La leyenda de la encantada


Hace mucho tiempo, había una princesa llamada Dulciades, hija del señor del  castillo. Fue raptada por Draskolín, un cruel príncipe de un reino vecino, para ello mató a la doncella de la princesa que, antes de fallecer, lo castigó con un princesa encantadahechizo.

Al poco tiempo murió Draskolin, por lo que su padre culpa a la princesa y le pide a la Bruja Negra del reino que prepare una poción para encantarla y que así  reciba su castigo por la muerte de su hijo.

Dulciades se toma el brebaje y queda dormida en un estado letárgico, pero una vez al año, para la noche de San Juan, ella logra escapar de su cuerpo y se sienta cerca de un lago (en los alrededores del castillo) a peinar sin parar su larga cabellera rubia con un peine de oro. Ahí espera hasta que pase alguien cerca del castillo y pueda ser su víctima, porque dicen que, si la miras fijamente a los ojos durante un rato, ocuparás su lugar.

Parte de: http://sobreleyendas.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s