Ruperto Chapí


ruperto_chapi300Este año se cumple el segundo centenario de la muerte de este conocido compositor español.

Nace en Villena (Alicante) en1851 y muere en Madrid en 1909. Fue hijo de un barbero y desde su infancia dio muestras de una asombrosa facilidad para la música, ya que a los cinco años empezó el estudio del solfeo. A los dieciséis marcha a Madrid, donde ingresa en el Conservatorio; allí estudia el piano y armonía. En 1872 era director de una banda militar y compuso Fantasía morisca, obra que se hizo famosa.

Pensionado en Roma, Chapí compuso y mandó a Madrid las obras Polaca de concierto, para orquesta; Motete, a siete voces; La hija de Jefté, ópera en un acto, estrenada en Madrid en 1875; y una monografía de las obras de autores españoles existentes en la Capilla Sixtina. De Roma pasó a Milán, donde compuso La muerte de Garcilaso, ópera en un acto, y el poema sinfónico Escenas de capa y espada. Desde París, donde residió una temporada, envía la ópera en tres actos Roger de Flor, estrenada en Madrid en 1878.

De regreso en la capital de España, se dedica a producir obras para la escena, sobre todo zarzuelas. El 11 de marzo de 1882 estrenó La tempestad, zarzuela en tres actos, que constituyó uno de sus mayores triunfos, a la que siguió El milagro de la Virgen. Cinco años después alcanzaba otro éxito clamoroso con el estreno de la zarzuela en tres actos La bruja. Sucesivamente dio a la escena La revoltosa, Pepe Gallardo, La chavala y Curro Vargas.

En 1902 estrenó en el Teatro Lírico de Madrid la ópera Circe, con libreto de Ramos Carrión. Su última obra, Margarita la tornera, fue estrenada el 24 de febrero de 1909. La producción teatral de Chapí es muy copiosa. Además de las obras citadas cabe señalar la zarzuela El puñao de rosas, con texto de Arniches, estrenada con gran éxito en Madrid el 30 de octubre de 1902. Nuestro autor compuso también música instrumental y de cámara; sus tres Cuartetos para cuerda y la suite sinfónica La corte de Granada, sobre todo la Serenata, fueron en su tiempo ejecutadas infinidad de veces.

Tras aprender a tocar el flautín y el cornetín, a los catorce años dirigía ya la banda de música de su localidad natal. En 1867, Chapí ingresó en el Conservatorio de Madrid. Desde 1870 ocupó la plaza de cornetín en la orquesta del Circo de Price, donde coincidió con Tomás Bretón. Su obra Las naves de Cortés (1874) le proporcionó una beca del gobierno español para ampliar sus estudios en Roma, Milán y París, fruto de la cual fueron las óperas La hija de Jefté (1876) y Roger de Flor (1878). Tras su regreso a Madrid, su labor creadora se centró en la composición de zarzuelas, con más de un centenar de títulos, entre ellos Música clásica (1880), La tempestad (1882), La bruja (1887), Las hijas de Zebedeo (1889), El rey que rabió (1891), El tambor de granaderos (1894) y, sobre todo, La revoltosa (1897), inigualado exponente del casticismo madrileño. Se le deben también cuatro cuartetos de cuerda y obras orquestales como Los gnomos de la Alhambra (1889).

2 comentarios en “Ruperto Chapí

  1. Pingback: Autores e intérpretes « En Clave de Niños

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.