El lobo y la cigüeña – Esopo


el lobo y la cigüeña
Un lobo se hubiera ahogado con un hueso atragantado, sí a la sazón no pasa una cigüeña.
El paciente la ve, hace la seña; llega y ejecutiva, con su pico, Jeringa primitiva, cual diestro cirujano hizo la operación y quedó sano. Luego su salario pedía.
Pero el Ingrato Lobo respondió:
– ¿Tu salario? Pues ¿Qué más recompensa que el haberte causado leve ofensa y no comerte dejándote con vida, para que cuentes que pusiste tú cabeza entre mis dientes?…
– Marchó, por evitar una desdicha la cigüeña sin decir nada.
Moraleja: 
“Haz el bien sin mirar a quién”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s