecisiete ganó el premio extraordinario de composición del Conservatorio de Madrid. En 1964 se trasladó a Madrid y obtuvo el Diploma de Primera Clase y Premio del Conservatorio en el curso final.

Dirigiendo con 7 años

A través de la beca March, Gómez Martínez continuó sus estudios de dirección de orquesta y coro en Viena, bajo las órdenes del profesor Hans Swarowsky.​ Se tituló a los 21 años, obteniendo el premio del Ministerio de Investigación y Ciencias de Austria.

A los 24 años debutó como director en Sankt Pölten (cerca de Viena).

Durante su carrera ha dirigido a las más destacadas orquestas internacionales a lo largo de todo el mundo, en Europa, Estados Unidos o Extremo Oriente, así como la mayoría de las orquestas españolas. Además, bajo su batuta ha dirigido a numerosos solistas y cantantes de reconocido prestigio internacional, como Alfredo Kraus, Boris Christoff, Birgit Nilson, Luciano Pavarotti, Montserrat Caballé, Cesare Siepi, Plácido Domingo, Ainhoa Arteta, Leo Nucci y un largo etc, así como a numerosos célebres instrumentistas, como Mstislav Rostropovich, Pinchas Zuckermann, Alicia de Larrocha, Maxim Vengerov, Anne Sophie Mutter, etc.

También ha compatibilizado su carrera como director con la composición. Es autor de:

  • Suite Burlesca (1972),
  • Sinfonía del descubrimiento (1992), con motivo del Quinto Centenario del descubrimiento de América,
  • Cinco canciones sobre poemas de Alonso Gamo (1996) para soprano y orquesta,
  • Sinfonía del agua (2007), ​
  • Amaneciendo (Passacaglia)(2010), obra para piano,
  • Atallah (2010), su única ópera hasta la fecha,
  • Cartas de un enamorado (2012), obra para barítono y orquesta dedicada a su mujer, Alessandra,
  • Concierto para piano y orquesta,
  • Concierto para violín y orquesta, así como varias obras para piano solo, todas compuestas entre 2012 y 2013.

A lo largo de su carrera ha recibido numerosos premios por todo el mundo.

Si queréis conocer más sobre este magnífico director, podéis ver su web pinchando sobre su fotografía :

En este vídeo del pasado diciembre de 2017 lo vemos dirigiendo el Concierto Solidario que forma parte de la campaña que RTVE lanza para repartir juguetes a niños de todo el mundo, se llama «Un juguete, una ilusión». En este concierto podéis oir piezas que seguro todos conocéis:

Gustavo Dudamel Ramírez


Gustavo Adolfo Dudamel Ramírez  nació en Barquisimeto (Venezuela) el 26 de enero de 1981, es un músico, compositor y director de orquesta. Tras 4 temporadas, dirigeimg-gustavo-dudamel-3 actualmente la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles hasta 2019, aunque también lo ha hecho en la Sinfónica de Gotemburgo y  la Sinfónica Simón Bolívar entre otras muchas. Fue calificado como un genio musical en el artículo «Gustavo Dudamel: El hombre que rejuvenece la música clásica» de la revista National Geographic de octubre de 2010. En 2012 ganó el Premio Grammy por la dirección de la Sinfonía n.º 4, de Johannes Brahms, interpretada por la Filarmónica de Los Ángeles.

Inició los estudios de música bajo la tutela de su padre, Óscar Dudamel, en su ciudad natal. A la edad de cuatro años, comenzó a estudiar violín, comienza con 14 años,  en 1995, sus estudios de dirección orquestal y cuatro años más tarde, en 1999, lo designaron director de música de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar y de la Orquesta Sinfónica Nacional de la Juventud de Venezuela, posteriormente ha obtenido dirigido numerosas orquestas ya sea como titular o como invitado.

En 2006 Dudamel se casó con Eloísa Maturén con quien tiene un hijo, Martín.

En 2017 ha sido invitado por la Filarmónica de Viena a dirigir a la orquesta en el tradicional Concierto de Año Nuevo y, con 35 años, será el más joven que la haya dirigido en la historia.

En el siguiente vídeo podemos verlo dirigir la Sinfonía nº 1 de Brahms:

De: Wikipedia

Ludwig van Beethoven


Ludwig van Beethoven nació en Bonn el día 16 de diciembre de 1770 y murió en Viena el 26 de marzo de 1827. Fue un compositor, director de orquesta y pianista alemán. La partícula van de su nombre no procede de orígenes nobles.

La familia Beethoven vivía bajo condiciones modestas. Su abuelo paterno, llamado también Ludwig, era descendiente de una familia de campesinos y granjeros.

En marzo de 1733, su abuelo emigró a Bonn, en donde trabajó como director y maestro de capilla de la orquesta del príncipe elector de Colonia. Su hijo y padre de Beethoven, Johann van Beethoven era músico y tenor de la corte electoral. Se casó con Maria Magdalena Keverich una joven viuda e hija de un cocinero de Tréveris. Dos años después, el matrimonio, en 1769, tuvo su primer hijo, bautizado como Ludwig Maria van Beethoven. Sin embargo, apenas seis días después de su bautizo, el niño falleció. El 17 de diciembre de 1770, fue bautizado su segundo hijo, Ludwig van Beethoven, en la iglesia de San Remigio de Bonn, con el nombre de «Ludovicus van Beethoven» según se describe en el acta de bautismo. Ludwig tuvo cinco hermanos pero sólo sobrevivieron dos: Kaspar Anton Karl y Nikolaus Johann.

El padre de Beethoven estaba muy impresionado por el hecho de que Wolfgang Amadeus Mozart diese conciertos a los siete años y quería que su hijo siguiera sus pasos. Con la intención de hacer de Ludwig un nuevo niño prodigio, comenzó a enseñarle piano, órgano y clarinete a temprana edad. Sin embargo, el estudio musical coartó el desarrollo afectivo del joven, que apenas se relacionaba con otros niños. En mitad de la noche, Ludwig era sacado de la cama para que tocara el piano a los conocidos de Johann, a quienes quería impresionar; esto causaba que estuviera cansado en la escuela. Ya era usual que dejara de asistir a clases y se quedara en casa para practicar música.

Cuando tenía siete años, Beethoven realizó su primera actuación en público en Colonia. Su padre afirmó que la edad de Ludwig era de seis años, para destacar, de esta manera, la precocidad de su hijo.

Cuando contaba con once años de edad, Beethoven publicó su primera composición titulada Nueve variaciones sobre una Marcha de Ernst Christoph Dressler.

Al año siguiente, Ludwig es contratado como músico en la corte del príncipe elector de Colonia Maximiliano Francisco, por recomendación de Neefe, su profesor.

Con 17 años, a la muerte de su madre tuvo que responsabilizarse de sus dos hermanos y se vio obligado a mantenerlos, tocando el violín en una orquesta y dando clases de piano durante cinco años.

A la muerte de su padre, el príncipe elector de Bonn, su mecenas, le financió un viaje a Viena, ciudad en la que permaneció el resto de su vida componiendo, tratando de alcanzar un reconocimiento social a su persona por medio del arte y sufriendo un mal particularmente terrible para él: la sordera.

Durante este período tuvo varios duelos musicales con otros pianistas.

Con veinticuatro años publicó su primera obra importante: tres tríos para piano, violín y violonchelo y el año siguiente, en 1795, realizó su primer concierto público en Viena como compositor profesional, en el que interpretó sus propias obras.

La corte, la nobleza y la Iglesia vienesas acogieron la música de Beethoven y se convirtieron en mecenas y protectoras del joven músico.

En 1800 presentó su Primera Sinfonía. En este vídeo podemos oir el Adagio Molto-Allegro con Brio:

Su música inicial, fresca y ligera, cambió para convertirse en épica y turbulenta, acorde con los tiempos revolucionarios que vivía Europa. Eran años en que las potencias monárquicas europeas se habían aliado para derrotar a la Francia revolucionaria. De esta época son la Sonata para piano nº 8, llamada Patética, y la Sonata para piano n.º 14, llamada Claro de luna. Su Tercera Sinfonía, llamada la «Eróica», estaba escrita en un principio en «memoria de un gran hombre», Napoleón, que era visto en ese momento como un liberador de su pueblo. Cuando se declaró a sí mismo Emperador, Beethoven se enfureció y borró violentamente el nombre de Napoleón de la primera página de la partitura. La «Eroica» se estrenó finalmente el 7 de abril de 1805.

En los años siguientes, Beethoven incrementó su actividad creadora y compuso muchas obras, entre ellas la Quinta Sinfonía, la Sinfonía Pastoral, la Obertura Coriolano y la bagatela para piano Para Elisa.

En 1812, Beethoven se traslada al balneario de Teplice y durante su estancia escribió la carta Amada inmortal, que provocó multitud de especulaciones sobre su destinataria aunque nunca se ha podido averiguar con exactitud.

Beethoven había entablado contacto con el inventor Johann Mäzel, que le construyó varios instrumentos para ayudarlo con sus dificultades auditivas, como cornetas acústicas o un sistema para escuchar el piano.

El invento de Mäzel que más impresionó al compositor fue el metrónomo, y escribió cartas de recomendación a editores y comenzó a realizar anotaciones en las partituras con los tiempos del metrónomo para que sus obras se interpretaran como él las había concebido.

En 1814, acabó las Séptima y Octava Sinfonías y reformó la ópera Fidelio, que fue un gran éxito, tanto de afluencia de público como económico, al igual que el resto de conciertos que realizó en esa época.

En 1823 termina su Novena Sinfonía y se estrenó el 7 de mayo de 1824. A partir de esta fecha, su salud decayó durante su estancia en la casa de su hermano. Es esta época cuando comienza la composición de su Décima Sinfonía (que nunca terminó).

Su hermano Nikolaus Johann, su cuñada y su admirador incondicional Anselm Hüttenbrenner le acompañaron al final de su vida,  a los 56 años.

El 29 de marzo, tuvo lugar su funeral, en él se interpretó el Réquiem en re menor de Wolfgang Amadeus Mozart.

 Beethoven es reconocido como uno de los más grandes compositores de la historia, compuso obras en una amplia variedad de géneros y para una amplia gama de combinaciones de instrumentos musicales.

Sus obras para orquesta sinfónica incluyen nueve sinfonías (la Novena Sinfonía incluye un coro) y alrededor de una docena de piezas de música «ocasional». Compuso nueve conciertos para uno o más instrumentos solistas y orquesta, así como cuatro obras cortas que incluyen a solistas acompañados de orquesta. Fidelio es la única ópera que escribió y entre sus obras vocales con acompañamiento orquestal se incluyen dos misas y una serie de obras cortas.

Compuso un amplio repertorio de obras para piano, como treinta y dos sonatas para piano y numerosas obras cortas, incluidos los arreglos (para piano solo o dúo de piano), de algunas de sus otras obras. Las obras en las que usa el piano como instrumento de acompañamiento incluyen diez sonatas para violín, cinco sonatas para violonchelo y una sonata para corno francés, así como numerosos lieder (poemas musicalizados para voz y piano).

La cantidad de música de cámara que produjo Beethoven fue notable. Además de los dieciséis cuartetos de cuerda, escribió cinco obras para quinteto de cuerda, siete para trío con piano, cinco para trío de cuerda y más de una docena de obras para gran variedad de combinaciones de instrumentos de viento.

De: La Wikipedia

Herbert von Karajan


Nace Salzburgo en 1908 y muere en Anif en 1989. Fue un  director de orquesta austriaco. Reverenciado y detestado, siempre polémico, si hay un músico que  von_karajanrepresente mejor que nadie la dirección orquestal durante el siglo XX, ése ha sido Von Karajan. Su gran su carisma, su forma apasionada de acercarse a la música, su capacidad única para arrancar las más brillantes sonoridades a la orquesta, su magisterio en la interpretación de las grandes obras del repertorio sinfónico y operístico romántico, con Beethoven, Tchaikovski y Richard Strauss a la cabeza, lo convirtieron en la batuta más popular y aclamada del pasado siglo.

Herbert von Karajan era hijo de una familia de la alta burguesía de Salzburgo, de ancestros griegos. Su tatarabuelo , Georg Johannes Karajanis, nació en Kozani, en el tiempo que el pueblo pertenecía al Imperio Otomano (hoy Macedonia Griega) y la dejó por Viena, trasladándose finalmente a Sajonia. Él y su hermano participaron en la fundación de la industria del vestido de Sajonia, y ambos fueron ennoblecidos por sus servicios por Federico Augusto I de ese modo se añadió el «von» a su nombre familiar. El nombre Karajanis se convirtió en Karajan.

Hijo menor del matrimonio del doctor Ernst von Karajan y Martha Kosmac. Karajan vivió la música desde muy pequeño ya que su padre era clarinetista aficionado y su hermano organista. El primer instrumento del pequeño Herbert fue el piano, en cuya práctica se inició en el prestigioso Mozarteum de su ciudad natal. Alentado por su maestro, se trasladó a Viena, donde su interés derivó hacia la dirección orquestal.

En 1940 se casa con Anita Gutermann que tenia ascendencia judía, situación que le causó más de un problema. Se casó tres veces. Con su terceraKarajan SIG365 mujer, Eliette, tuvo dos hijas. Eliette lo acompañó hasta el día de su muerte en Anif, a los 81 años.

En 1954, Von Karajan abandonó su formación londinense para aceptar la dirección de la Filarmónica de Berlín, la orquesta que siempre había querido dirigir y al frente de la que ya había debutado en 1938. Desde 1955 hasta 1989, cuando presentó su dimisión por motivos de salud, fue titular de esta formación, una de las más prestigiosas del mundo.

Con ella, así como con la Filarmónica de Viena, realizó sus mejores grabaciones discográficas, con un repertorio que abarcaba desde la música de autores barrocos, como Johann Sebastian Bach, hasta alguna incursión en el repertorio contemporáneo, con obras de Stravinski y la Segunda Escuela de Viena.

Aunque tras su muerte la calidad de su legado ha sido cuestionada por algunos críticos, lo cierto es que Von Karajan es, por derecho propio, uno de los mayores directores que ha dado el siglo XX.

Realizó más de 900 grabaciones y en el mundo ha vendido más de 200 millones de discos.

Sin duda conoceréis esta pieza, es la Marcha Radetzky compuesta por el padre de los Strauss, Johann Strauss y que forma parte siempre, como pieza culmen, del repertorio del Concierto de Año nuevo que se celebra en Viena (llevado siempre por eminentes directores musicales). Se toca en último lugar y la orquesta es acompañada por las palmas que tocan los espectadores, llevados por la batuta del director. En 1987 el Concierto de Año Nuevo fue dirigido por Karajan:

La Marcha Radetzky fue compuesta por Johann Strauss padre en honor al mariscal de campo austriaco conde Joseph Wenzel Radetzky, que en una serie de victorias, salvó el poderío militar de Austria en el norte de Italia durante la revolución de 1848-49.

La marcha alcanzó gran popularidad como expresión del nacionalismo austriaco. Pero cuando después de un tiempo Radetzky tomó parte en la represión del movimiento revolucionario en Austria, la marcha llegó a ser considerada como un símbolo reaccionario. Actualmente es famosa por ser interpretada, como he dicho antes, por Orquesta Filarmónica de Viena en el Concierto de Año Nuevo.