Jonás y la calabacera (para el perdón)


jonas_y_la_calabacera_3

Jonás fue un profeta que aparece tanto en el Antiguo Testamento, como en el Tanah judío o el Corán.

En esta historia del Antiguo Testamento, Jonás fue por orden de Yahveh a Ninive, una ciudad grande asiria,  según él de tres días de recorrido, eminentemente comercial al estar al lado del Tigris.

Al ver la mala vida de los ninivitas y que no hacían caso de sus advertencias sobre la destrucción de la ciudad, el profeta huyó de allí muy enfadado y cansado, a las afueras de la ciudad donde construyó una cabaña desde donde vigilar qué ocurría.

Milagrosamente sobre su cabaña creció una calabacera para proveerla de sombra, lo que le alegró mucho, pero la alegría le duró poco porque, al día siguiente, muy de mañana, un gusano hizo que la planta se secase, algo que le apenó mucho. Privado de su sombra, quedó de nuevo expuesto a un viento procedente del este y al sol ardiente que batía sobre su cabeza. Entonces Yahveh le preguntó:

–  «¿Crees que tienes razón para enfadarte tanto?». Si tu sientes lástima por la calabacera que yo he dejado que crezca, cuando tú ni la has plantado ni cuidado, ¿no debería yo sentir lástima por Nínive, la gran ciudad, en la cual existen más de ciento veinte mil hombres que de ningún modo saben la diferencia entre su mano derecha y su izquierda, además de muchos animales domésticos?».

Jonás comprendió la lección y pensó que los habitantes de la ciudad merecían el perdón de Yahveh aunque hubieran actuado mal.

Anuncio publicitario

La adivinanza de la semana (197)


La leyenda de la Torre de Babel


Cuenta la leyenda que en una época de nuestra historia, después del Diluvio, todo el mundo hablaba una misma lengua y empleaba las mismas palabras. Y cuando los hombres emigraron desde Oriente, encontraron una llanura en la región de Senaar y se establecieron allí. Entonces se dijeron unos a otros:

 – “¡Vamos!, Fabriquemos ladrillos y pongámoslos a cocer al fuego”.

 Y usaron ladrillos en lugar de piedra, y el asfalto les sirvió de mezcla. Después los hombres decidieron construir una gran torre cuya cúspide llegara hasta el cielo, desafiando todos los límites que poseían.

Entonces Dios descendió para ver el trabajo de los hombres, y al ver la edificiación despertó su ira, al ver el orgullo de los hombres, y la insolencia que esto significaba.

 De ese modo, decidió confundir a los hombres sus lenguas, para que no pudieran entenderse. Así los dispersó de allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad.

El nombre de dicha ciudad fue Babel (que es el nombre bíblico de Babilonia), porque Dios confundió allí el lenguaje de toda la tierra.

 Génesis 11, 1-9

La leyenda del rey Salomón


 salomon El rey Salomón fue el segundo hijo del rey David y Betsabé y uno de los grandes gobernantes de Israel, se dice que fue el hombre más sabio que ha existido. Ya desde pequeño mostró indicios de una inteligencia superior a la normal, por ello su padre le enseñó el idioma de los pájaros o de la naturaleza, lo que le dotó de cualidades excepcionales para la comprensión, sabiduría y justicia. Su sello fue la estrella de David.

Cuenta la leyenda que un día dos mujeres, María y Amanda, se presentaron ante rey. Se pararon ante él, y le dijeron:

– Por favor, mi señor, Amanda y yo vivíamos en una misma casa, di a luz, mientras ella estaba conmigo en la casa. A los tres días de mi parto, también ella tubo un hijo, estábamos juntas, no había nadie más en la casa, sólo nosotras dos. Una noche murió su hijo. Se levantó durante la noche y, mientras tu servidora dormía, tomó a mi hijo de mi costado y lo acostó en su regazo, y a su hijo, el que estaba muerto, lo acostó en el mío. Al amanecer me levanté para amamantar a mi hijo, y ¡estaba muerto! Pero lo examiné bien a la luz de la mañana y vi que no era mi hijo, el que yo había parido.

Amanda repuso:

– No, mi hijo es el vivo y tu hijo es el muerto.

Pero María replicaba:

– No, al contrario, tu hijo es el muerto y mi hijo es el vivo.

Y seguían discutiendo. Entonces, dijo el rey:

– Ésa dice: `Éste es mi hijo, el vivo, y tu hijo es el muerto,’ y la otra dice: `No,  al contrario, tu hijo es el muerto, y mi hijo es el vivo.’

Entonces ordenó: juicio.salomon-m

– Traedme una espada.

Le presentaron la espada y éste sentenció:

– Cortad al niño vivo en dos partes y dad mitad a una y mitad a otra.

A María se le conmovieron las entrañas por su hijo y replicó al rey:

– Por favor, mi señor, que le den a ella el niño vivo, pero matarlo, ¡no!, ¡no lo matéis!.

Mientras Amanda decía:

– Ni para mí ni para ti: ¡qué lo corten!

Sentenció entonces el rey:

– Entregadle a María el niño vivo, ¡no lo matéis! Ella es su madre.

El juicio pronunciado por el rey llegó a oídos de todo Israel y cobraron respeto al rey, al ver que dentro de él había una sabiduría divina con la que hacer justicia.

Esta leyenda y más historias sobre Salomón poemos leerla en el Libro de los Reyes, en el Antiguo Testamento de la Biblia.

Moisés


lahistoriademoises En el siglo XII a.C., nació Moisés, en una familia hebrea de la tribu de Leví, cuando el faraón  ordenó a los soldados egipcios la muerte de todos los niños hebreos varones primogénitos para que los esclavos no pudieran sublevarse, su madre y su hermana decidieron ponerlo a salvo escondiéndolo hasta la edad de tres meses y luego lo colocaron en una cesta de papiro que lanzaron al Nilo. Una hija del faraón, que fue a bañarse en el río encontró al niño y decidió criarlo. Le dio el nombre de Moisés que significa “salvado de las aguas” y creció y se educó en la corte del faraón.

Sobre la juventud de nuestro personaje sabemos poco hasta que comienza su vida como salvador del pueblo de Israel, cuando se encargó de liberar a su pueblo y devolverlo a Palestina, la tierra prometida en el momento que supo sus orígenes.mar_rojo_moises

Fueron muchas las veces que Moisés tuvo que enfrentarse con el faraón y  muchas las aventuras que vivió con su pueblo en el camino para la liberación porque duró muchos años. Lo condujo hasta la llanura que se extiende a los pies del monte Sinaí.

En su camino hacía allí, mientras eran perseguidos por el ejercito egipcio, tenía que cruzar el Mar Rojo para escapar de ellos, entonces Moisés ordenó a las aguas que se abrieran, estas lo hicieron para que el pueblo hebreo pasara pero, a medida que iban terminando de pasar, se cerraban así que los egipcios no pudieron seguirlos.

 mandamientos Un día, Moisés desapareció del campamento que los judíos habían instalado. Se rumoreaba que había salido con dos tablas de piedra burdamente talladas. Aquella tarde, la cima de la montaña quedó oculta a la vista humana, escondida en las nubes de una tormenta terrible. Pero, cuando Moisés volvió al campamento, llevaba grabadas en las tablas las palabras que Yahvé había dirigido a los hebreos entre el ruido de sus truenos y los destellos cegadores de sus relámpagos.

Desde aquel momento, el pueblo judío obedeció a Yahvé, al Señor de su destino, al único Dios verdadero, que les había enseñado a vivir en santidad al ordenarles seguir los sabios consejos de los Diez Mandamientos. Los judíos siguieron a Moisés cuando éste los invitó a proseguir su viaje por el desierto. Le obedecieron cuando les dijo lo que tenían que comer y beber, así como lo que debían hacer para resistir el clima tórrido del desierto.

Finalmente, tras muchos años de marcha, llegaron a una tierra que parecía agradable y próspera. Se llamaba Palestina.

Adán y Eva (para la obediencia)


Adán (en hebreo significa hombre) y Eva ( en hebreo significa vida) fueron los primeros humanos, de acuerdo a la religión judía, islámica y cristiana. Todos los humanos descendemos de ellos, según cuenta la Biblia, en uno de sus libros, el Génesis.adan-y-eva-4

Os cuento esta historia:

Adán y Eva fueron los primeros jardineros. Vivían en el Jardín del Edén, un lugar perfecto sin espinas ni malas hierbas, y donde las plantas producían sus frutos fácilmente. Dios les dijo a Adán y a Eva que cultivaran el jardín,  lo cuidaran, pusieran nombre a los animales, y comieran de sus frutas, excepto del árbol del conocimiento del bien y del mal porque si comían sus frutas (se dice que eran manzanas o alguna fruta parecida a ellas), morirían.

Adán y Eva eran muy felices allí, ¡era tan bonito!

Como he dicho antes, Dios puso también en el Edén todo tipo de animales, uno de estos animales era una serpiente. Era muy astuta. Un día, la serpiente habló con Eva, y le dijo:

– “¿Es verdad que Dios os dijo que no deberíais comer de ningún árbol en el jardín?”adan-eva-mirar_~cwa0034

Eva dijo:

– “Podemos comer de todos los árboles menos del que está en el centro, el del conocimiento del bien y del mal, porque si no, moriremos.”

Pero la serpiente dijo a Eva:

– “No vais a morir. Dios sabe que si coméis ese fruto, llegaréis a ser como Él y es sólo esa la razón por lo cual Él no quiere que lo comáis.”

Eva miró el fruto, era hermoso. Pensó un poco pero, al final cogió el fruto y lo comió. Después le dio parte a Adán para que lo probara.

De pronto se miraron y se dieron cuenta que estaban desnudos. Rápidamente cosieron hojas juntas y se hicieron ropa para si mismos.adan-y-eva

Luego oyeron a Dios y se escondieron de Él. El Señor llamó al hombre (Adán) y le preguntó:

– “¿Dónde estás?”

Adán respondió:

. “Te oí y tuve miedo porque estaba desnudo.”

Dios le preguntó:

– «¿Y cómo lo supiste?»

Adán confesó que él y Eva comieron el fruto que no debieron comer. Luego trataron de poner excusas diciendo:

– “La serpiente nos engañó.”

adanyeva ( ¿Alguna vez has tratado de culpar a alguien más cuando tú tenías algún problema? ¿Has tratado de esconderte para que nadie te encuentre por algo que hiciste? ¡Si has hecho estas cosas, hiciste exactamente lo que Adán y Eva hicieron!).

Vamos a ver lo que Dios hizo.

Dios les explicó que ellos al tomar la decisión de comer el fruto le habían desobedecido. Él les amaba pero tenía que castigarles por lo que habían hecho. Entonces les castigó a salir del jardín y comenzaron a tener vidas difíciles, por ejemplo, debían trabajar para buscar la comida o podrían ponerse enfermos.

Pero Dios todavía les amaba y les cuidaba.

 

Salomé – Richard Strauss


Nos cuenta la Biblia que Salomé era una mujer de extremada belleza y atractivo, que tenía cautivo el corazón del rey Herodes.

normal r Era la hija que de un matrimonio anterior había tenido Herodías, que en aquel momento era la mujer legítima de Herodes. Eran de dominio público las relaciones del rey con la madre y con la hija, cosa que prohibía la ley de Moisés.

San Juan Bautista no se cortó lo más mínimo en condenar públicamente esta conducta, por lo que Herodes lo quitó de en medio encerrándolo en la prisión.

Ocurrió que en una fiesta que celebraban en palacio quedó Herodes tan prendado de la danza de Salomé, que le ofreció hasta la mitad de su reino porque aceptase ser su esposa.

Salomé lo consultó con su madre, y ésta le dijo que el mejor premio era la cabeza de san Juan Bautista en una bandeja y, efectivamente,  ese fue el premio, mal que le pesó a Herodes.

En esta historia se basó Oscar Wilde para escribir su Salomé, pero cambiada ya que, según este autor, Salomé está enamorada (obsesivamente incluso) de Jokanaan (Juan), quien rechaza su amor. La petición de que sea decapitado se produce, pues, por despecho. Tras la muerte, en una combinación de eros y thanatos muy propia de la época (ya antes, un soldado sirio, enamorado de Salomé se ha suicidado), Salomé besa los labios de la cabeza cortada de Jokanaan. Herodes, enamorado a su vez de Salomé, ordena matarla.AVELO

A su vez, Ricardo Strauss se basa en esta historia para crear su ópera.

Escrito en un solo acto, el libreto, y la música, poseen una intensidad que deja atado al espectador a la obra desde el principio hasta el fin. Cada personaje está muy bien dibujado; además de los dos personajes principales, Salomé y Juan, Herodes y Herodías tienen mucha importancia en la trama.

La obra transcurre en una noche de luna llena en el palacio de emperador, durante el reinado de Herodes Antipas y narra la historia de Salomé y Juan el Bautista.

Hastiada de la fiesta que se celebra en palacio la joven princesa de Judea, Salomé, pide ver al extraño prisionero que alojado en la cisterna proclama la llegada del Mesias. Es Iokanaan (Juan, el bautista).

Al contemplarlo, Salomé se enamora y le ruega que acceda a sus deseos carnales. El profeta la rechaza violentamente y la maldice. La joven jura venganza, es la primera vez que alguien no accede a sus caprichos.

El pervertido Herodes que gusta de su hijastra Salomé, le pide que baile a cambio de un deseo, cualquier deseo que tenga. Salomé le hace jurar que cumplirá su palabra, y a pesar de las protestas de su madre Herodías, la esposa de Herodes, baila la danza de los siete velos. Luego de bailar, Salomé pide su deseo: la cabeza del profeta en un bandeja de plata.

SALOME~1 Herodes intenta desesperadamente satisfacerla con otras cosas para persuadirla de su insensatez. Pero ella está convencida de que lo único que desea es la cabeza del hombre. Finalmente Herodes accede.

La ejecución del Bautista es el punto álgido de la obra, no se ve en escena pero la orquesta es la encargada de registrar el momento.

Un guardia entrega la cabeza en la bandeja a Salome que enloquecida de placer hace el monólogo culminante de la ópera «Ah, no quisiste besarme, ahora yo te besaré«.

Desquiciada, le declara su amor ante la mirada espantada de los presentes. En el momento en que la princesa besa la cabeza sangrante del profeta, Herodes ordena a los soldados que la liquiden.

La música es a ratos politonal, como durante las quejas de los sacerdotes judíos, y a ratos atonal, como durante el extenso e intenso monólogo final de Salomé.

Según el deseo del compositor la cantante capaz de asumir exitosamente el papel debía tener La voz de una Isolda de dieciséis años, requerimiento imposible dado que no existe soprano dramática con el poderío vocal para enfrentar Salome en la juventud, es por esto que ha habido muy pocas sopranos capaces de interpretar este papel.

Pero el fragmento más popular de la ópera es la Danza de los siete velos, que incluso se interpreta como pieza de concierto orquestal.