La paciencia del payaso Job (para la paciencia y el compañerismo)


Había una vez, un payaso llamado Job, al que le gustaba tanto actuar en el circo, que no era capaz de soportar la espera de varias horas hasta que le tocaba actuar a él.PAYASO s

Hasta tal punto llegó la impaciencia de Job, que empezó a actuar antes de que abrieran las puertas del circo, por lo que, cuando llevaba ya un rato actuando, se daba cuenta de que no había nadie riéndose…. y empezaba a llorar.

Esta situación se repetía todos los días que había función de circo, y Job se deprimía tanto al ver el circo vacío, que una vez que se llenaba de público ya no era capaz de salir a actuar.

La trapecista María se dio cuenta de lo que le pasaba a Job, y fue a hablar con él.

Job, tienes que ser más paciente, porque te necesitamos. Si tú no sales cuando te toca, nunca seremos un circo completo, y no vendrán a vernos trapecistanunca más…

 Job se estremeció al oír las palabras de María, y se dio cuenta que debía eliminar la ansiedad que tenía por actuar, porque al final lo que provocaba es que sus compañeros corrieran peligro de no poder actuar nunca más.”

Al día siguiente, empezó la función, y el paciente Job esperó su turno hasta el final, para hacer reír a todos los niños y niñas que iban al circo a verle a él.

Moraleja: 

Hay que tener paciencia con las cosas que nos gustan, porque estando tranquilos y esperando, las recibiremos con más alegría.

Circo

De:  www.cuentosinfantilescortos.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s