La importancia de la lectura


 kids_reading2

La lectura consiste en el proceso de obtener y comprender ideas e información almacenada utilizando alguna forma de lenguaje o simbología. Es un beneficioso ejercicio mental, favorece la concentración, la empatía, alimenta la imaginación, ayuda a mejorar algunas habilidades sociales como la empatía y previene la degeneración cognitiva.

lectura

Un lector rápido aprende a identificarse con los personajes de las historias que lee y, como sostiene el escritor Emilio Teixidor:

“Está más dispuesto a abrirse a otras vidas”.

 El psicólogo Raymond Mar y su equipo de la Universidad de Toronto probaron en el 2006 que las personas que consumen novelas son más empáticas respecto a los lectores de libros especializados o los no lectores. Al medir las habilidades sociales y el modo de interactuar de los dos tipos de lectores, los lectores de géneros literarios resultaron tener una mayor facilidad para ponerse en la piel del otro.

Emilio Teixidor, autor de «La lectura y la vida» asegura:

 “Al igual que nos cuidamos y vamos cada vez más al gimnasio, deberíamos dedicar media hora diaria a la lectura”

Existe más materia gris en la cabeza de una persona lectora y más neuronas en los cerebros que leen.

Los primeros que leyeron con avidez fueron los griegos, aunque fuesen sus esclavos quienes narraban en voz alta los textos a sus amos. Siglos más tarde, la lectura se volvió una actividad silenciosa y personal, se comenzó a leer hacia el interior del alma.

 Ángel Gabilondo nos dice:

 “Los grecolatinos convirtieron el pasatiempo de la lectura en un ejercicio: el sano ejercicio de leer”. Fueron los romanos quienes acuñaron el “nulla dies sine linea” (ni un día sin leer una línea)”.

La lectura en los niños

Los libros son importantes, aunque el acto de leer (si posible todos los días), es lo que llevará a nuestro hijo a  la aventura del saber, del conocer y descubrir. Además, si encima los padres y las madres comparten el momento de lectura de un libro con los hijos estarán estableciendo un lazo especial entre ambas partes.partes de un lector

 El interés por la lectura se debe inculcar a un bebé desde la cuna y tratar, con paciencia y dedicación, que se convierta en un hábito.

 La lectura aumenta su habilidad de escuchar, desarrolla su sentido crítico, aumenta la variedad de experiencias, y crea alternativas de diversión y placer para él. De paso, el niño aprende a convertir fácilmente las palabras en ideas, imagina lo que no ha visto y hace con que consiga bucear en la situación emocional del personaje, probando sensaciones como el peligro, el misterio… El niño se divierte o llora a través de los libros. Aparte de esto, el niño aprende valores comunes.

Propongo algunas formas para poder acercar a nuestro hijo al mundo de la lectura:

  • Debemos elegir historias que nuestro hijo desee escuchar. Prestar una especial atención a sus intereses y aficiones es un buen punto de partida para iniciarlo en la lectura. rincón de lectura
  • Es una buena idea dejar a al alcance de su mano  todo tipo de materiales de lectura: libros, revistas, cuentos para que se vaya familiarizando con ellos.
  • Nuestros hijos nos imitan, si nos ven leer, leerán.
  • Vayamos con él a la biblioteca y exploremos juntos la sección infantil.
  • Debemos hacerle comprender los beneficios que tiene para él la lectura buscando la utilidad, ayudando a encontrar libros que le ayuden a obtener lo que deseen.
  • Podríamos jugar  con él a juegos en los que deba leer las reglas, tarjetas y direcciones para ganar el juego.
  • Hay distintos momentos del día en los que podemos compartir con él aspectos que hayamos aprendido con la lectura y en qué aspectos nos ha ayudado ese día.
  • Leerle en voz alta puede hacer que el placer de escuchar una historia, en lugar de tener que esforzarse para poder leerla, consiga que se aficione a leer por sí solo.
  •  Es muy bueno que animemos a nuestro hijo a que lea en voz altalectura voz alta
  • Deberíamos proporcionarle libros que le interesen a él (libros que le diviertan y entretengan) y apoyar los temas que le interesen con actividades complementarias como museos, zoológicos, etc. según el tema de los libros.
  • También es buena idea proporcionarle una estantería para que pueda organizar sus propios libros.
  • Podemos hacer marcapáginas para que aprenda a usarlos. El hecho de que el niño sepa que podrá detenerse después de unas páginas o cuando termine un capítulo, le dará tranquilidad.
  • Y … algo muy importante … debemos limitarles el tiempo de televisión. La TV ocupa tiempo que podría utilizar en leer. Y como consejo, NO usemos nunca la televisión como recompensa por leer o como castigo por no leer.

Marcapáginas para que nos divirtamos juntos (pincha sobre la foto):

Marcador-de-página-hecho-con-un-pom-pom-de-lana-1marcapaginas

Parte de: La vanguardia, http://www.guiainfantil.com/http://leeatushijos.blogspot.com.es/

El señor don Libro – Gloria Fuertes


Estaba el señor don Libro
sentadito en su sillón,
con un ojo pasaba la hoja
con el otro ve televisión.
Estaba el señor don Librolibros
aburrido en su sillón,
esperando a que viniera… (a leerlo)
algún pequeño lector.
Don Libro era un tío sabio,
que sabía de Luna y de Sol,
que sabía de tierras y mares,
de historias y aves,
de peces de todo color.
Estaba el señor don Libro,
tiritando de frío en su sillón,
vino un niño, lo cogió en sus manos
y el Libro entró en calor.

¿Por qué celebramos el Día del Libro?


La elección del día 23 de abril como Día del Libro y del derecho de autor, procede de la coincidencia del fallecimiento de los escritores Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega en la misma fecha en el año 1616, aunque realmente no fuese en el mismo día, debido a que la fecha de Shakespeare corresponde al calendario juliano, que sería el 3 de mayo del calendario gregoriano y que Cervantes falleció el 22, siendo enterrado el 23, que coincide con la fecha del Inca Garcilaso. También coincide con la fecha de nacimiento de William Wordsworth (1850) y fallecimiento de Josep Pla (1981).

El Día del Libro en España partió de Cataluña, donde en esta fecha se festeja el Día de San Jordi ( su patrón).

Se celebró por primera vez el 7 de octubre de 1926, día del nacimiento de Cervantes. La idea original partió del escritor Vicente Clavel Andrés, que la propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona. Poco después, en 1930, se instauró definitivamente en toda España la fecha del 23 de abril.

La propuesta, entre otros, es presentada por la Generalidad de Cataluña y de la Federación de Gremios de Editores de España y por la Unión Internacional de Editores a la Unesco, con el objetivo de fomentar la cultura y la protección de la propiedad intelectual por medio del derecho de autor. El 15 de noviembre de 1995 la Conferencia general de UNESCO aprobó la propuesta en París, a partir de lo cual el 23 de abril sería el «Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor«.

Las razones que expone la resolución de la UNESCO son tres:

  • el libro ha sido durante siglos el factor más poderoso para la extensión del conocimiento y el más efectivo a la hora de preservarlo;
  • en consecuencia, todo lo que promueva su difusión servirá no solo para iluminar a los que tengan acceso a los libros, sino también para desarrollar una conciencia colectiva más completa de las tradiciones culturales del mundo y para inspirar una actitud basada en la comprensión, la tolerancia y el diálogo;
  • una de las vías más eficaces de promover y extender los libros es el establecimiento de un día del libro y la organización de eventos como ferias del libro y exposiciones ese día.

En 2001, la UNESCO acuñó el concepto de “Capital Mundial del Libro”, honor que recibe cada año una ciudad con objeto de que dedique especiales esfuerzos a promover el libro, la lectura y los derechos de autor.

Desde 2001, han sido Capitales Mundiales del Libro:

cartel%20dia%20libro

  • 2001: Madrid (España)
  • 2002: Alejandría (Egipto)
  • 2003: Nueva Delhi (India)
  • 2004: Amberes (Bélgica)
  • 2005: Montreal (Canadá)
  • 2006: Turín (Italia)
  • 2007: Bogotá (Colombia)
  • 2008: Ámsterdam (Países Bajos)
  • 2009: Beirut (Líbano)
  • 2010: Liubliana (Eslovenia)
  • 2011: Buenos Aires (Argentina)
  • 2012: Ereván (Armenia)
  • 2013: Bankok (Tailandia)
  • 2014: Port Harcourt (Nigeria)
  • 2015: Incheon (Corea del Sur)
  • 2016: Wroclaw (Polonia)
  • 2017: Conakry (Guinea)
  • 2018: Atenas (Grecia)
  • 2019: Sharjah (Emiratos Árabes Unidos)
  • 2020: Kuala Lumpur (Malasia)
  • 2021: Tiflis (Georgia)

Algunos países realizan actos semejantes en otras fechas. En Reino Unido e Irlanda el primer martes de marzo realizan el llamado World Book Day (Día Mundial del Libro).