La leyenda del acebo


Petirrojo24_filtered

Cuando llegó el invierno, todos los pájaros del bosque decidieron partir. Solamente un pajarito decidió quedarse en su nido, que estaba hecho de acebo y era muy acogedor. Quería, a toda costa, esperar el nacimiento de Jesús para pedirle una cosa. El invierno fue muy frío y nevó muchísimo.

El pobre pajarito estaba casi congelado y medio muerto de hambre. Al final, llegó la noche de Navidad. El pajarito fue volando hasta el Niño recién nacido y le dijo:
– “Querido Jesús, ¿querrías decirle al viento invernal del bosque que no estropee mi nido? Así podría quedarme y esperar la primavera”.
El Niño Jesús sonrió, llamó a un ángel y le dijo que se encargara de cumplir el deseo del pajarito. Desde entonces, el acebo conserva sus verdes hojas durante todo el invierno. Además, para distinguirlo de otras plantas, desde entonces tiene pequeñas bayas rojas y brillantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s