El demonio de oro y piedra


En las tierras lejanas de Vietnam, en Asia, vivían felizmente dos hermanos. Mañana y tarde los dos hermanos se encargaban de labrar los campos de sus padres. Pero por desgracia los padres de los jóvenes hermanos murieron. Ante esta situación el hermano pequeño se fue a preparar el último adiós de sus padres, que siempre habían sido bondadosos. Pero el hermano mayor, sin pensarlo, aprovechó la ocasión para ir a la casa de los padres y llevarse todo aquello que habían dejado de valor.

Al volver a la casa, el hermano pequeño se la encontró vacía:Montgomery-Burns

– Después de tantos años es extraño que nuestros padres dejaran vacía la casa, ¿verdad, honorable hermano? , preguntó el hermano pequeño.
– Tus ojos no te engañan. Nuestros queridos padres no tenían nada, solo esta triste casa.
– En este caso, buen hermano, compartiremos de buen agrado la casa de nuestros padres.
– No puede ser. Yo tengo una mujer y tu no, la casa es mía.

De esta manera el hermano mayor se quedó a vivir en la casa con su mujer. Se quedó también los bueyes y los campos para labrarlos y sacar provecho. El hermano más joven, que no dijo ni una sola palabra sobre la decisión de su hermano mayor, tuvo que quedarse solo en un pequeño terreno sin casa, cerca de una enorme montaña de piedra, con la única compañía de un perro y un gato hambrientos.

Pasaban los días y el muchacho no sabía cómo llevarse un pan a la boca ya que no tenía bueyes para labrar el campo, ni caballo, o burro. Finalmente, después de rascarse la cabeza y mirar al perro y al gato mucho rato, decidió intentar labrar el campo con aquellos dos pobres animales. Los colocó sobre el arado mientras los animaba a moverse. El gato y el perro empezaron a andar mientras maullaban y ladraban sin parar.

hombre-ricoDe golpe la montaña de piedra que había delante de los campos empezó a moverse ante el espanto del muchacho. Allí mismo, desde una cueva extraña se empezó a escuchar un ruido, cada vez más y más alto. Finalmente la montaña de piedra se abrió. Era la boca de un demonio inmenso que no paraba de reír delante de aquella ridícula situación. El muchacho observó aquella inmensa boca y observó un color que le cegaba: ¡era oro!. ¡La boca del demonio estaba llena de oro a toneladas! El muchacho subió rápidamente la montaña y llenó su saco con oro. Al irse el chico observó como la enorme boca se cerraba.

Con esta buena suerte, que el chico no se acababa de creer, volvió al pueblo con una sonrisa de oreja a oreja para comprar unos bueyes, una sencilla casa de madera y comida para su gato y su perro. El chico se dispuso a llevar una vida tranquila.

Un buen día su hermano mayor conoció la suerte de su hermano pequeño y decidió ir a verlo. Cuando lo vio, le preguntó como había conseguido vivir tan bien, y el hermanodemonio pequeño le habló sobre el demonio de oro y piedra. El hermano mayor, lleno de avaricia, decidió hacer lo mismo que su hermano. Llevó un perro y un gato en el arado y colocó unos carros cerca la montaña para poder cargar todo el oro. Otra vez se escuchó como la piedra se abría y una sonrisa escandalosa llenó el valle. El hermano se dirigió rápidamente a la boca y mientras gritaba de euforia descubrió las riquezas que escondía la montaña. El oro se perdía entre sus manos y no podía parar de llenar sacos uno detrás de otro. Poco a poco, la piedra dejó de moverse y el demonio, viendo la avaricia del hermano mayor, empezó a enfadarse. Cuando se dio cuenta, el demonio de oro y piedra estaba cerrando su enorme boca hasta que se escuchó como sus dientes se cerraban con un fuerte golpe.

La mañana siguiente, cuando el hermano pequeño despertó, decidió ir a ver cómo le había ido a su hermano. Pero sólo encontró un gato y un perro atados en el arado. Al desatarlos, el muchacho alzó la mirada. Estaba seguro que había visto como el demonio le guiñaba el ojo.

Leyenda vietnamita

De: http://www.casaasia.es/

Anuncio publicitario

Canción de Navidad – Charles Dickens


morrissey%20-%20christmas%20carol%20aSabéis que, anticipándose a las Navidades, se estrena la película en 3D “Los fantasmas de Scrooge” basada en el cuento escrito por Charles Dickens en 1843: “Canción de Navidad”.cancionnavidad

Dickens se basó en la realidad denigrante del Reino Unido durante la revolución industrial en el siglo XIX: el maltrato de los niños y jóvenes que trabajaban y estudiaban en las condiciones más crueles en la sociedad proletaria; para ello, leyó informes del parlamento británico sobre las condiciones de miseria en los menores de edad.

Abogaba por una actitud más benévola y caritativa con los niños, pues las condiciones de la era victoriana les eran adversas como la prostitución, la mendicidad, el trato a los obreros y el aumento de la población a consecuencia de la industrialización del país y el colonialismo británico en el mundo.

Adelanto un poco su argumento y, para los que quieran ver la versión anterior, de Disney, está en la sección de “Pelis” del margen derecho del blog:

 El protagonista es Ebenezer Scrooge, una persona avara y tacaña que no celebra la fiesta de Navidad a causa de su solitaria vida y su adicción al trabajo. No le importan los demás, ni siquiera su abnegado empleado Bob Cratchit, sólo se importa a sí mismo.Scrooge

Un día, en su casa, Scrooge recibe la visita de un espíritu misterioso que resulta ser el de su mejor amigo y socio Jacob Marley, que al iniciar el relato muere y posteriormente, le anuncia una tenebrosa profecía acerca del futuro del avaro y la llegada de los tres espíritus de la navidad. Scrooge no se asusta y desafía la predicción.

Con el tiempo aparecen los tres espíritus navideños: el del Pasado, que le hace recordar a Scrooge su vida infantil y juvenil llena de melancolía y añoranza antes de su adicción por el trabajo; así como por su desmedido afán de enriquecerse.

435px-a_christmas_carol_-_marley27s_ghost El del Presente hace ver al avaro la actual situación de la familia de su empleado Bob Cratchit, que a pesar de su pobreza y de la enfermedad de su hijo Tim, celebra la navidad.

Luego el Espíritu le muestra cómo todas las personas celebran la Navidad; incluso el sobrino de Scrooge, Fred, celebra la Navidad de una manera irónica pero alegre (debido a que los invitados no quieren la presencia del avaro). Al final el espíritu muestra a un par de niños de origen trágicamente humano: la Ignorancia y la Necesidad; posteriormente el espíritu desaparece inmediatamente a la medianoche.Cartchit

El Espíritu del Futuro, mudo y de carácter sombrío, le muestra lo más desgarrador: el destino de los avaros: su casa saqueada por los pobres, el recuerdo sobrio de sus amigos de la Bolsa de Valores, la muerte de Tim Cratchit y lo más espantoso: su propia tumba, ante la cual Scrooge se horroriza finalmente e intenta convencer al espíritu de que está dispuesto a cambiar si le invierte el destino. Al final, el avaro despierta de su pesadilla y se convierte en un hombre generoso y amable.

El cambio lo vive el propio Scrooge cuando finalmente celebra la Navidad, hace que un jovenzuelo le compre el pavo y lo envíe para su empleado Cratchit sin dar a conocer quién lo mandó. Posteriormente sale a la calle para saludar a la gente con una Feliz Navidad y entra en casa de su sobrino Fred para festejar, causando asombro entre los invitados. Con respecto a Cratchit, finge reprenderlo por su llegada tarde al trabajo; le da un aumento de sueldo y va con él para ayudar a la familia y en especial a Tim en su tratamiento de la enfermedad, lo que al final causa felicidad en ellos.

cratchit2

La extraña historia de Midas (para la humildad)


 

Había una vez un rey llamado Midas que gobernaba sobre Frigia.

  El_rey_Midas_00004 Midas se había hospedado durante cierto tiempo en la corte del dios Dionisos, que lo había colmado de atenciones y cumplidos. Pero el dios, queriendo recompensar al rey, le pidió que expresara un deseo y sería satisfecho inmediatamente. Entonces Midas pidió que se transformara en oro todo lo que tocara y Dionisos se lo concedió. El rey de Frigia quiso hacer inmediatamente una prueba y, acercándose a un árbol, lo tocó. El árbol se convirtió en oro; tocó una banqueta, que también se convirtió en oro. Midas, completamente entusiasmado, se puso a tocar todo lo que tenía a su alcance y, al contacto de sus manos, todo se iba convirtiendo en oro. Y de esta manera, los muros de palacio, las escaleras, los muebles y toda la regia mansión quedó convertida en un resplandor de luces de oro.

Finalmente, Midas se cansó del juego y rogó a sus criados que le trajeran de comer, pero en cuanto tocó los alimentos con sus manos … estos quedaron convertidos también en oro. Los criados le contemplaban estupefactos y sus parientes no se atrevía a acercarse a él por miedo a verse transformados en estatuas rey-midasde aquel precioso metal. Midas cayó en un estado de desesperación y comenzaba a morirse de hambre. Entonces cayó en la cuenta de que la divinidad había querido castigar su codicia y rogó con lágrimas a Dionisos que le perdonara y lo volviera a convertir en un hombre normal. Dionisos se compadeció y respondió a Midas de esta manera:

“ Te perdono, ¡oh, rey!; la lección ha sido bastante severa y te ha hecho comprender que sólo males pueden sobrevenir a quienes se dejan apoderar por la fiebre del oro. Vete ¡oh, rey!, a bañarte en el rio Pactolo, que corre al fondo de tus jardines; sus aguas te purificarán y serás salvo.”

Y, por esta vez, Midas se libró del castigo de los dioses. Pero no sería siempre tan afortunado.

 

Os cuelgo aquí la historia de Midas al estilo Disney:

 

 

No es oro todo lo que reluce


Antes, para ser rico de la noche a la mañana, se buscaban tesoros en islas desiertas. Hoy, hay que acertar los números de la lotería. En Moscú vivía Fédor Budonov, un viejo rico que diariamente contaba sus monedas de oro. Mientras, su criado Boris tuvo que conformarse con escuchar el tintineo y obedecer a su señor. tio-gilito

Cierto día, Budonov oyó hablar de una isla donde había una inmensa montaña de oro, y como nunca tenía bastante, se embarcó con su criado hasta dicho lugar. Al ver la montaña, a Budonov le brillaron los ojos, de tal forma que… Entonces sacó una extraña botellita e hizo que Boris se la bebiera. A los pocos minutos, el muchacho cayó dormido. El viejo le metió en una piel de vaca y llamó a varios cuervos para que lo subieran hasta la cima del oro.

Cuando Boris despertó vio que no podía bajar de allí y no tuvo más remedio que obedecer a su avaricioso amo: cavó noche y día para arrancar las pepitas, que el viejo guardaba en cofres. No hubo descanso para Boris, hasta que una noche la montaña se 7300Enu convirtió en un volcán: de un rugido lanzó al joven por los aires, y después de varias piruetas cayó a salvo en la playa. Pero no corrió la misma suerte su amo, quien quedó petrificado por la lava, igual que su dorada montaña. Afortunadamente,  Boris huyó con el botín.

La riqueza puede esclavizar tanto como la pobreza. Así es que será mejor que busquemos alternativas que nos conduzcan a la libertad.

(Cuento tradicional ruso)

El avaro que perdió su tesoro – La Fontaine


Había una vez un hombre muy avaro. Recogía el dinero y lo guardaba inmediatamente, sin gastarlo para nada. Ni comía bien, ni vestía decentemente.

cofre_oddua_labrado Su mayor ambición era tener mucho dinero para guardarlo. En cuanto tuvo una buena cantidad, pensó en esconderlo bajo tierra para que nadie se lo pudiera  robar.

Al fin se dirigió a un bosque y lo enterró bajo un árbol, alejándose luego de allí, contento de pensar que nadie sabía dónde se hallaba su tesoro y, por tanto, no se lo podrían arrebatar.

Pero en contra de lo que creía, el hombre no vivía tranquilo. No comía ni dormía pensando siempre si el dinero estaba bastante seguro enterrado en aquel lugar. Cada día iba al bosque y allí se aseguraba de que el tesoro seguía en sus sitio. Tantas veces fue y volvió del bosque que un campesino que vivía por los alrededores se sintió picado por la curiosidad.

Observó con atención lo que hacía el avaro y, cuando éste se fue, salió de su escondite y con una pala cavó una fosa encontrando allí una gran cantidad de dinero. Sin decir nada, lo cogió y se llevó no volviendo nadie a saber más de él.

A la mañana siguiente, el avaro volvió al bosque y se dio cuenta de que alguien le había robado. El pobre hombre comenzó a llorar y a desesperarse quejándose de su desgracia. Tanto tanto lloraba que llamó la atención de un hombre que pasaba por allí.mr-burns-wallpaper

– ¿Qué ocurre buen hombre? – le preguntó el caminante.

– ¡Me han robado mi dinero!, ¡Todo lo que poseía!

– ¿Quién os ha robado?

– ¡No lo sé, para mi desgracia!

– ¿Dónde estaba el dinero?

– Enterrado aquí mismo. Ved la zanja que han abierto para llevárselo.

– ¿Y cómo es que lo teníais enterrado? más cómodo era tenerlo en casa y así lo teníais más a mano para usarlo.

– Yo no lo usaba. ¡Jamás lo tocaba!

– Entonces poned una piedra en su lugar! Si no lo usabais ¿por qué os afligís? Una piedra será para vos tan valiosa como el dinero.

Y el caminante se alejó tranquilamente.

MORALEJA:

La avaricia hace desgraciados a los hombres.

Relación entre enseñanza de la música y formación en valores


notas_musicales[1] La Música enriquece la formación integral del niño, no solo por su aspecto formativo sino también por su aporte en el sano desarrollo del individuo, de su personalidad. Según los resultados de un estudio realizado por Annely Séller en 1990, entre las ventajas más significativas de la música está el desarrollo del aspecto intelectual, socio afectivo, psicomotor, de crecimiento personal y formación de hábitos; definitivamente es una herramienta que ofrece muchos recursos y aplicaciones para la formación en valores en la educación básica.

En el aspecto intelectual, Séller considera que la música desarrolla una relación apropiada con el propio organismo (autoestima), permite la improvisación de respuestas creativas a situaciones imprevistas; favorece la atención,observación, concentración, memorización, experimentación, el conocimiento y percepción de conceptos globales como tiempo, espacio, y parciales como alto-bajo suave-fuerte, claro-oscuro, gordo-flaco, largo-corto, el lenguaje y desarrollo del cálculo, abrazo la agilidad mental y la creatividad, permite evaluar resultados mide capacidades, ayuda al conocimiento de sí mismo, enseña a pensar. En la formación en valores, la música sirve como indicador de las capacidades creativas del alumno y seguridad en sí mismo.

La música cumple una función muy importante en el desarrollo socio-efectivo del niño al enseñar a diferenciar roles y definir responsabilidades, lo capacita para una mayor y mejor participación en el aula, en la relación con los compañeros y hasta con los mismos adultos al compartir o interactuar con ellos a través de juegos y actividades musicales (canto y ejecución instrumental), dirigidas fundamentalmente a ejercitar destrezas.

El niño experimenta emociones y espontaneidad, así como también el crecimiento de sus sentimientos estéticos reforzados por los juegos con canciones que motivan al contacto físico (abrazos, roces de mano, caricias, etc.).

La música le produce placer y satisfacción al niño, despierta su observación y aceptación de todo cuanto lo rodea; le permite seguridad al desplazarse y ubicarse en el tiempo y en el espacio. Le facilita la integración grupal al compartir cantando y tocando los instrumentos con los compañeros, lo que refuerza, a su vez, la noción de trabajo cooperativo y otros indicadores de buena convivencia, como el respeto a la diversidad y el amor a sus semejantes.Justicia

El niño se sensibiliza ante el arte y la naturaleza, descubre un nuevo medio de expresión y comunicación, fortalece su autoestima, conoce y expresa sus capacidades, demuestra su perseverancia en el alcance de metas; se motiva a superar dificultades cuando, al participar en producciones artísticas, se esfuerza en aplicar correctamente los elementos básicos de la música.

La música «permite descargarse, relajarse, expresar sentimientos y canalizar sus energías de una manera apropiada«, le sirve como medio para expresar el respeto hacia vida de los demás y la suya. La música está entre las opciones a las que puede acceder el alumno ante actividades y consumo de sustancias que ponen en peligro su vida.

En el aspecto psicomotor, el estudio de Séller considera que la música condiciona el cuerpo, desarrolla la psicomotricidad fina y gruesa, la agilidad corporal y autonomía, y el combate o energía constructora, y en el aspecto relativo al crecimiento personal. La música desarrolla el sentido de la justicia, promueve la libertad, alivia el temor y la timidez, canaliza la agresión, desarrolla voluntad y autocontrol, enseña a delimitar libertades y a tomar decisiones, ofrece una visión del mundo y canaliza el logro de metas.

En cuanto a la adquisición y reforzamiento de hábitos, expone que la música enfrenta al individuo con sus propias habilidades y limitaciones, ofrece aprendizaje y cumplimiento de normas, enseña a respetar, a utilizar el tiempo permitiendo un uso constructivo del tiempo libre.

 Rebeca Matos en «Juegos musicales como recurso pedagógico en el Preescolar» (1998) concluye que la música permite representar situaciones personales para aprender de ellas, situaciones que se viven en el hogar, en la comunidad donde se desenvuelve el alumno y por supuesto en el aula de clases; ésta aplicación de la música de poner al alumno en contacto con su realidad inmediata es propicia para la formación en valores, evidenciándose un sentido netamente práctico  puesto que «por medio del sonido, el ritmo, la melodía y la armonía, todos ellos inseparables en la música, se enriquece e impulsa la vida interior del ser humano, y se estimula su voluntad, sensibilidad, amor, inteligencia y su imaginación creadora”.

Los dos viajeros – Clarís de Florián


Compadre Tomás y su amigo Lubín
iban los dos a pie a la ciudad vecina.

Tomás halla, en el camino,
una bolsa llena de monedas.

La mete en su bolsillo. Lubín, con gran contento, le dice :

– “¡Qué suerte hemos tenido!”.

– No – responde fríamente Tomás – ;
“hemos “ no está bien dicho, “he” es más correcto.

Lubín no se atreve a chistar. Mas, al dejar el llano,
encuentran a unos ladrones en el bosque escondidos.

Tomás, temblando y no sin causa,ladrón
dice :

– “Estamos perdidos”.

– No – contesta Lubín
“estamos” no es muy lógico ; “estás” es otra cosa.

Dicho esto, se escapan a través de los bosques.

Atenazado por miedo, Tomás pronto es alcanzado
y tiene que entregar la bolsa.

De: http://www.bibliotecasvirtuales.com/