La leyenda del cardo


Cuenta la leyenda que, en el siglo X, bajo el reinado de Malcom I de Escocia, Malcom I de escocialos vikingos pretendieron invadir el país.

Para llevar a cabo su cometido, los vikingos idearon una estrategia; atacarían al ejército escocés aprovechando la oscuridad de la noche, y de este modo poder asegurarse una rápida y fácil victoria.Sin embargo, uno de los invasores cometió el error de caminar descalzo, en un intento de hacer el menor ruido posible.

Al acercarse al ejército escocés, éste hombre pisó un cardo, lo que le produjo un dolor tan terrible que no pudo contener un profundo grito que alertó a los escoceses y les informó de su posición. En la lucha llevada a cabo posteriormente, el ejército escocés derrotó a sus enemigos, poniendo fin a la invasión.

Desde ese momento, el “Cardo Guardián”, como se le diothistle en llamar, se convirtió en el símbolo de Escocia.Como vemos, el cardo cha sido desde hace mucho tiempo un importante símbolo en la cultura escocesa.

Se cree que su primer uso documentado fue en 1470 cuando se podía ver inscrito en unas monedas de plata. Pero fue en el reinado de James III cuando el cardo fue reconocido como la insignia de los Stewart.

A partir del siglo XV, fue incluido en los escudos de armas de la nobleza escocesa. Durante el reinado de James IV, el cardo también apareció en las monedas escocesas y hoy se lo encuentra en los modernos billetes.Augusto Federico de Hannover con la insignia de caballero de la Orden del Cardo, pintura de G.E. Madeley.

En 1687 se creó la primera orden de caballería escocesa, la “Antiquísima y Nobilísima Orden del Cardo”, y sus miembros portan una cadena cuyos eslabones son cardos de oro. Los Caballeros y las Damas del Cardo lucen también en el pecho una insignia con forma de estrella con un cardo en el centro con el lema “Nemo me impune lacessit” (Nadie me afrenta impunemente). Además, muchas antiguas familias escocesas usaron el cardo como insignia, y también varios antiguos regimientos escoceses lo lucieron con orgullo.

Scottish_Claymore_Arming_Sword__65449_zoomEs la insignia de la Guardia Escocesa y de los Highlanders de la reina. Entre otros objetos de vestimenta militar, al cardo a menudo se lo encontraba grabado en los sables y quizá en la Espada Tradicional Escocesa (“Claymore” o “Claichbeamhr-mohr”), la gran espada de la Edad Media.

También se lo usaba para decorar la tradicional vasija (“Quaich”) que significa taza en gaélico. Las vasijas eran originalmente de madera y posteriormente fueron de plata y peltre.

En Gran Bretaña, la más pequeña de las monedas es la de 5 peniques y tiene el cardo escocés, sus hojas y una corona real.

Leyenda escocesa

De: http://mundileyendas.blogspot.com.es/ y http://edumburgo.blogspot.com.es/

Anuncios

Un pensamiento en “La leyenda del cardo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s