El león y la cabra – Esopo


Un león hambriento, viendo que no le era fácil subir a los riscos en que pacía una cabra, se fue acercando poco a poco.la-cabra

Pronto se dio cuenta que le sería imposible llegar hasta la cabrita y, entonces, le dirigió cariñosas frases invitándola a pastar juntos la fresa y aromática hierva de la pradera.

_ ¡ Deja esas peñas estériles, le decía, y baja a los prados donde yo habito, amiga mía !

_ Tienes razón contestó la cabra, así lo haré con mucho gusto, pero cuando estés muy lejos de estos lares.

Nunca escuches del enemigo el consejo,

si no quieres sufrir amargos desengaños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s