Tortuguita (para el autocontrol)


Había una vez una tortuga llamada “Tortuguita” que tenia 6 años y no le gustaba mucho ir al cole, porque pasaban muchas cosas que le hacían enfadarse mucho, gritar, patalear y pelearse con los demás. Sólo quería dibujar  y pintar. No quería colaborar con nadie. Todos los días tenía problemas con los compañeros, con la profesora…y después se sentía muy mal y triste.

Un día encontró a una tortuga muy mayor que quería ayudarla y le dijo:

– Te contaré un secretotortuguita

– ¿Cuál?- preguntó Tortuguita.

– Tú llevas encima de ti la solución a tus peleas, insultos, líos, gritos y rabietas.

– Pero, ¿qué es?, insistió Tortuguita.

– Es tu caparazón , puedes esconderte dentro de él cada vez que vayas a enfadarte, gritar, molestar, insultar, pelearte,… Y dentro de tu concha te sentirás a gusto y tranquila.

– ¿Y cómo se hace? – preguntó de nuevo Tortuguita.

– Encoge los brazos, las piernas y la cabeza y apriétalas contra tu cuerpo cierra los ojos y piensa: Estoy más tranquila, no voy a pelearme, no voy a molestar a nadie

A continuación Tortuguita practicó un poco y la tortuga mayor le dijo:

– ¡Muy bien! Lo has hecho muy bien. Hazlo así cuando vayas a la escuela.

tortuguita2Al día siguiente Tortuguita se fue al colegio y en un momento de la mañana empezó a enfadarse porque un compañero le había dicho una cosa y antes de chillar, patalear, insultar, pensó: He de poner en práctica lo que me dijo la tortuga mayor: meterme en el caparazón. Así lo hizo y no hubo ninguna pelea, ninguna rabieta, ningún grito.

La profesora y los demás compañeros la felicitaron. Tortuguita estaba muy contenta. Siguió haciendo lo mismo cada vez que pensaba que iba a portarse mal y la clase estuvo muy a gusto con ella.

De: http://www.psicologainfantilonline.com/

Anuncios

El rey y el halcón (para el autocontrol)


Genghis Khan fue un gran rey y guerrero que condujo su ejército por China y Persia, conquistando muchas tierras, Taizu, better known as Genghis Khan. Portrait ...

extendiendo su imperio desde Europa del Este hasta el mar de Japón. En cada país, muchos hombres contaron sus proezas, afirmando que desde Alejandro El Grande no había habido otro rey como él.

Una mañana cuando Genghis Khan regresaba a su casa desde las guerras, cabalgó entre los bosques para hacer un poco de caza. Muchos de sus amigos fueron con él. Cabalgaron alegremente, cargando sus arcos y sus flechas.Detrás de ellos venían los sirvientes con los perros de caza.Esta fue una divertida fiesta de cazadores.Los bosques resonaron con sus disparos y risas. Esperaban llevar mucha caza a casa por la noche.

En la muñeca del rey iba sentado su halcón favorito, para estos tiempos los halcones eran entrenados para cazar. A una palabra de sus maestros ellos volaban alto para mirar alrededor en busca de alguna presa.Si tenían la oportunidad de ver un ciervo o un conejo, ellos descendían sobre éste tan rápido como una flecha.Todo el día, Genghis Kan y sus cazadores cabalgaron a través de los bosques. Pero ellos no encontraron tanta caza como esperaban. Al caer la noche empezaron el regreso a casa.

El rey, que conocía muy bien todos los bosques y caminos, se desvió del grupo y se fue sólo a través del valle y las montañas.Pero al cabo de un rato empezó a tener mucha sed.
Su mascota, el halcón, voló de su muñeca. Quería estar seguro de encontrar el camino a casa. El rey cabalgó lentamente porque una vez había visto una cascada de agua cristalina cerca del camino donde se encontraba. enghisKhan-color

“Si pudiera encontrarla ahora!”, pensava desesperado el rey. Pero el verano había secado todos los arroyos de la montaña. Finalmente pudo encontrar un poco de agua goteando sobre la orilla de una roca. Supo entonces, que no lejos de ahí había un manantial.En la estación de lluvia, un chorro rápido de agua siempre se derramaba ahí, pero ahora éste venía en una sola gota al mismo tiempo.

El rey saltó de su caballo.Tomó un pequeño vaso de plata de su bolsa de cazador.Lo sostuvo para atrapar las gotas que caían lentamente.Tardó mucho en llenar el vaso y el rey estaba tan sediento que apenas podía esperar. Al fin el vaso estaba casi lleno. Pero cuando el rey puso el vaso en sus labios y estaba a punto de beber escuchó un sonido rechinando en el el aire, y el vaso fue quitado de un golpe de sus manos.El agua se derramó sobre el suelo.El rey miró arriba para ver quién había hecho esto. Y resulta que habia sido su mascota, el halcón. El halcón voló hacia atrás y haciaggk adelante varias veces, y entonces se aposentó en medio de las rocas del manantial.El rey recogió el vaso, y otra vez lo sostuvo para atrapar el chorrito de gotas.Esta vez, no esperó mucho, cuando el vaso estaba por la mitad, lo levantó hacia su boca. Pero, antes de haberlo tocado con sus labios, el halcón descendió otra vez y tumbó el vaso de sus manos.El rey empezó a estar cada vez más enfadado. Trató de llenar otra vez el vaso, pero de nuevo el halcón se lo arrojó.

“Cómo te atreves a hacerme eso?Si te hubiera tenido entre mis manos, te hubiera retorcido el cuello!”, gritó el rey al halcón. Entonces, llenó el vaso otra vez. Pero antes de que tratara de beber, sacó su espada.

“Ahora, señor halcón,” dijo, “esta es la última vez”.Apenas había terminado de hablar, el halcón descendió y tumbó el vaso de su mano. Pero el rey ya estaba esperando que lo hiciera. Con una rápida barrida de su espada, hirió el pájaro cuando pasó. De inmediato, el pobre halcón quedó tendido sangrando y muriendo a los pies de su maestro.

“Eso es lo que recibes por tus molestias”, dijo Genghis Khan.Pero cuando buscó su vaso, encontró que había caído entre dos rocas donde no podía alcanzarlo.

“A cualquier precio, yo beberé de ese manantial”, se dijo a si mismo. Acto seguido, comenzó a escalar la empinada loma del lugar de donde el agua goteaba. Este fue un duro trabajo, y mientras más alto él subía, más sediento se sentia. Halcon1

Al fin alcanzó el lugar. Ahí había una piscina de agua; pero, ¿qué era eso que yacía en la piscina casi llenándola? Era una enorme serpiente de las especies más venenosas! El rey se paralizó. Olvidó su sed. Sólo pensó en el pobre pájaro muerto tendido en el suelo debajo de él.

“El halcón salvó mi vida!”, gritó, “y ¿cómo le pagué? El fue mi mejor amigo, y yo lo he matado.”

El rey volvió loma abajo. Cogió el pájaro, lo levantó suavemente y lo recostó sobre su bolsa de cazador. Entonces, montó en su caballo y cabalgó velozmente a casa. Mientras, se dijo a sí mismo: ‘he aprendido una triste lección hoy, y es, nunca hacer nada enojado’.

Siempre es mejor contar hasta diez cuanto nos enfademos.

Cuento tradicional de Mongolia

 De: http://www.casaasia.es/

Educar en valores: el autocontrol


Primero debemos definir la impulsividad. Un niño impulsivo es aquel queimpulsividad actúa sin pensar, que reflexiona sobre las consecuencias de sus actos que pueden ocasionarle problemas por un comportamiento no adecuado.

Son niños que se muestran impacientes a los que normalmente les cuesta mantener la atención durante un amplio espacio de tiempo. Se sienten frustrados en el momento que encuentran resistencia a sus deseos o propósitos. Su reacción … rabietas, lloros, patadas, desafiar las reglas, empezar peleas, negarse a cooperar con las rutinas de la familia, insultar y mucho más, etc.

autocontrolEl autocontrol es la capacidad de las personas a adaptarse según las necesidades en diferentes momentos. Este autocontrol nos permite expresarnos y actuar de la forma más conveniente en cada situación.

Cuando el niño comienza a adquirir habilidades verbales , entre los dos años o dos años y medio, empieza a dominarse. Este dominio del lenguaje es importantísimo ya que es cuando empiezan a compartir sus deseos y necesidades  y podemos explicarles que no tienen que conseguirlos de inmediato.

El autocontrol se logra en torno a los tres años de edad y se irá perfeccionando a lo largo de los años venideros. De los 3 a los 6 años el niño va poniendo en marcha y practicando todo lo aprendido hasta ahora, es mucho más autónomo de sus padres y empieza a relacionarse más con otros niños.

¿Qué podemos hacer los padres?:

  • Establecer metas acordes con la edad y capacidad de cada niño, que puedan ir superando de menor a mayor dificultad.
  • Darles ejemplo siendo su modelo de autocontrol
  • Si surge alguna situación conflictiva, alejar al niño y hacerle tomarse un descanso.autocontrol_act-4_01
  • Incentivar la autodisciplina.
  • Asignarles responsabilidades cada vez mayores para ir consiguiendo que sean cada vez más autónomos.
  • Utilizar técnicas de relajación para disminuir la intensidad de los estados emocionales
  • Ayudarles a pararse y pensar antes de actuar, es muy útil contar hasta 10 y respirar, así rompemos el automatismo entre impulso y acción.
  • Trabajar con ellos para que desarrollen estrategias de solución de problemas cuando se enfrenten a un conflicto
  • Construir unas frases junto con el niño que le ayuden a guiar su comportamiento.
  • Acostumbrarles a pensar en las posibles consecuencias de sus actos, haciéndoles preguntas dirigidas a la reflexión, ¿Qué puede pasar si…?, ¿cómo te sentirás si pasa…?, etc.
  • Reforzarles cada logro conseguido y animarles para volver a intentar aquello que no sale como ellos espera.relajación
  • Mantener unas expectativas realistas.
  • Fijar normas muy concretas en cuanto a las consecuencias de sus impulsos. Se deben establecer pocas normas a la vez para facilitar su cumplimiento y ser consistentes en la aplicación de  las consecuencias.
  • Los límites deben ser acordados con el niño: él debe tener claro lo que se espera de él, y lo que no está permitido.
  • No podemos ceder ante sus comportamientos por muy llamativos que sean como, por ejemplo, frente a las rabietas.
  • Se necesita una supervisión directa, hay que recordarles cómo deben comportarse y anticiparse a cuando tendrán más dificultades y avisarles.

Os sugiero el cuento: El rey y el halcón, Tortuguita

Parte de: http://revista.universidaddepadres.es/

¿Qué son los valores humanos?


valores

Vivimos en una sociedad donde los valores escasean, están de baja. Se oye decir mucho: “¡Qué más da…!…¡Todo da igual!”. Este encogerse de hombros y de energías, singular reflejo de una crisis de vida, de una época de desaliento y desencanto, de confusión y de promesas incumplidas, de falta de horizontes…me parece que tiene una causa: falta de valores.

De entrada digamos que no todo da igual. No es lo mismo ser solidario que no serlo. No es lo mismo la fidelidad que la infidelidad. No es lo mismo la bondad que la falta de bondad.

No es lo mismo la gratitud que la ingratitud. No es lo mismo la responsabilidad que la irresponsabilidad. No es lo mismo la sinceridad que la insinceridad. Las cosas no valen todas igual. Las cosas tienen cada una su propio peso. Cada cosa es portadora de valores y hay que descubrirlos.

1. ¿Qué son los valores?

Valor es aquello que hace buenas a las cosas, aquello por lo que las apreciamos, por lo que son dignas de nuestra atención y deseo. El valor es todo bien encerrado en las cosas, descubierto con mi inteligencia, deseado y querido por mi voluntad. Los valores dignifican y acompañan la existencia de cualquier ser humano.
El hombre podrá apreciarlos, si es educado en ellos. Y educar en los valores es lo mismo que educar moralestudiar-sin-esfuerzomente, pues serán los valores los que enseñan al individuo a comportarse como hombre, como persona. Pero se necesita educar en una recta jerarquía de valores.

El valor, por tanto, es la convicción razonada y firme de que algo es bueno o malo y de que nos conviene más o menos.
Los valores reflejan la personalidad de los individuos y son la expresión del tono moral, cultural, afectivo y social marcado por la familia, la escuela, las instituciones y la sociedad en que nos ha tocado vivir.

2. ¿Con qué descubrimos los valores y con qué los ponemos en práctica?

El hombre tiene dos facultades superiores muy nobles: la inteligencia y la voluntad.

A) Con la inteligencia el hombre descubre que las cosas son portadores de valores, tienen valores. Gracias a la inteligencia él sabe que puede comportarse sensatamente y guiarse no por el capricho, sino por lo que la razón le hace entender que es bueno. Con la inteligencia puede sopesar las cosas.

B) Con la voluntad libre: rompe su indiferencia frente a las cosas y decide lo que aquí y ahora vale más para él y elige. Y al elegir, jerarquiza las cosas y se compromete con lo que elige. Al hacer esto forma en sí ACTITUDES que pronto se convertirán en hábitos operativos. Si lo que ha elegido es bueno y le perfecciona, entonces llega a la VIRTUD, que es la disposición permanente a comprometerse como hombre, a hacerse más hombre.

valores23. Valores más importantes

Solidaridad- Autenticidad – Fidelidad- Bondad-
Agradecimiento- Responsabilidad- Libertad- Amistad-
Belleza- Paz- Laboriosidad- Justicia-
Autocontrol- Autoestima- Austeridad- Alegría-
Altruismo- Calma- Compasión- Comprensión-
Confianza- Autoconocimiento- Cordialidad- Reflexión-
Creatividad- Generosidad- Decisión- Diálogo-felicidad
Delicadeza- Dignidad- Diligencia- Diversión-
Disciplina- Disponibilidad- Dolor- Educación-
Eficacia- Elegancia- Entusiasmo- Equilibrio-
Esfuerzo- Esperanza- Espiritualidad- Estabilidad-
Carácter- Éxito- Familiaridad- Familia-
Fe- Felicidad- Firmeza- Fortaleza-
Gozo intelectual- Gratitud- Heroicidad- Honradez-
Higiene mental- Hospitalidad- Humanidad- Humor-
Ideal- Identidad- Ilusión- Modestia-
Imaginación- Autonomía- Singularidad- Madurez-
Magnanimidad- Mansedumbre- Mayores- Misericordia-
Modelos- Moral- Naturalidad- Obediencia-
Optimismo- Orden- Paciencia- Piedad-
Placer- Poder- Realización-
Razonabilidad- Relajación mental- Respeto- Riqueza-
Sabiduría Salud,bienestar Seguridad Sencillezesfuerzo
Sentimiento- Serenidad- Sexualidad- Silencio-
Tiempo- Tolerancia- Trabajo- Trascendencia-
Urbanidad- Valentía- Voluntad- Vulnerabilidad-
Aceptación de sí- Flexibilidad- Iniciativa.

4. Tipos de valores

Hay estos tipos de valores:

a) Valores espirituales

b) Valores morales o humanos

* Valores personales

* Valores familiares

* Valores sociales

Por supuesto que debe haber una jerarquía de valores, que depende de la educación que uno ha tenido. ¿Cuál debería ser la verdadera jerarquía?

5. ¿Quiénes educan en valores?

familia-numerosa Todos influimos en los valores, pero el que se educa es uno mismo: los valores los hace suyos el sujeto. Cada individuo se forma a sí mismo, descubriendo los valores con su propia libertad experiencial en la familia, en el colegio, en la calle, por la televisión y demás medios de comunicación.

Son las personas más significativas para el niño o el joven las que más influyen en su experiencia de los valores: padres, maestros, educadores, tutores, sacerdotes…
Durante los primeros años de vida y los primeros de la adolescencia tiene gran importancia los grupos o equipos: escultismo, deporte, catequesis, voluntariado social, misiones.

6. Ventajas y frutos de los valores

Una vez interiorizados, los valores se convierten en guías y pautas que marcan las directrices de una conducta coherente. Se convierten en ideales, indicadores del camino a seguir. De este modo, nos permiten encontrar sentido a lo que hacemos, tomar las decisiones pertinentes, responsabilizarnos de nuestros actos y aceptar sus consecuencias. Nos permiten definir con claridad los objetivos de la vida. Nos ayudan a aceptarnos tal y como somos y estimarnos. Nos hacen comprender y estimar a los demás. Facilitan la relación madura y equilibrada con el entorno, con las personas, acontecimientos y cosas, proporcionándonos un poderoso sentimiento de armonía personal.

Por: Patricia Sandino