La leyenda del Apalpador


apalpadorEn el interior de Lugo (Galicia), en las montañas del Courel y del Cebreiro, los niños esperan en Navidad la llegada del Apalpador o Apalpa-barrigas. Esta costumbre ha sido heredada de la era precristiana y que ha sobrevivido a lo largo de los siglos.

Era un viejo apacible, barbudo y grandote, que fumaba en pipa, llevaba boina y vestía chaqueta colorida y pantalones con remiendos.

Cuentan también que la noche del 25 o 31 de diciembre, este gigante bonachón y de oficio carbonero, abandonaba las altas dehesas donde vivía y bajaba a las aldeas para entrar sigilosamente en el cuarto de los más pequeños. Después de palparles la barriga con sumo cuidado y comprobar que estaban bien alimentados, les deseaba que el año venidero no pasasen hambre y como regalo de Navidad les dejaba un buen puñado de castañas asadas, alimento fundamental en los duros inviernos de las montañas gallegas en los siglos XIX y XX.

Pero como también es muy goloso, hay que preparar chucherías para que se las lleve después de su visita.

Leyenda gallega

Parte de: aprenderydivertirsetodoen1.blogspot.com.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s