Claro de luna – Beethoven


Beethoven escribió esta sonata al final de su vida después de haber triunfado. Junto a la sonata nº 8: “Patética”, la nº 29: Hammerklavier y la nº 23: Appassionata, constituye una las cuatro sonatas más importantes de su obra así como una de las más conocidas de la música clásica de todos los tiempos.

Cuenta una leyenda que una noche, Beethoven y un amigo estaban caminando por las calles de Bon, y al pasar por uno de los barrios más pobres, se sorprendieron de oír música, bien interpretada, proveniente de una de las casas. Beethoven, con su usual intrepidez, cruzó la calle, abrió la puerta de un empujón, y entró a la casa sin llamar. La habitación era precaria, y estaba iluminada por una vela.

Un hombre joven se encontraba trabajando sobre un banco de zapatero en un rincón. Una mujer joven prácticamente una niña, estaba sentada a un viejo piano cuadrado. Ambos se sobresaltaron por la intromisión, pero su sorpresa no fue menor que la del músico y su amigo al enterarse de que la joven era ciega. Beethoven, un tanto confundido, se apresuró a disculparse y explicó que había quedado tan impresionado con la calidad de ejecución de la joven, que se había apresurado a averiguar quien tocaba el piano en ese momento. Después preguntó amablemente a la muchacha dónde había aprendido a tocar, a lo cual ella respondió que una vez habían vivido al lado de una mujer que estudiaba música, y pasaba gran parte de su tiempo practicando las obras del gran maestro Beethoven. Ella había aprendido a tocar muchas de sus piezas sólo oyendo practicar a su vecina.

El hermano de la joven los interrumpió en ese momento para saber quienes eran los intrusos, y que seguramente habían notado la pobre interpretación de su hermana:

– ¡Escucha!, dijo Beethoven, mientras caminaba hacia el piano, luego se sentó y tocó los acordes iniciales de su Sonata Claro de Luna. Lágrimas cayeron de los ojos de la muchacha al momento en que reconoció la música, y luego con una voz temblorosa le preguntó si era posible que fuera el gran maestro en persona.

– “Si, y tocaré para ti”, respondió Beethoven. Tras unos momentos, mientras tocaba una de sus composiciones más antiguas, la vela parpadeó, y se apagó. La interrupción pareció romper aquel momento y Beethoven se levantó, fue hacia la ventana y la abrió, inundando la habitación con la luz de la luna. Después de meditar unos momentos, se volvió y dijo:

– “Improvisaré una sonata a la luz de la luna”.

Luego siguió la maravillosa composición que conocemos tan bien. Sin embargo, por el método de escritura de Beethoven y su costumbre de retocar y repasar una y otra vez sus manuscritos, posiblemente la improvisación de aquella noche fuera mucho más aburrida que el trabajo final.

El primer movimiento de la sonata “Claro de Luna” es lento, majestuoso y sombrío, como un hermoso jardín en la oscuridad de la noche, luego aparece silenciosamente escabulléndose bajo la sombra del acompañamiento, una triste e infinitamente amorosa melodía, que impregna todo el movimiento, hasta que se revela su mística belleza y la luna naciente va bañando el oscuro jardín. Tras una pausa sin respiros, comienza el segundo movimiento, y el jardín se llena de repente de espíritus danzantes, etéreos y delicados. Un corte repentino, otro silencio de suspense, y comienza el tercer movimiento: como una ráfaga de viento que azota los árboles y envía a los espíritus a refugiarse a toda prisa, las notas caen arremolinándose como el viento. Las nubes corren deprisa por el cielo, pero incluso ahora y entonces por entre los claros, se ve la luna cabalgando majestuosamente, inundando el jardín con dulces y serenas melodías de luz.

Concierto Año Nuevo 2017


Franz Lehár – Marcha Nechledil, de la opereta «Mujeres vienesas»: Franz Lehár escribió esta opereta en 1902 cuando comenzó a dirigir el Theater an der Wien de la capital austriaca.

Émile Waldteufel – Vals «Los Patinadores»

Johann Strauss II – Polca «Solo hay una ciudad imperial, solo hay una Viena»

 Josef Strauss – Polca rápida «Alegría del invierno»

Johann Strauss II –  Vals «La llamada infernal de Mefisto»

Johann Strauss II –  Polca rápida «¡No estamos angustiados!»

Franz von Suppé – Obertura de «La dama de picas»,. Es la primera vez qu se interpreta esta pieza en un Concierto de Año Nuevo en Viena .

Carl M. Ziechrer – «¡Vamos adentro!» – Vals de El tesorero  ( con Ballet)

Otto Nicolai –  de Las alegres comadres de Windsor «La salida de la luna» (con el Coro Singverein de Viena). Es la primera vez que esta pieza se interpreta en un Concierto de Año Nuevo.

Johann Strauss II –  Polca «II Pepita», dedicado a la bailarina española Pepita de Oliva.
Johann Strauss II – Cuadrilla  «La Rotonda», edificio emblemático que terminó sus días en un incendio.
Johann Strauss II – Vals «Los extravagantes» también primicia en el Concierto de Año Nuevo. Sus protagonistas son los caballos de la Escuela española de equitación.

Johan Strauss I – Polca rápida «Galop indio».

Josef Strauss – Polca mazurca  «La chica de Nasswald»

Johann Strauss II –  Polca rápida «¡A bailar!» (con ballet)

Johann Strauss II – «Las mil y una noches» – Vals de Indigo y los 40 ladrones, primera opereta de Johann Strauss II (1841).

Johann Strauss II –  Polca rápida «Tic-tac».

Eduard Strauss – Polca rápida «Con mucho gusto» (1º bis)

Johann Strauss II – «El bello Danubio azul» – Vals (con ballet). (2 bis)

Johann Strauss I – «Marcha Radetzky» (3º bis)

 

Ricardo Muti dirigirá el Concierto de Año Nuevo de 2018.

De: http://www.rtve.es/television/20161221/concierto-ano-nuevo-2017-programa/, http://www.wienerphilharmoniker.at/concerts/concert-detail/event-id/%209610

Sinfonía nº 7 en La Mayor – Allegretto – Beethoven


Ludwig van Beethoven compone su Séptima Sinfonía en 1811 (ya existían notas de batalla de Leipzig1806), cuando contaba con 43 años y  trataba de mejorar su salud en Teplice (República Checa), aunque para entonces ya estaba  tan sordo que no era capaz de percibir los fragmentos “piano”  de esta  obra.

La Séptima Sinfonía en La Mayor se estrena el 8 de diciembre de 1813 durante un concierto de caridad para los soldados heridos en la Batalla de Leipzig, en las que las tropas aliadas de Rusia, Austria y Suecia habían asestado un duro golpe al ejército francés de Napoleón, obligándolo a batirse en retirada.

Al contrario que los críticos de la época, la excelente acogida de la obra por parte del público que interpretó la Séptima Sinfonía como la representación musical de la reciente victoria contra Napoleón y la alegría del pueblo por haber recobrado la libertad y la paz hizo que Beethoven se viera obligado a repetir, precisamente, el segundo movimiento: el allegretto que se ha convertido en uno de los más populares de la obra del compositor.

La Séptima Sinfonía tiene cuatro movimientos:

  1. Poco sostenuto — Vivace;
  2. Allegretto
  3. Presto
  4. Allegro con brio

Podemos oír en el vídeo el segundo movimiento de esta Séptima Sinfonía, veréis como es muy conocido además me gustaría saber si eres capaz de identificar cada una de las aves que aparecen en él:

Poesía de Navidad – Gloria Fuertes


 

reyes magos

Del lejano Oriente
vienen tres camellos:
Melchor y Gaspar
van en los primeros;
detrás Baltasar
en el más pequeño.

Uno trae juguetes;
otro caramelos
y el más chiquito
sólo lleva sueños.

Hasta un pobre establo
les llevó un lucero
y allí, en un pesebre,
al niño Dios vieron.

Melchor le da un tren;
Gaspar, caramelos,
y el buen Baltasar
le entrega sus sueños.

Y el Niño sonríe
y, dando un bostezo,
se pone a soñar
con dulces y juegos.

Hojas de otoño – Joseph Kosma


Hojas de otoño es una canción popular francesa cuyo nombre original es “Las hojas muertas”, compuesta por el autor franco-húngaro Joseph Kosma y con letra de Jacques Prévert. Su melodía ha sido adaptada al violín por Adré Rieu.

Ha sido versionada 378 veces.

Concertino para flauta y piano – Cécile Chaminade


El Concierto para flauta en re mayor de Cécile Chaminade, Op. 107 fue compuesto en 1902 para flauta y orquesta y más tarde fue arreglado para flauta y piano. cecile chaminade dib.

Le fue encargado por el Conservatorio de París en 1902, presumiblemente como una pieza de examen para los alumnos de flauta.

Se cuenta que Chaminade escribió el Concertino para castigar a un novio flautista que la dejó para casarse con otra persona, así compuso esta pieza tan endemoniadamente difícil que no podía tocarla nadie. Pero en realidad Cécile se había casado con un editor de música el año anterior a que le fuera encargado el Concertino, por lo que lo anterior no deja de ser una leyenda, en realidad la obra fue dedicada al su profesor y flautista Paul Taffanel.

Sigue siendo una pieza estándar en el repertorio de flauta, considerada técnicamente difícil para la mayoría de los flautistas.

Giuseppe Verdi


Giuseppe Fortunino Francesco Verdi más conocido como Giuseppe Verdi nació en Le VERDIRoncole, Busseto, 10 de octubre de 1813 y murió en Milán, 27 de enero de 1901. Fue un compositor italiano sobre todo dramático, de la época de Wagner. Fue el gran dominador de la escena lírica europea durante la segunda mitad del siglo XIX.

Era hijo de Carlo Giuseppe Verdi y Luigia Uttini. Se convirtió pronto en el organista de la iglesia de La Roncole, su pueblo y, tras establecerse en Milán, intentó entrar en el conservatorio de la ciudad, pero no lo consiguió.

Sus primeras óperas servían para exaltar el carácter nacionalista del pueblo italiano. Ejemplo de ello es el “Va pensiero”, coro de los esclavos de la ópera Nabucco, es uno de los más conocidos de Italia.margherita_barezzi

En 1836 contrajo matrimonio con la hija de su protector, Margherita Barezzi, pero en 1840,  tras su muerte y la de sus dos hijos: Virginia Maria e Icilio Romano, se sumió en una profunda depresión en la que llegó a plantearse el abandono de la carrera musical.

Aunque después de leer el libreto de Nabucco, se animó y creó su gran éxito y más popular ya que no sólo consiguió su consagración como compositor, sino que también, como he dicho antes, se convirtió en un símbolo de la lucha patriótica. Tras el triunfo de Nabucco (1842) pudo elegir qué quería componer, así surgieron sus óperas más populares y queridas: Macbeth (1847), basada en la obra de W. Shakespeare, Rigoletto (1851), La Traviata (1853) , Il Trovatore (1853), Un ballo in maschera (1859).

En 1859 contrae de nuevo matrimonio, con  Giuseppina Strepponi.

verdiPosteriormente compone Don Carlos (1867), Aida (1871), Otello (1887) y Falstaff (1893) basadas también en la obra de W. Shakespeare .

En sus últimos años, Verdi trabajó en algunas obras no operísticas. A pesar de no ser particularmente religioso, compuso obras litúrgicas, como la misa de Réquiem (1874) y el Te Deum. También compuso el Himno de las naciones, que incluye las melodías de los himnos italiano, francés, inglés y norteamericano, sobre texto del poeta Arrigo Boito (1862) y un cuarteto para cuerdas en mi menor (1873).

Murió debido a un derrame cerebral. Dejó su fortuna para el establecimiento de una casa de reposo para músicos jubilados que llevaría su nombre: «Casa Verdi», en Milán, donde está enterrado. Su entierro causó una gran conmoción popular y al paso del cortejo fúnebre el público entonó espontáneamente el coro de los esclavos de Nabucco: Va pensiero sull’ali dorate.

CasaVerdiFronte

Parte de Wikipedia.