Las moscas de San Narciso


San narciso

El milagro de las moscas de San Narciso, sucedió, dicen, en septiembre de 1286, cuando el ejército del rey de Francia asedió Gerona, en concreto la ciudad de San Feliú de Guíxols.

Cuenta la leyenda que,  aunque la ciudad se rindió sin luchar, los franceses, al entrar en la ciudad, se comportaron como bárbaros: robaron, insultaron y oprimieron a los gerundenses. Estos llevaron el sepulcro del Santo a las murallas para invocar su ayuda.

 Después de asaltar iglesias y saquear los objetos de culto, los franceses profanaron el sepulcro, rompiendo un brazo de San Narciso; fue entonces cuando del cuerpo comenzaron a salir unas moscas azules, blancas, verdes, rojas y negras más grandes que una bellota y  venenosas que picaban furiosamente tanto a los soldados franceses como a sus caballos. Después de ser picados, los enemigos morían entre de terribles males .

Este hecho dio lugar una multitud de escritos, sermones y leyendas y dio origen a la típica y tópica iconografía gerundense que une la imagen de las moscas a esta ciudad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s